Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Capital humano Act. 24 abr 2017

Revolución en educación: cambios propuestos en las enseñanzas universitarias

Jovenes_estudios-bbva

La reforma universitaria aprobada en 2015 cambia el panorama de titulaciones que se ofrecerá en los próximos años. La idea subyacente es acercar más nuestro sistema universitario a lo que se ofrece en otros países europeos, algo que tiene sentido si lo que se pretende es homogeneizar el espacio europeo de educación superior. El panorama cambia del modo siguiente, los grados en vez de cuatro, podrán ser de tres años, a elección de las universidades. Los másteres podrán ser de uno o dos años, algo que ya se ofrecía en algunas universidades y programas.

La nueva reforma universitaria

Con la reforma, los títulos de grado que anteriormente eran de cuatro años, podrán tener tres o cuatro. Esta medida se aplica en distintos países de la UE. El modelo de título de cuatro años y máster de uno sólo se estaba aplicando en países como Georgia, Rusia, Ucrania o Escocia (que tiene un modelo propio en el Reino Unido), algo que ya se había criticado hace tiempo. La reforma no se aplica para todas las titulaciones, ya que aquellas que ya tienen regulados sus contenidos (Ciencias de la Salud, Ingeniería y Arquitectura) no cambiarán, ya que tienen regulado el número de créditos ECTS, desde los 240 (4 años) de enfermería o ingeniería técnica, a los 360 de medicina. Tampoco afectará a los másters que aplican al acceso a ciertas profesiones, como abogacía o profesorado. Para acceder a estudios de doctorado, será necesario haber completado 300 créditos ECTS, es decir, cinco años.

Se espera que la formación dada en los títulos de grado sea generalista, mientras que la de los títulos de máster será específica. No obstante, esto no es una novedad, ya que iba incluído en las primeras directrices del plan Bolonia.

Declaraciones y opiniones

Para estudiantes de algunas titulaciones, puede suponer un ahorro de tasas, si su carrera pasara de cuatro a tres años, al contrario que sucedió con los estudiantes de diplomaturas con la adaptación al plan Bolonia, que pasaron de tres a cuatro años. Según el ministro de educación esto supondrá un ahorro de hasta 150 millones de euros para las familias, sin suponer un sobrecoste para las universidades. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los créditos del título de master son más caros que los del título de grado, aún así, el ministro afirma que los másteres obligatorios para ciertas profesiones tienen el mismo precio por crédito que los títulos de grado.

Por otro lado, dado que muchos países europeos optan por titulaciones de tres años, se puede entender que esto puede facilitar el reconocimiento de las titulaciones de los egresados de universidades europeas que vengan a continuar sus estudios o a desarrollar su carrera profesional en España. La reforma no ha sido bien acogida. Ha sido criticada por la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), PSOE, IU, CCOO, UGT, CSI-F y otras instituciones con diversos argumentos. Se puede resumir en que por un lado se critica que la formación de tres años no es suficiente para algunas profesiones, que puede reducir la igualdad de oportunidades y que puede fracturar el sistema universitario si para la misma titulación hacen falta tres años en unas universidades y cuatro en otras.

Otras historias interesantes