Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué es la agricultura de precisión? La gestión digital del campo

Este tipo de agricultura mide las cualidades de los cultivos, del suelo y los factores climáticos para aplicar el mejor tratamiento en el lugar y el momento justos. La agricultura de precisión hace seguimientos por satélite, analiza ingentes datos y pone robots a trabajar.

"Cuando vas al médico no te explora ni te pone un tratamiento general, sino que se centra en tu dolencia, ¿verdad? Pues eso mismo, aplicado a los cultivos, es la agricultura de precisión".

Manuel Pérez-Ruiz, director del máster en Agricultura Digital e Innovación Agroalimentaria de la Universidad de Sevilla (España), utiliza este símil para hablar de las ventajas de la agricultura de precisión, entendida como "ese tipo de manejo agrícola que tiene en cuenta las particularidades en el desarrollo de los cultivos, el estado del suelo o los factores climáticos y se aleja de aplicaciones más tradicionales y homogéneas".

Esta disciplina agrícola hoy se completa con una estampa de tintes futuristas: la de una explotación completamente digital monitorizada con sensores, técnicos que supervisan datos en el ordenador o en su móvil y siguen las recomendaciones de algoritmos de 'machine learning', tractores con GPS, robots y drones que se suman a la maquinaria agrícola tradicional.

La agricultura de precisión implica tomar la mejor decisión posible, en el lugar correcto y en el momento adecuado. Es decir, se trata de actuar exactamente donde es necesario, no de matar moscas a cañonazos aplicando tratamientos demasiado generalistas. "El herbicida o el fertilizante solo se aplican allí donde se requiere, y no en todo el campo", explica Pérez-Ruiz.

El experto destaca cómo una agricultura tecnificada y precisa es más sostenible. Primero por lo más obvio: permite emplear fitosanitarios solo donde es necesario. Pero también porque logra que el agricultor sea más competitivo, pueda ganarse la vida, no abandone su territorio y genere riqueza. Además permite una mayor trazabilidad de los productos y así proporciona al consumidor información veraz para decidir su compra según criterios de cercanía o sostenibilidad.

agricultura_maquinaria-precisión_campo-alimentos-plantaciones-sostenibilidad-

Evolución tecnológica

El concepto de agricultura de precisión es relativamente nuevo. Apareció a principios de los años ochenta en Estados Unidos, el referente mundial en esta práctica agronómica junto con Canadá o Australia. Tres países con enormes extensiones cultivadas, difíciles de manejar. En América Latina despuntan Brasil y, sobre todo, Argentina, que cuenta con el Proyecto Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas dentro del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

La revolución tecnológica aplicada al sector está integrando ahora el Internet de las Cosas (dispositivos y maquinaria conectados) para monitorizar rendimientos, 'big data' e Inteligencia Artificial para una analítica avanzada de datos, y robótica que opera a pie de cultivo.

"Actualmente se investiga en modelos de predicción de cosechas y detección temprana de enfermedades o plagas, antes incluso de que el ojo humano las pueda percibir", indica Pérez-Ruiz como ejemplos de las dos grandes líneas de trabajo. "Utilizamos toda aquella tecnología que nos permita comprender cómo suceden los problemas, reforzar algunas tradiciones en los manejos agrícolas y desterrar otras. No se trata de aislar tecnologías sino todo lo contrario, de integrarlas e incorporarlas al tractor, al apero, al ordenador del técnico".

Cultivos 4.0. en algunos lugares del mundo

Ya se realizan seguimientos de cultivos de trigo o maíz por satélite, junto con sistemas de riego inteligente en explotaciones súper-intensivas de olivares. "En los próximos años estas innovaciones se van a acelerar mucho más en la Unión Europea gracias al impulso del Pacto Verde y la estrategia 'De la granja a la mesa', vaticina Pérez-Ruiz.

La Asociación Europea de Innovación para la Productividad Agrícola y la Sostenibilidad (EIP-AGRI), creada por la Comisión Europea en 2012, recogía en 2015 una serie de recomendaciones "para facilitar la integración de la agricultura de precisión". La primera de ellas: que "los agricultores deben participar activamente en el desarrollo de herramientas de agricultura de precisión para garantizar beneficios claros en términos de mejora de la productividad y sostenibilidad medioambiental".

agricultura_precisión_campo-sostenibilidad-naturaleza-plantaciones-cultivos-

También que su formación es fundamental y los propios agricultores debían impulsar buenas prácticas para avanzar, poco a poco, hacia la adopción generalizada de este tipo de gestión agrícola. Pérez-Ruiz reconoce que este objetivo resulta complicado y el reto consiste en escalar soluciones que hayan demostrado su eficacia y adaptarlas a cooperativas, grandes cultivos o explotaciones ganaderas.

"Teniendo en cuenta las futuras necesidades sociales y medioambientales, el principal desafío para la agricultura de la UE será su capacidad para garantizar un alto nivel de producción al tiempo que mejora la protección de los recursos naturales", defendía un documento oficial del Parlamento europeo de 2014.

Teledetección y gestión de datos A ello se suma una mayor resiliencia de los sistemas de producción agrícola gracias a la tele-detección y la gestión de datos, como señala este artículo de varias universidades de Estados Unidos, que defiende los sistemas aéreos no tripulados en una agricultura digital. "Ya podemos cuantificar la información fenotípica con precisión e integrar el ‘big data’ en herramientas de gestión predictiva y prescriptiva", señalan. Los modelos de simulación de cultivos utilizan variables como el manejo, el clima o las características del suelo para anticipar la productividad del cultivo, cómo soportará una sequía o su resistencia frente a una plaga.

Ejemplos de monitoreo exhaustivo y en tiempo real de parámetros como temperatura, humedad, luz, CO2 y oxígeno, y de aprovechamiento del espacio: los invernaderos urbanos de Gotham Greens (Estados Unidos) y las granjas verticales de AeroFarms, con cultivos hidropónicos (sin tierra) en un ambiente interior hiper-controlado. Emplean teledetección, ciencia de datos, herramientas de visión artificial e Inteligencia Artificial para cultivar "con 390 veces mayor productividad, un 95% menos de agua y cero pesticidas", informan la compañía.

Quizás el elemento diferenciador de la maquinaria de precisión sea su eficiencia energética dotada de inteligencia. La edición 2020 de la Feria Internacional de la Maquinaria Agrícola (FIMA), en Zaragoza, presentó tractores con sensores para manejar los distintos aperos; máquinas que comparten datos; sembradoras, fumigadoras y abonadoras con GPS; y sistemas de dosificación y distribución. La inversión inicial es mayor, pero a cambio "la maquinaria agrícola 4.0 permite un aumento de la productividad, competitividad en costes, control de calidad de cultivos y mejora del trabajo en el campo", apunta AINIA (Centro Tecnológico de la Industria Agroalimentaria).

Si te interesa, te ofrecemos estas soluciones pensadas para ti

Si estás en Colombia, conoce más sobre nuestro Agrocrédito.

Otras historias interesantes