Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Certificación USDA, garantía de producto orgánico en Estados Unidos

BBVA-Certificacion-USDA-sostenibilidad

El sello USDA avala que un producto orgánico, sea importado o nacional, cumple los requisitos legales para merecer ese calificativo. La cada vez más extendida producción sostenible, trata de reducir su impacto y cuidar la biodiversidad y el medio natural.

Que un producto alimentario se autocalifique como orgánico no equivale a que lo sea, ya que puede existir una gran diferencia entre publicidad y realidad.

Para avalar que esa definición tiene contenido, diferentes países y organizaciones supranacionales, por ejemplo la Unión Europea, establecen los diferentes requisitos para certificar tanto la producción orgánica como la distribución y el consumo, que garantiza su reducido impacto medioambiental desde su origen a su eliminación.

Sello estadounidense

En Estados Unidos el organismo federal encargado de otorgar el certificado orgánico es el USDA (Departamento de Agricultura), que administra y hace cumplir el National Organic Program (NOP), esto es, los reglamentos sobre producción, etiquetado y comercialización de este tipo de productos en todo el territorio. Desde 2002 es obligatoria además para todas las importaciones de productos orgánicos.

Aunque los objetivos sean similares a los que establecen otros sellos y países, la certificación USDA tiene sus propios requisitos técnicos y de procedimiento, por lo que en Estados Unidos no es posible convalidar sellos orgánicos otorgados por otros países.

sostenibilidad-BBVA-Certificacion-USDA

Cómo se obtiene

“Un agente certificador acreditado por el NOP se encarga de tramitar la candidatura, evaluar el cumplimiento de requisitos y guiar al candidato a lo largo de todo el proceso para finalmente otorgar o denegar la certificación”, explica USDA.

La inscripción debe realizarse a través de la empresa designada como agente certificador (cada país que quiera exportar un producto orgánico a Estados Unidos puede tener uno o varios agentes reconocidos) y, además de la solicitud, el candidato facilita un plan de producción orgánico y un contrato de prestación de servicios NOP. A continuación, el agente revisa toda la documentación para comprobar si es correcta y se ajusta a la normativa.

Logrado el visto bueno a ese primer paso, el agente audita ‘in situ’ la producción y el manipulado, verifica el cumplimiento de la normativa orgánica, en especial la referida a la prohibición de usar determinadas sustancias químicas que pueden degradar el medio ambiente o incluso afectar a la salud de los consumidores.

En este sentido, según USDA, “debe garantizar que en la producción no se han empleado ciertos fertilizantes y sustancias fitosanitarias en los tres años anteriores a la recolección”, ni se aplican métodos inapropiados como las radiaciones ionizantes o fangos de aguas residuales como abono de los cultivos, entre otras medidas.

Si finalmente una determinada explotación agropecuaria logra un informe favorable, la certificación debe ser renovada cada año para comprobar que se siguen cumpliendo todos los requisitos de la normativa NOP. En ese caso la certificación podría ser indefinida y, como explica USDA, siempre que se realicen cambios de procesos (desde la producción al procesamiento y la comercialización) que atañen a esa normativa, el negocio deberá comunicarlo.

Dicho de otra forma, la continuidad es un factor clave en la filosofía USDA y la empresa certificada adquiere un compromiso medioambiental a varios años vista, que requiere una planificación a largo plazo.

BBVA-sostenibilidad-Certificacion-USDA

Qué productos se certifican

Bajo la norma NOP se pueden certificar productos procedentes de la agricultura y la ganadería, o transformados a partir de sus materias primas. Como se aplica a todas las etapas desde las primeras fases producción a la venta, también puede concederse a empresas especializadas en alguno de esos pasos, como las comercializadoras que envasan y etiquetan.

USDA establece dos categorías en función de la composición de los productos: 100% Organic, cuando todos sus ingredientes son orgánicos, y Organic, si al menos un 95% de sus ingredientes se ajustan a esa característica. En ambos casos la etiqueta debe incluir el nombre del agente certificador, además del Sello Orgánico del USDA y/o la información de la categoría que ostenta ese producto.

Tendencia al alza

Estados Unidos es el primer mercado mundial en consumo de productos orgánicos. Según la Encuesta del Sector Ecológico llevada a cabo por la Organic Trade Association (OTA), “en 2019 las ventas totales alcanzaron los 55.100 millones de dólares, un 5% más que el año anterior”. Los alimentos ecológicos fueron los que registraron un mayor crecimiento, con 50.100 millones de dólares en ventas, un 4,6% más que en 2018. Frutas y verduras ecológicas figuran como los productos más consumidos. Y respecto a los más importados, por este orden: café, soja, bananas, aceite de oliva y maíz.

El último informe de la OTA, ‘U.S. Organic Trade Data: 2011 to 2016’, analiza la evolución de las importaciones con certificación USDA, que procedieron de más de 111 países diferentes, siendo México el mayor proveedor seguido de Canadá. Desde 2013 ambas naciones sumaron más de la mitad de las importaciones totales, valoradas en 324 millones de dólares anuales.

De Sudamérica provino el otro gran monto de productos orgánicos, principalmente de Perú (92,9 millones de dólares), Ecuador (71,6 millones de dólares), Colombia (64,4 millones de dólares), Brasil (64,1 millones de dólares) y Argentina (55,3 millones de dólares).