Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos sociales 28 sep 2017

Trabajador último modelo

El nuevo perfil del empleado moderno no contempla acumular antigüedad en corporaciones ni que lo capaciten para toda la vida. Prefiere la actualización tecnológica, horarios flexibles y disponibilidad de tiempo libre antes que estar encerrado haciendo de cuenta que trabaja.

Buena parte de los oficinistas sobre todo del casco céntrico de las grandes ciudades argentinas concurren los viernes al empleo informalmente ataviados, acortan el horario, se retiran y alargan la feria. Es una costumbre que se ha ido arraigando por contagio global desde que se supo que, en Japón, se había impuesto el “Premium Friday”, o Superviernes en español.

Son, asimismo, cada vez más las compañías que permiten a algunos empleados trabajar uno o dos días a la semana ‘online’ desde su casa y evitarles los largos tiempos de desplazamiento por congestión vial, infraestructura o falta de transporte público.

Las condiciones laborales flexibles han pasado a ser un valor casi tan ponderado para la mano de obra argentina como el propio salario. Y, en los cálculos empresarios, el concepto clásico de la productividad, que antaño surgía de dividir la cantidad de horas trabajadas por el volumen de bienes y servicios generados, ahora relaciona el tiempo destinado por la plantilla de personal a la tasa de ganancia. Aquél era cuantitativo, éste es cualitativo.

Una cultura más distendida en relación con el trabajo es la reacción que denota una fuerza laboral integrada por un perfil cada vez más joven, con creciente influencia de las empresas tecnológicas y en un contexto de regulaciones sindicales que perduran, sobre todo, en los empleadores multinacionales: 45 por ciento de los trabajadores argentinos considera el no quedar atado a estrictas obligaciones horarias como uno de los factores claves en sus decisiones de carrera .

Un informe desarrollado por ManpowerGroup, que encuestó a 14.000 personas en 19 países entre 18 y 65 años, alerta que no se trata de una tendencia local, sino que es global, ya que un 63% de los candidatos, en promedio, cree que no necesita permanecer sentado en su escritorio para hacer bien la labor que le encomiendan, sino que prefieren alternar desde la independencia del hogar u otra ubicación.

La transversalidad de los robots

Pese a ser un país altamente sindicalizado, avanzan grandes mutaciones que tornan más amplios y liberales los convenios laborales extraparitarios.

La gerenta de consultoría de People & Change de PwC Argentina, María Fernanda Álvarez Apa, afirma que “estamos viviendo una gran transformación en nuestra manera de trabajar”. La atribuye, fundamentalmente, a la automatización y la inteligencia artificial, que según subraya “afectarán todos los niveles del negocio y su gente”.

Ya se nota en la modificación puesta en práctica en las búsquedas de talento y habilidades que las organizaciones necesitan.

BBVA ya inició un programa global anual, el Graduate Training Programme, que desde 2012 formó profesionalmente a 200 profesionales junior procedentes de 12 países de Asia, América y Europa y su objetivo consiste en incorporar el mejor talento junior, formarlo y convertirlo en los líderes del futuro. No sólo aborda perfiles de economistas, sino también de matemáticos, físicos o ingenieros que participen en la transformación digital de la entidad.

El último informe de PwC sobre “La fuerza laboral del futuro” desgrana el porqué el 74 por ciento de los participantes en una encuesta global realizada por la consultora está dispuesto a aprender una nueva habilidad o capacitarse con mayor regularidad.

Si bien el 73 por ciento opina que la tecnología nunca reemplazará la mente humana, el 37 por ciento piensa que está poniendo en riesgo su puesto de trabajo y el 60 por ciento prevé que serán pocas las personas que tendrán un empleo estable en el futuro. Frente a esta percepción, la capacitación cobra más relevancia que nunca.

El cambio de la idea de una formación “para toda la vida” por una capacitación regular, no solo relacionada con las nuevas tecnologías, sino con habilidades netamente humanas, como administración de riesgos, liderazgo o inteligencia emocional, se emparenta con el aparente desapego a la antigua aspiración de recibir la medallas de plata y de oro por prestar servicios en una empresa hasta la hora del retiro.

*Si estás interesado en empleo y talento, visita la página web de BBVA Careers y síguenos en LinkedIn para obtener más información sobre temas similares

Otras historias interesantes