Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planeta> Medioambiente Act. 23 nov 2021

Del drama de perder bosques a la esperanza de reforestar

reforestación-bbva-sostenibilidad

La pérdida de masa forestal sumó 178 millones de hectáreas entre 1990 y 2020, el equivalente a la superficie de Libia. El último informe sobre los bosques de Naciones Unidas alerta del avance alarmante de la deforestación, pero también recoge iniciativas que restauran ecosistemas y amplían los espacios protegidos. Para que el planeta azul no deje de ser, también, verde.

Una pequeña buena noticia en la inmensidad de la amenaza: "La tasa de deforestación [pérdida de la masa forestal del planeta] ha disminuido en los últimos tres decenios. Entre 2015 y 2020, se estima que fue de 10 millones de hectáreas al año, frente a 12 millones en 2010-2015 y 16 millones en 1990-2000". Lo dice la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, en su informe 'El estado de los bosques del mundo. Los bosques, la biodiversidad y las personas', publicado como colofón al Decenio de la ONU sobre la Diversidad Biológica y de la aplicación del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020.

Según el informe, la pérdida neta de superficie forestal bajó de 7,8 millones de hectáreas al año en la década de los noventa a 4,7 millones de hectáreas anuales durante el período 2010-2020. "Se produce deforestación en algunas zonas, pero en otras se establecen nuevos bosques, ya sea por expansión natural o a consecuencia de iniciativas ejecutadas a tal fin", matiza el estudio.

Avanza a un ritmo insostenible

Aún así, la superficie forestal mundial disminuyó en 178 millones de hectáreas entre 1990 y 2020, el equivalente a la superficie de Libia. La deforestación y la degradación forestal "siguen avanzando a un ritmo alarmante, lo que contribuye notablemente a la actual pérdida de biodiversidad", alerta el informe. "Se estima que desde 1990 han desaparecido unos 420 millones de hectáreas de bosque a causa del cambio de usos de la tierra". Por su parte, la degradación forestal se refiere a la pérdida de riqueza biológica de un bosque y de su capacidad para sustentar la vida. Según la organización ecologista WWF, podría suponer “un problema aún más grave que la deforestación en términos de masa de tierra”.

 

BBVA

Más de un tercio de los bosques del mundo son primarios —de especies arbóreas autóctonas, regenerados de forma natural, sin indicios apreciables de actividad humana—. Pues bien, su superficie ha disminuido en más de 80 millones de hectáreas desde 1990. Y más de 100 millones se ven afectadas por incendios forestales, plagas y enfermedades, especies invasoras, sequías y fenómenos meteorológicos adversos. Algunas de estas amenazas, por ejemplo los incendios masivos, también tienen que ver en algunas latitudes con la falta de mantenimiento forestal como el desbroce, al deshabitar las poblaciones rurales y perderse la labor natural de limpieza que antes hacía el ganado.

reforestación-sostenibilidad-bbva

Agricultura y ganadería a gran escala

"La conservación de la mayor parte de la biodiversidad del planeta depende de la forma en que interactuamos con los bosques del mundo y los utilizamos", escriben Qu Dongyu, director general de la FAO, e Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente). Sus datos demuestran que la agricultura comercial a gran escala, principalmente la cría de ganado vacuno y el cultivo de soja y aceite de palma, fue la causa del 40% de la deforestación de bosques tropicales entre 2000 y 2010; la agricultura local de subsistencia lo fue de otro 33%.

África muestra la mayor tasa anual de pérdida neta de bosques de la última década, con 3,9 millones de hectáreas, seguida de América del Sur, con 2,6 millones. Entre los diez principales países del mundo con mayores pérdidas netas anuales promedio de área forestal en la última década se encuentran Brasil, Bolivia y Paraguay, República Democrática del Congo, Indonesia, Angola, República Unida de Tanzania, Myanmar, Camboya y Mozambique.

Verde esperanza

En la cara positiva de la moneda, Asia atesoró la mayor ganancia neta de área boscosa. "La cubierta forestal ha aumentado de forma significativa en China, Costa Rica, la República de Corea y Vietnam como resultado de las políticas e iniciativas lideradas por sus gobiernos", subraya el informe. "La iniciativa de la Gran Muralla Verde del Sáhara y el Sahel, puesta en marcha por la Unión Africana en 2007, se extenderá por 8.000 kilómetros de tierras secas de África con el objetivo de restaurar 100 millones de hectáreas de tierras actualmente degradadas, absorber 250 millones de toneladas de carbono y crear 10 millones de empleos verdes para 2030", pone como ejemplo.

bbva-reforestación-sostenibilidad

No obstante, en este caso los resultados distan mucho de ese objetivo óptimo y el proyecto se enfrenta a la necesidad de un presupuesto gigantesco y la dificultad de organizar una intervención sostenida entre 11 países con situaciones y niveles de compromiso muy diferentes.

La FAO ha detectado que "las medidas dirigidas a luchar contra la deforestación y la explotación ilegal de madera se han intensificado en el último decenio", como también los acuerdos internacionales y la presentación de proyectos al Fondo Verde Para el Clima, destinado a mitigar los efectos del cambio climático. En 2020 ya estaba protegido el 18% de la superficie terrestre y no hay que olvidar un hecho clave: la pérdida de los bosques implica renunciar a su efecto de sumidero natural de CO2, el principal gas causante del calentamiento global, según el consenso científico.

El Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas para 2021-2030 se ha marcado el objetivo de acelerar la restauración de ecosistemas en todo el mundo. Bajo su paraguas se desarrollan proyectos como el de sembrar 100 millones de árboles para reforestar selvas tropicales de Borneo, o Gondwana Link, que busca devolver la conexión de los ecosistemas en Australia.

Tras analizar la situación en 62 países de África, América Latina y Asia, la FAO confirmó que todos contaban con proyectos de restauración forestal. También reconoce a los 61 países que se han comprometido, de forma conjunta, a reforestar 170 millones de hectáreas de tierras forestales degradadas en virtud del Desafío de Bonn. Pero lamenta que los progresos, hasta la fecha, "han sido lentos". Y advierte de que "los ODS no podrán cumplirse sin una restauración de los bosques a gran escala". En este sentido, el Objetivo de Desarrollo Sostenible, ODS, número 15 se enfoca a la gestión sostenible de los bosques, la lucha contra la desertificación, invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

Otras historias interesantes