Tras obtener licencia bancaria, en junio de 2015, Atom Bank se convierte en el primer banco totalmente móvil de Reino Unido. Muy próximamente, durante el primer trimestre de 2016, comenzará a operar en el país británico. Su CEO, Mark Mullen, habla para Bank NXT en este podcast [en inglés] sobre experiencia de usuario, la importancia de la tecnología móvil en el negocio bancario —y en definitiva— sobre la banca que viene.

Igual te interesa…

móvil domiciliación recurso nómina banco recursos bancarios internet ordenador

BBVA posee actualmente el 29,5% de Atom Bank, una ‘startup’ o empresa emergente que ocupa el octavo puesto en el ranking Fintech 100 de KPMG. A pesar del impacto para el sector ‘fintech’ que tiene, Mark Mullen, CEO y cofundador de Atom, hace una distinción entre tecnología y banca, y pone acento en el equipo humano que hay detrás.

Usar el móvil vs. ir a la oficina bancaria

“Es un negocio que quiere estar muy cerca de sus clientes, y no se nos ocurre poder estar más cerca de tu cliente que estando en su bolsillo”. Se puede resumir el espíritu detrás de la fundación del banco británico con muchas frases, pero la declaración de intenciones es total. Para Atom Bank, la tecnología móvil es la determinante (no tiene sucursales u oficinas físicas) y constituye de cara al usuario su rasgo y valor diferenciador principal.

Sin embargo, este graduado de Historia tiene claro que el uso de la tecnología no está reñido con el toque humano: “Es fácil mirarnos y decir que somos un negocio tecnológico […] pero hay un equipo humano detrás, y siempre lo habrá.”

No es solo una apuesta de comunicación o marketing, Atom quiere concienciar a sus futuros clientes de que podrán mirarles a los ojos de las personas que están detrás de esa tecnología. La gestión comercial y la atención al cliente se atenderán mediante videollamadas y servicios chat. Eso sí, no tendrán que coger el coche y encontrar un lugar para buscar aparcamiento si quieren “ver” a su asesor financiero.

Pero el avance tecnológico va más allá: una de las primeras ideas que Mullen tuvo desde  la concepción de Atom fue la del uso de la biometría ,“el próximo paso lógico de identificarse en internet”. Un proceso que hace que el viaje digital del consumidor sea más seguro. De este modo,  el futuro cliente de la entidad podrá usar huellas dactilares y reconocimiento facial y de voz para identificarse en la plataforma –por ejemplo–, así como todos los desarrollos futuros que abarque la tecnología biométrica.

No competimos por el usuario tradicional de banca

El espíritu de la estrategia, que impregna el discurso de Mullen, es el de no competir por el usuario tradicional de banca: “Es fácil decir que compites contra gente que quiere la comodidad de una sucursal. Pero no. No estamos compitiendo por ese consumidor. Competimos por personas que quieren controlar sus finanzas, y para las cuales ir a una oficina es un anacronismo”.

Su foco está puesto en usuarios que no sólo se sientan cómodos usando la tecnología móvil, sino que esta esté entre sus preferencias a la hora de comunicarse con su entidad bancaria. En palabras de Mullen, Atom Bank “no compite contra bancos con oficinas sino que compite por los clientes que no las necesitan”. Y puntualiza: “No creo que Atom sea para todo el mundo. Tiene que ser para gente que lo elija”.

Mullen imagina un futuro de la banca donde la experiencia sea como ir en piloto automático, donde habrá menos interacción y será como tener un asistente personal. “Lo más importante será la información pertinente, y no tanto la cantidad y el detalle de la información”, puntualiza.

Para escuchar la entrevista completa de Shaun Weston a Mark Mullen en Bank NTX, pincha aquí.

Comunicación corporativa