Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Reino Unido decide abandonar la UE

El Brexit ha obtenido el 51,9% de los votos, frente al 48,1% del Remain (quedarse), con una ventaja de más de 1,2 millones. La participación ha sido récord, con el 72%. A partir de ahora, Reino Unido cuenta con dos años para establecer los términos de su salida de la UE.

En una votación histórica, Reino Unido ha votado por abandonar la Unión Europea. El llamado Brexit obtiene el 51,9% de los votos, frente al 48,1% de la opción Remain (quedarse) y abre un futuro de consecuencias insospechadas en el seno de la UE. Dentro del propio Reino Unido, Gales ha apoyado mayoritariamente el ‘Leave’ mientras que Escocia e Irlanda del Norte se decantaron por el Remain, aunque con una participación menor de la esperada.

Se produce así el abandono de la segunda economía de la UE, después de 43 años de pertenencia. Las primeras consecuencias ya se han hecho sentir en la cotización de la propia libra esterlina, que se ha desplomado a sus niveles de 1985, con una caída del 9%. En los mercados bursátiles, las plazas asiáticas han sido las primeras en reaccionar. Tokio ha cerrado su jornada con un tropiezo demás de un 8% y los futuros de Europa y EE.UU. avanzan desplomes en las demás bolsas. En Madrid, el Ibex cae más de un 7% en la apertura.

David Cameron anuncia su marcha

El resultado ha provocado que el primer ministro, David Cameron, que pedía el voto por la permanencia en una campaña muy ajustada, haya anunciado su dimisión como primer ministro durante una rueda de prensa ofrecida a las puertas de Downing Street. 

El líder del Partido Conservador asegura que “habrá un nuevo primer ministro en octubre”. David Cameron considera que “el Reino Unido ha votado a favor de abandonar la Unión Europea y su voluntad debe ser respetada”.

También queda en entredicho el futuro del líder de la oposición, Jeremy Corbyn, que también defendía la opción de Remain.  Nigel Farage, líder antieuropeo de UKIP, ha declarado que ha llegado “el día de la independencia”.

A partir de este momento se abre un proceso negociador del nuevo estatus de Reino Unido en la Unión Europea. Esta situación se encuentra contemplada en el tratado de Lisboa en su artículo 50, que establece un periodo de transición de dos años, prolongable si los estados miembros así lo aprueban. Hasta entonces, las relaciones mantendrán su estatus actual.

Consecuencias Económicas

Casi todas las casas de análisis coinciden en que se producirá un impacto negativo sobre el crecimiento de ambas áreas, pero que será más profundo en Reino Unido que en Europa.

Según estimaciones de la OCDE, la salida del Reino Unido de la Unión Europea supondrá para los británicos una caída del -3,3% del PIB en un horizonte de medio plazo, mientras que para la Unión Europea el impacto estará limitado a un -0,9%. No obstante, en los escenarios más adversos, con una salida “desordenada” del Reino Unido, el potencial lastre al crecimiento británico podría incrementarse a largo plazo hasta el -7,7%.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea supondrá para los británicos una caída del -3,3% del PIB

A corto plazo, y en la medida que no cambiarán las actuales relaciones comerciales, el impacto vendrá por el incremento de la incertidumbre y sus efectos negativos en el componente de inversión, principalmente. Según la OCDE, esta incertidumbre podría suponer que la Unión Europea creciera un 0,5% menos en 2016 y en 2017, mientras que el impacto negativo sería algo mayor a corto plazo en Reino Unido, pero mucho más duradero en el tiempo.

En el Reino Unido:

  • El Reino Unido deberá renegociar sus acuerdos comerciales, no sólo con la Unión Europea, sino con otros países con los que tenía acuerdos a través de la UE (como por ejemplo, México, Sudáfrica o Corea del Sur). Este proceso podría dilatarse durante años, lo que extendería la incertidumbre y penalizaría la inversión exterior en Reino Unido.
  • Precisamente, el Reino Unido ha sido un importante receptor de inversión exterior. De hecho, durante el año 2014 recibió más de un 15% del total de la inversión directa que llegó a la UE, gracias a las ventajas de ser un miembro de la Unión. A partir de este momento, muchas empresas de fuera de la UE radicadas en el Reino Unido verán como un serio inconveniente la pérdida de las ventajas comerciales y se pondrá en duda su viabilidad como destino preferente de las inversiones del resto del mundo.
  • Por otra parte, las exportaciones británicas a la UE suponen casi un 13% del PIB del Reino Unido. Por el contrario, las exportaciones del conjunto de la UE al Reino Unido tan solo suponen el 3,1% del PIB del área.

En la Unión Europea:

  • El impacto será más limitado en la Unión Europea, según la mayoría de los análisis publicados.
  • El coste de la incertidumbre será el elemento que más afecte al crecimiento de la zona, sobre todo en el corto plazo. Otro factor que impactará negativamente tiene que ver con la aportación del Reino Unido a los presupuestos de la UE, que deberá ser compensada por el resto de países miembros.
  • Además, el coste político será también muy relevante en el conjunto de la UE, porque la salida del Reino Unido podría exacerbar el creciente sentimiento nacionalista y anti europeo que está creciendo en algunos países, por los efectos de la crisis económica y los movimientos migratorios.

Otras historias interesantes