Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Autónomos 02 mar 2017

¿Cómo puede calcular un emprendedor el dinero que necesita para desarrollar su proyecto?

¿Cuánto dinero necesita un emprendedor para montar su negocio? ¿Cómo calcularlo? Ser tu propio jefe y tener tu propia empresa es el sueño de, cada vez, más jóvenes en nuestro país. Muchos se dan cuenta de que tienen una idea que puede ser viable como negocio y deciden intentarlo pero, ¿cuánto dinero se necesita para arrancar este negocio?

“Montar una empresa es relativamente poco dinero. Una Sociedad Limitada (SL) basta con 3.000 euros. Pero al mes siguiente ya tienes que pagar, por lo que necesitas más capital”, señala Javier Ildefonso, CEO de Ildesoft y mentor en la Cámara de Comercio de Ávila, quien también recuerda que cada acción que se hace en la empresa (como ampliación de capital o designación de administradores), conlleva gastos de notaría.

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tipo de negocio que por el que se va a apostar: no es lo mismo montar un restaurante (en el que necesitas un local y en el que, más o menos, los gastos son fijos) que hacer un empresa de componente tecnológico y escalable (es decir, que puede ir creciendo a lo largo del tiempo), tipo start-up. “No hay una norma que diga: para montar una empresa necesitas 50.000 euros. Depende de muchos factores”, aclara José Luis Vega de Seoane, cofundador y CEO de Upplication.

Los trámites administrativos, en ambos casos, difieren y las tasas a pagar por cada uno de ellos también, por lo que es necesario conocer bien la legislación de cada uno de estos aspectos. Además, debes tener en cuenta que los gastos, y también las subvenciones, no son iguales en todas las comunidades autónomas.

Casi todos los emprendedores recomiendan tener previsto en una hoja de cálculo los diferentes escenarios de la empresa: uno positivo, otro neutro y otro negativo sobre cómo va a ir el negocio durante los primeros 12 meses. Hay quien dice que una Excel lo soporta todo, pero lo cierto es que debemos tener todas las opciones previstas.

En esa hoja de cálculo debemos poner tanto los ingresos como los gastos, de manera que sepamos muy bien cuál es el dinero que vamos a necesitar y cuál es la cantidad que vamos a necesitar. Con este cálculo y sabiendo del capital actual del que disponemos, sabremos la cantidad de dinero que necesitamos para, al menos, este primer año de vida y saber en qué mes tenemos que pedir un crédito o de qué cantidad estamos hablando.

Lo más importante es tener una buena previsión de gastos“, remarca Vega de Seoane, “siendo muy consciente de lo que puedes hacer tú y tus socios y de lo que no”.

Gastos imprevistos

Muchos de los emprendedores acaban fallando en su intento de montar una empresa porque no han controlado muy bien esa previsión de los gastos y de los ingresos. ¿Cuáles son esos esas partidas que muchas veces se controlan menos?

Hay quien opina que son gastos de representación: ir a otra ciudad a ver un cliente, tener que pasar la noche en un hotel e invitarle a comer, puede hacer que la factura no baje de los 400 euros. Pero otros expertos consideran que los gastos que menos se tienen en cuenta a la hora de montar una empresa son, sin duda, los gastos de Seguridad Social. Si estás pensando en montar una empresa en la que tú sólo puedas hacerlo todo, entonces esa partida no es más que la de la cuota de autónomos. Pero en el momento en que tengas que contratar personal, esos gastos se disparan. “Además, si es la primera vez que estás como autónomo y te has acogido a las bonificaciones, en el momento en que contratas a una persona pierdes esas bonificaciones”, nos avisa Javier Ildefonso.

Para hacernos una idea de cuáles son los cálculos en Seguridad Social, habría que añadir un 30% a lo que pagas de un salario. Es decir, si pagas 1500 € netos mensuales a un empleado, eso a la empresa le acaba costando 3000€. “Es un gasto que muchas veces no se suele tener en cuenta y que a la larga acaba lastrando la cuenta de resultados de las compañías y por lo que muchos emprendedores acaban cerrando”, explica José Luis Vega de Seoane, cofundador y CEO de Upplication, quien expone su caso real. “Cuando empezó Upplication, además de los socios, teníamos contratadas 7 personas. Todos los meses, sin empezar siquiera a ingresar dinero, teníamos que pagar 7.000 euros en Seguridad Social, y no había nadie que cobrara más de 2.000 euros netos al mes”. Es decir, sólo en esta partida el gasto anual era de 80.000 euros, salario no incluido.

Formación antes de la aventura

“Durante muchos años se ha demonizado la palabra empresario y, como ahora se han dado cuenta de que hacen falta, se usa la palabra emprendedor, que es un adjetivo, no es un sustantivo”, aclara Vega de Seoane, quien considera que lo que hace falta son empresarios y que estos deben tener formación antes de dar el paso. “Hay mucha gente que se lanza al emprendimiento, que consume mucho tiempo y dinero y que puede quemar mucho. Hay que formarse y ser consciente de la responsabilidad que supone montar una empresa”.

Una visión de la formación que también comparte Ildefonso por todas las complicaciones que conlleva y en los que, en muchas ocasiones, una sola persona no repara en ello. Y, por supuesto, acompañarse siempre de un buen director financiero que acabe poniendo negro sobre blanco todas las partidas y todos los números para no llevarnos sorpresas y que la nuestra acabe siendo una historia de éxito.

Otras historias interesantes