Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 13 jun 2017

A pasos de la banca digital de segunda generación

Así se titula la columna publicada por el economista jefe de BBVA Research Chile, Jorge Selaive en diario ‘Pulso‘, en la que aborda la revolución digital en la banca y señala que luego de una primera fase donde los bancos ofrecieron páginas web y aplicaciones móviles de alta calidad, el paso siguiente es “una experiencia digital totalmente integrada en la cual el cliente utiliza su dispositivo para abrir una cuenta, hacer pagos, resolver disputas, obtener y firmar un crédito hipotecario/consumo, comprar cualquier bien/servicio en el país o en el extranjero, aprobar asesoría financiera personalizada y cuanto más se pueda imaginar”.

Jorge Selaive destaca que “las empresas tienen acceso a una gran cantidad de datos, y sus esfuerzos son crecientes por hacer uso de ellos de manera inteligente”. Recuerda que hace muy poco, ‘The Economist’ se refería a los datos como el nuevo recurso más valioso, algo así como el petróleo de la era digital. Y señala: “Si bien las corporaciones gozan de gran cantidad de datos (‘big data’) hace mucho tiempo, no todas pueden extraer valor de vuelta para sus clientes y no todas tienen datos únicos. Una empresa de retail conoce lo que compran sus clientes, en qué momento del día y mes, pero parte importante de esa misma información también la tienen los emisores de las tarjetas de crédito/débito, y de manera creciente en la medida que el uso de efectivo ha comenzado a disminuir”.

Las empresas tienen acceso a una gran cantidad de datos, y sus esfuerzos son crecientes por hacer uso de ellos de manera inteligente”

Para el economista Jefe de BBVA Chile el análisis de gran cantidad de datos permite descubrir patrones, correlaciones y otras características de comportamiento de las personas. En consecuencia, crecientemente se transforma en una herramienta para que las empresas generen una propuesta de valor a la medida para el cliente. Y respecto a los bancos manifiesta: “Los bancos, por la naturaleza de los datos que disponen, están llamados a integrarse de manera incremental al mundo digital. Si bien otros grandes del mundo digital como Facebook o Google, por nombrar algunos, disponen de mayor cantidad de datos, les ha costado penetrar capas asociadas al desembolso de dinero de sus clientes. En una dimensión específica, a pesar de tener más clientes, los conocen algo menos. No significa que no estén haciendo esfuerzos por lograrlo, pero para la banca el entregar valor relevante a sus clientes con la disponibilidad y variedad de datos de los que ya dispone estaría mucho más cerca”.

Los bancos están llamados a integrarse de manera incremental al mundo digital”

Selaive escribe en su columna que la banca muy probablemente será otra en pocos años más. “La riqueza de los datos de que dispone, combinado con datos externos, puede dar nacimiento a bancos totalmente digitales con experiencias integradas, que se adelanten al cliente, y que finalmente sugieran las estrategias financieras más razonables en ahorro e inversión. Estamos en presencia de un ajuste relevante en el modelo de negocio de los bancos”, afirma.

Estamos en presencia de un ajuste relevante en el modelo de negocio de los bancos”.

Pero advierte de que los bancos no son los únicos en esta carrera digital. “A pesar de la ventaja en la calidad y variedad del dato, otros actores, algunos muy grandes, como los mencionados anteriormente, y otros simplemente grupos de innovadores con alta flexibilidad están buscando posicionarse en la industria de servicios financieros (los denominados ‘fintech’). No cabe duda que las economías de escala que genera el volumen terminarán dejando un grupo acotado de jugadores en la cancha en el futuro próximo”.

Según el economista de BBVA, no todos los países avanzan al mismo ritmo hacia prestaciones digitales de segunda generación. “El nivel de desarrollo y penetración de tecnologías así como un conjunto amplio de otros factores del ecosistema económico determinan la velocidad a la cual los países irán penetrando la economía digital. De esta manera, aquello determinará la profundidad a la que la banca digital irá acompañando este proceso”. Respecto a este tema, destaca el contexto digital de Chile dentro de Latinoamérica y afirma que dada esta realidad es esperable que la banca local avance más rápido hacia la segunda generación.

En su columna de diario ‘Pulso’, Selaive enfatiza que también resulta importante una evolución del régimen regulatorio, ya que éste “puede ser un gran facilitador como también un escollo insalvable dependiendo de las opciones tomadas por la autoridad”. Y agrega: “Un ambiente regulatorio favorable estaría ya siendo diferenciador en la innovación que se le permite introducir a la banca en diversos países con implicancias tan importantes como en la inclusión financiera”. Junto con lo anterior destaca también que la seguridad y privacidad deben salvaguardarse y, en consecuencia, el desafío para el regulador es doble.

Finalmente, el economista concluye que “no solo se trata de entregar una cancha pareja, segura y que promueva el avance digital en la banca, también se requiere incentivar capital humano flexible y acorde a este cambio estructural del negocio”.

Otras historias interesantes