Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA ya cumple con su nuevo requisito MREL

El Banco de España ha comunicado hoy a la entidad su nuevo requisito MREL, el cual deberá alcanzar a partir del 1 de enero de 2021. Según las estimaciones de BBVA, la actual estructura de fondos propios y pasivos admisibles de su balance cumple con dicho requisito, así como con el nuevo requerimiento de subordinación.

Banco de España ha comunicado hoy a BBVA el nuevo requisito regulatorio MREL (‘Minimum Requirement for own funds and Eligible Liabilities, en inglés) establecido por la Junta Única de Resolución (JUR). BBVA deberá alcanzar, a partir del 1 de enero de 2021, un volumen de fondos propios y pasivos admisibles correspondiente al 15,16% del total de pasivos y fondos propios de su grupo de resolución, lo que supone una variación inmaterial con respecto al requisito que tenía hasta ahora (15,08%). El ligero incremento  proviene de la evolución del balance entre finales de 2016 y finales de 2017, ya que el requerimiento se establece en función del balance a una fecha determinada. El requerimiento equivaldría a un 28,50% en términos de activos ponderados por riesgo (APRs).

El requisito MREL no aplica al balance consolidado del Grupo BBVA, sino a un perímetro europeo, del que BBVA S.A., matriz bajo la que se ubica el negocio del grupo en España, representa más del 95%. Con información a cierre de 2017, que es el balance analizado por el supervisor, el total de fondos propios y pasivos admisibles del perímetro de resolución europeo de BBVA ascendía a 371.910 millones de euros y los APRs, a 197.819 millones de euros.

Adicionalmente, y en línea con lo esperado, en esta ocasión se establece un nuevo requisito de subordinación, que obliga a las entidades a que parte de su requisito MREL se cumpla con un porcentaje mínimo de instrumentos subordinados, como el capital regulatorio, la deuda subordinada o la deuda senior no preferente. En el caso de BBVA, deberá mantener, a partir del 1 de enero de 2021, un volumen de fondos propios y pasivos admisibles subordinados correspondiente al 8,01% del total de su grupo de resolución, una vez aplicada la concesión establecida en la norma, que permite cubrir parte de este porcentaje con algunos instrumentos no subordinados, como la deuda senior. En términos de APRs, este requisito de subordinación ascendería al 15,05%.

BBVA estima que, dada la actual estructura de fondos propios y pasivos admisibles del grupo de resolución, cumple con el citado requisito MREL, así como con el nuevo requisito de subordinación.

Además, se mantiene la prevista refinanciación de los vencimientos de deuda senior preferente y cédulas correspondientes al periodo 2018-2020 mediante la emisión de instrumentos admisibles a efectos de MREL. A 1 de enero de 2018, dichos vencimientos trianuales ascendían a aproximadamente 9.000 millones de euros, de los cuales BBVA ha emitido ya 7.290 millones de euros de deuda senior no preferente. BBVA se anticipó al cumplimiento del requisito MREL con la primera emisión de este tipo en agosto de 2017, por importe de 1.500 millones de euros, más dos colocaciones privadas en ese mismo año por importe de 290 millones de euros. Con posterioridad, desde el 1 de enero de 2018, se han emitido 5.500 millones de euros de deuda senior no preferente. Adicionalmente, el pasado 7 de noviembre BBVA emitió 1.000 millones de euros de deuda senior preferente para reemplazar a otra emisión que dejó de computar en MREL el pasado octubre.

BBVA estima que, dada la actual estructura de fondos propios y pasivos admisibles del grupo de resolución, cumple con el citado requisito MREL, así como con el nuevo requisito de subordinación

¿Qué es el MREL?

MREL pretende que las entidades europeas cuenten con un volumen de fondos propios y pasivos con capacidad de absorber pérdidas en el caso de que el supervisor declare la entidad no viable.

La Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD, por sus siglas en inglés) creó este requisito para asegurarse de que las entidades en problemas cuenten con fondos propios y pasivos admisibles suficientes para, en primer lugar, absorber posibles pérdidas y, en segundo lugar, recapitalizarse por sí mismas, sin necesidad de recurrir a dinero público. De esta forma, el objetivo del colchón de fondos propios y pasivos es evitar que los contribuyentes sean quien tengan que hacer frente a eventuales rescates bancarios.

¿Cómo se determina el MREL?

El requisito MREL se determina entidad a entidad teniendo en cuenta los requerimientos de capital así como otros factores como la estructura societaria, así como su estrategia en caso de resolución.

En el caso de BBVA, dada su estrategia de resolución MPE (‘Multiple Point of Entry’), el requisito MREL no aplica al balance total del Grupo BBVA, sino a un perímetro europeo, del que BBVA, S.A., matriz bajo la que se ubica el negocio del grupo en España, representa más del 95%.

Otras historias interesantes