Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 22 ene 2019

Todo sobre el 'ticket' regalo, ventajas y desventajas

El jersey que te regalaron tus padres: dos tallas mayor, para que dure; la chaqueta de punto gordo que tanto le gusta a tu abuela, es caliente pero horrorosa. Mientras que la televisión, sorpresa: venía con un golpe. La solución pasa por el ‘ticket’ regalo, a falta del de compra.

Es importante entender antes de nada que no es lo mismo un ‘ticket’ de compra que un ‘ticket’ regalo. Mientras el primero es un resguardo de la transacción que se ha efectuado que sirve como justificante de pago, siendo la principal herramienta para cualquier cambio o devolución, en el caso del segundo hablamos también de un resguardo, pero que resume y demuestra la compra del producto sin incluir su precio, pero que mantiene la validez legal para efectuar dicho cambio o devolución.

En España, de acuerdo a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, un artículo nuevo tiene un periodo de garantía de dos años desde la fecha de compra. Por si fuera poco, esta norma establece que cualquier defecto que presente el producto durante los primeros seis meses desde su adquisición se considera que es de fabricación, por lo que el cliente tiene pleno derecho a su devolución automática. Sin embargo, antes de hacer nada, conviene tener en cuenta algunas pautas que nos ayuden a hacer de esta experiencia algo placentero:

  • Infórmate. Tanto si el artículo ha sido adquirido en un establecimiento físico como si se ha comprado en internet, tenemos derecho a acceder a las condiciones de devolución. En el caso de la Red, estas deben aparecer de manera clara y precisa en la web, mientras que en una tienda podremos preguntar a cualquier empleado, quien nos debe aportar la información que necesitemos. Si se tienen dudas, la legislación europea vigente recoge toda la normativa mínima aplicable sobre derechos del consumidor.
  • Perfectamente claro en el ‘ticket’. El periodo de devolución de cualquier producto que compremos debe figurar en el ‘ticket’ de compra original, o, en el caso de tratarse de un regalo, en el ‘ticket’ regalo (que no recoge el precio del artículo). Para las tiendas ‘online’, este ‘ticket’ suele sustituirse por un formulario de devolución que se rellena con los datos que la tienda nos indique.
  • Plazos de devolución. Como norma general, se puede devolver un regalo con un plazo mínimo de 14 días o 30 días naturales, aunque algunas tiendas llegan a duplicar este periodo. En el caso de internet, sólo dispondremos de 14 días, a contar desde la recepción del producto en casa.
  • Precio distinto del producto. Es frecuente que a la hora de devolver un regalo nos encontremos con que su precio en la tienda es diferente al que tenía cuando se adquirió, por estar de oferta o en periodo de rebajas. Ten siempre presente que el precio que se tiene en cuenta es el que se pagó y no el más reciente.
  • No existe el derecho a la devolución monetaria del importe. La mayor parte de las tiendas no reembolsan el dinero por medio del ‘ticket’ regalo, sino que se limitan a ofrecer una tarjeta canjeable por otros productos del establecimiento durante un tiempo determinado. En el caso de poseer el ‘ticket’ original, la fórmula más utilizada sí que suele ser la devolución del importe a través de la misma forma de pago que se usó para su compra (normalmente, efectivo o tarjeta).
  • No todos los artículos se pueden devolver. Productos perecederos, ropa interior o ciertos ítems de bisutería, por ejemplo, no se cambian ni se devuelven por regla general. Del mismo modo, aquellos bienes que no se encuentren en perfectas condiciones (como daños, fallos o no contar con las etiquetas originales) pueden encontrarse con la negativa del vendedor a realizar la devolución.

Y si no tenemos ‘ticket’ regalo…

A pesar de todas estas recomendaciones, también cabe la posibilidad de que tu regalo no deseado haya venido sin ‘ticket’ alguno, por lo que si no deseas almacenarlo en algún rincón lúgubre de tu casa, lo más aconsejable es que recurras a la Red para intentar encontrarle un hogar adecuado a través de las plataformas de venta ‘online’ de segunda mano, cada vez más utilizadas entre la población.

Otras historias interesantes