La agilidad, el precio y la calidad de los servicios digitales benefician a los clientes, en opinión del consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo. En la Convención de Jóvenes Líderes Iberoamericanos organizada por la Fundación Carolina en Madrid, explicó las ventajas de la era digital para los clientes, especialmente en América Latina, donde gran parte de la población no tiene acceso a los servicios financieros. “El principal beneficiario del cambio tecnológico que estamos experimentando es el cliente. Las oportunidades que abre la digitalización le dan más poder”, señaló.

En un debate sobre las oportunidades que brinda la digitalización, señaló que “la agilidad inmensa” con la que se llega a los clientes, “el precio tan reducido” en comparación con épocas anteriores y “la calidad de los servicios” benefician a los clientes.

Oportunidades y desafíos de la inclusión financiera

También se refirió a la necesidad de aumentar la inclusión financiera en América Latina. “Si combinamos buenas regulaciones, mejoramos la infraestructura digital -en referencia al acceso internet y la banda ancha- y logramos que la población acceda a una educación financiera mínimamente relevante, estaremos en un escenario donde lo digital se transforma en una mejora de las condiciones de vida de la gente, permitiendo un crecimiento inclusivo y más sostenible a medio plazo”, afirmó. Además, para los bancos, la inclusión financiera se ha convertido en “una propuesta comercialmente viable, porque abarata los costes de suministrar productos financieros, rompe barreras geográficas y permite el cumplimiento regulatorio a un coste muy bajo”, añadió.

La inclusión financiera se ha convertido en una propuesta comercialmente viable

Sobre el estado de la digitalización en América Latina, José Manuel González-Páramo ha destacado como indicador positivo que la región sobresale y adelanta a países del resto del mundo en el uso de las redes sociales por parte de la población joven. Sin embargo, ha recordado que, aunque las infraestructuras existen, aún “más caro acceder a la banca ancha y a la telefonía móvil” que en Europa, Reino Unido o EE.UU. Otra de las prioridades sería, en su opinión, trabajar para reducir la fragmentación regulatoria y crear instrumentos que impulsen la digitalización a escala regional.

En cuanto a los desafíos tecnológicos como los ciberataques, considera que si predomina una falta de confianza en la seguridad de las tecnologías digitales, la adopción de nuevas tecnologías, como la nube o la inteligencia artificial, fracasará. Por eso, la ciberseguridad se presenta como un tema crítico.

Es necesario atacarlo desde una triple perspectiva: educativa desde el punto de vista de formación y sensibilización, empresarial para que los empleados entiendan los riesgos a los que se enfrentan y regulatorio en el que se debe insistir en una cooperación entre autoridades y sector privado a nivel internacional.

En este sentido, ha recalcado la importancia de la confianza en la relación entre empresas y clientes en el entorno digital. “Esta confianza se gana teniendo empatía con el cliente”, ha dicho. Así, “si no desarrollamos esta empatía, no tendríamos confianza, sin confianza no hay datos, sin datos no hay creación de valor y sin creación de valor no hay oportunidades para la gente”.

José Manuel González-Páramo ha representado a BBVA en la III Convención de Jóvenes Líderes Iberoamericanos, que se celebra esta semana en Madrid. Este encuentro ha reunido a 83 jóvenes de 17 países iberoamericanos (incluyendo España), con excelentes expedientes académicos, seleccionados entre candidatos de más de 300 universidades públicas y privadas de la Comunidad Iberoamericana de Naciones. El encuentro está organizado por la Fundación Carolina, una institución para la promoción de las relaciones culturales y la cooperación en materia educativa y científica entre los países iberoamericanos.

BBVA es un actor relevante en Iberoamérica. A través del programa de excelencia Jóvenes Líderes Iberoamericanos, BBVA contribuye a la formación de los profesionales de la región, mediante la concesión de 20 becas a estudiantes de posgrado en prestigiosos centros de estudios españoles. Los programas de posgrado incluyen formación en especialidades digitales como el ‘big data’ y la regulación digital.

Comunicación corporativa