Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Certificación HQE: sostenibilidad de la construcción en todos los sentidos

EFE-BBVA-certificado-HQE-sostenibilidad-titulacion-medioambiental-cuidado-planeta

Haute Qualité Environnementale (HQE) es uno de los estándares de sostenibilidad constructiva más completos del mundo. Todo lo valora: eficiencia energética, medioambiente, salud, confort, entorno… Tanto en viviendas y edificios públicos o privados como en todo tipo de infraestructuras.

El Auditorio de la Universidad La Gran Colombia, en Bogotá, tiene una certificación HQE Excepcional, el máximo nivel. La promoción residencial Vila Maria, en São Paulo, uno Muy Bueno. Ambos sellos garantizan unos altos estándares medioambientales, de eficiencia energética, confort y salud.

La certificación de Alta Calidad Medioambiental (cuyas siglas corresponden a Haute Qualité Environnementale o High Quality Environmental) explica en su dossier de prensa que nació hace más de 20 años avalada por el gobierno galo, algo parecido a lo que ocurrió en Reino Unido con otra de las certificaciones de referencia en construcción, BREEAM, apoyada por el ejecutivo británico.

Calidad de vida

"Los dos certificados van por la misma línea", tercia Olga Alonso, directora de proyectos y responsable de HQE en Tecnalia, una de las entidades autorizadas para certificar la sostenibilidad bajo la marca francesa. Según explica la experta, "el 50% de los parámetros que evalúa se refieren a medio ambiente y energía, y el otro 50% se vinculan con el usuario final del edificio", es decir, con criterios de calidad de vida, salud y confort que disfrutan quienes habitan esos espacios.

"Tiene en cuenta la temperatura y la humedad, las aberturas de las ventanas, las emisiones internas de radón u otros componentes químicos, la orientación de la vivienda, o si la construcción se encuentra en un entorno diáfano o no", señala Alonso.

Algunos de los criterios de salud y confort mencionados recuerdan al estándar alemán Passivhaus. HQE va más allá. "La certificación Passivhaus se centra en la eficiencia energética, pero se desentiende de lo que queda fuera del edificio. Sin embargo, para HQE es importante que haya cerca una parada de transporte público, un ‘parking’ para bicicletas o un punto de recarga de vehículos eléctricos", matiza Alonso. En su valoración del entorno, se aproxima a los postulados de BREEAM o la certificación estadounidense LEED.

Gestión inteligente

Comparaciones aparte, los criterios HQE se refieren a una "gestión responsable de la energía, el agua y los residuos", al control de calidad, la satisfacción del usuario, la gestión de riesgos y seguridad de una infraestructura o un edificio, el aumento de su vida útil y la disminución de los costes de explotación y mantenimiento. Para Alonso, el sello verde se puede utilizar como argumento de venta, revalorización y ventaja competitiva frente a otros edificios.

Nueva construcción, rehabilitaciones, edificios en uso, planificaciones y desarrollos urbanos… además de estos proyectos, HQE también certifica "cualquier tipo de infraestructura viaria, ferroviaria a cielo abierto o subterránea, como autopistas, carreteras, túneles o aparcamientos; cualquier instalación de producción de energía, por ejemplo solar, eólica o hidráulica, o depósitos de almacenamiento; y cualquier medio de transporte de personas, mercancías, energía y agua, desde un tren o una tranvía a vías fluviales, puertos, aeropuertos, helipuertos", detalla la organización.

Ejemplos franceses e internacionales

La estación de esquí del Grand Tourmalet o el centro de operación y mantenimiento de autobuses de Amiens Métropole operan bajo el esquema HQE, según explica Certivéa, empresa encargada de certificar edificaciones no residenciales y desarrollos urbanos en suelo francés, mientras que de las viviendas se encarga CERQUAL Qualitel Certification.

Por su parte, la agencia Cerway, creada en 2013, cubre una expansión internacional ya presente en 26 países con más de 530.000 edificios y más de 70 proyectos urbanísticos certificados. "Los esquemas de certificación son adaptables a las características de cada país según la legislación vigente, la normativa de construcción aplicable, los sistemas de organización o la climatología", aclara.

Cerway cuenta con socios locales en Brasil (Fundaçao Vanzolini), Líbano (Industrial Research Institute), Quebec (Écobâtiment), una oficina en Marruecos desde 2016 y Tecnalia en España. "No notamos que haya aumentado la demanda en España —explica Alonso—, a la gente le cuesta entrar en esta certificación al no ser de obligado cumplimiento, aunque tampoco es muy cara". Pero esto puede cambiar: "Los requerimientos de edificación e infraestructuras sostenibles en los que trabaja la Unión Europea se basan en los estándares de HQE y del DGNB System alemán", destaca. "El hecho de que nuestro esquema de evaluación esté detrás supone una ventaja y nos abre puertas".

EFE-BBVA-certificado-HQE-autobus-EFICIENCIA-energetica-sostenible-alternativa-movilidad

Garantía de eficiencia

El Pacto Verde de la Unión Europea reclama explícitamente la garantía de una mayor eficiencia energética de los edificios, que según sus cálculos consumen más del 40% de la energía en el continente. Así establece que los países miembros han de renovar tanto los edificios públicos como los privados, con especial atención a viviendas sociales, escuelas y hospitales.

"Los porcentajes actuales de renovación deben, como mínimo, duplicarse", establece el documento 'Building and Renovating' de la Comisión Europea. "Los precios de las distintas fuentes de energía deben incentivar la eficiencia energética de los edificios, que "han de diseñarse de acuerdo con la economía circular", digitalizarse, estar mejor protegidos contra el cambio climático y cumplir estrictamente las normas sobre eficiencia energética, defiende la Comisión.

Otras historias interesantes