Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 08 feb 2018

Tecnologías emergentes: ¿cómo será el mundo en 2030?

Desde hace décadas los humanos utilizan la tecnología para hacer el día a día más cómodo y sencillo. La ciencia ha ido evolucionando y volviéndose más sofisticada para cubrir necesidades concretas de manera precisa. También el sector del entretenimiento se ha beneficiado con estos avances tecnológicos a través de la incorporación de la realidad virtual en experiencias de inmersión.

Los avances tecnológicos prometen un aumento de la productividad tan drástico que resulta prácticamente impensable para la productividad humana. Esta situación será un punto de inflexión que obligará a reformular el estilo de vida actual. La multinacional Dell acaba de publicar un informe donde se sumerge en la relación humanos-máquinas y explora cómo las tecnologías emergentes reestructurarán la sociedad para el año 2030.

En el sector laboral se prevé una de las mayores transformaciones. En 2030 los individuos no tendrán un solo trabajo sino que la mayoría se desarrollará laboralmente como ‘freelance’, como un engranaje de la llamada ‘gig economy’, que basa el trabajo en la realización de encargos puntuales. Además, cerca del 85% de los trabajos todavía no se ha inventado. Dell ha seleccionado las siguientes tecnologías como las más relevantes en la relación humano-máquina.

Robótica

Actualmente la robótica ya está integrada en muchas actividades que los humanos “no querían hacer: tareas peligrosas, repetitivas o que no requieren habilidades cognitivas especiales”. Sin embargo, el camino sigue avanzando hacia una revolución industrial más avanzada en la que muchos procesos podrían ser automatizados.

La china Changying Precision Technology, que produce módulos para teléfonos móviles, ha sido la primera en sustituir el 90% de su plantilla con robots. El resultado ha sido un aumento de la productividad del 250%. Frente a esta realidad han surgido voces como Bill Gates que defiende que los robots que sustituyan a humanos en puestos de trabajo, deberán tributar como lo haría un trabajador.

Cerca del 85% de los trabajos todavía no se han inventado”

Según un estudio de la OCDE sobre el riesgo de automatización del trabajo, el 9% de los empleos en los países miembro es potencialmente automatizable. Para 2030 la robótica se centrará en la movilidad y se verán conductores robóticos. Estos servicios podrán contratarse a través de aplicaciones como ya ocurre actualmente.

Inteligencia artificial y aprendizaje automático

La última feria del CES en Las Vegas ha dejado claro que la inteligencia artificial es la oportunidad que ninguna compañía quiere desaprovechar. Los asistentes de voz como Siri en Apple, Alexa de Amazon o Google Assistant son cada vez más habituales en el día a día. Las universidades han empezado a ofrecer formación específica en inteligencia artificial en vista al déficit mundial que existe en esta materia.

Se estima que unas 1.500 compañías en Estados Unidos trabajan en áreas relacionadas con la inteligencia artificial. Y ya en 2015 Bank of America predijo que el mercado de la inteligencia artificial movería más de 153.000 millones de dólares para 2020.

Por otra parte, el aprendizaje automático o ‘machine learning’ trata de desarrollar técnicas que permitan a las máquinas aprender comportamientos para posteriormente actuar y tomar decisiones por iniciativa propia. Esta tecnología ya se está utilizando en diferentes campos. Facebook ha utilizado el aprendizaje automático para poder reconocer contenidos violentos o desnudos y censurarlos incluso en retransmisiones en directo. También el gigante del audiovisual, Netflix, utiliza el aprendizaje automático para ofrecer recomendaciones a sus usuarios. Los coches sin conductor también requieren del aprendizaje automático para la monitorización de los movimientos de otros vehículos o la resolución de imprevistos.

El visionario y creador de Tesla y SpaceXok, Elon Musk, ha advertido que el único camino posible es la fusión entre máquinas y hombres, si los humanos no quieren que una inteligencia artificial muy superior a la suya los vuelva insignificantes.

Realidad virtual y realidad aumentada

Son dos conceptos que llaman a la confusión. La realidad virtual funciona bloqueando el mundo físico y transportando al usuario a un mundo simulado mientras que la realidad aumentada añade información virtual al mundo físico y el usuario percibe la mezcla de ambas realidades.

El informe hace hincapié en el cambio sustancial que estas tecnologías han supuesto al permitir a los usuarios sumergirse en un mundo virtual y experimentar la información en primera persona con todos los sentidos. Ambas se están aplicando actualmente en los campos de la educación, donde la utilización de la realidad aumentada permite a los alumnos visualizar conceptos como partes del cuerpo a construcciones en 3D; de ocio, con experiencias de realidad virtual que te transportan desde un apocalipsis ‘zombie’ hasta a una guerra interespacial, o en la asistencia médica, resolviendo fobias o miedos trasladando virtualmente al paciente a una situación de conflicto.

El único camino posible es la fusión entre máquinas y hombres”  Elon Musk

En 2030 estas tecnologías acelerarán la unión entre las identidades física y digitales. La realidad aumentada será utilizada como recurso de aprendizaje, para mejorar la capacitación de los individuos o reciclarse laboralmente. La realidad virtual hará posible la inmersión en escenarios alternativos que servirán de preparación para situaciones futuras.

En 2030 el aprendizaje sobre la marcha (‘in-the-moment learning’) será habitual. La capacidad de adquirir nuevos conocimientos será más valorada que los conocimientos que los individuos puedan tener. En este aprendizaje jugarán un papel fundamental la realidad virtual y la realidad aumentada que permitirá a los empleados practicar posibles circunstancias a las que se podrían enfrentar posteriormente.

‘Cloud computing’

Esta tecnología podría definirse como la oferta de servicios de almacenamiento, acceso y uso de recursos informáticos principalmente establecidos en la red. La nube puede ser privada, pública o híbrida. El 70% de las empresas estadounidenses ya trabaja con ella y la tendencia es que más empresas se sigan sumando a esta corriente.

Chilate Dairy, una compañía productora de leche, mejoró su producción y el bienestar de sus trabajadores gracias al ‘cloud computing’. Mediante etiquetas RFID capturan los datos sobre la salud de las vacas y una vez analizados, los empleados reciben información para ajustar la dieta de un animal o aplicarles un medicamento o vacuna.

El ‘cloud computing’ para 2030 estará tan integrado que será dificil recordar la era en la que no existía.

Talento y búsqueda de empleo

La búsqueda de talento en 2030 nada tendrá que ver con lo que se ha hecho hasta ahora. Teniendo en cuenta las predicciones anteriores sobre la ‘gig economy’, las empresas seleccionarán a sus trabajadores por su talento para realizar una tarea concreta. En 2030 los trabajadores serán seleccionados alrededor del mundo y podrán trabajar en equipo de manera colaborativa, lo que ayudará a hacer desaparecer las barreras de país.

La integración de la realidad virtual en la selección hará posible que el reclutamiento de personal se realice sin revelar el sexo o raza del individuo. Las pruebas de selección se realizarán mediante un avatar neutro, de esta forma la selección de personal se basará únicamente en las capacidades del trabajador.

Sin embargo, en 2030, no solo la capacidad o la experiencia del trabajador serán tomadas en cuenta, también las denominadassoft skills serán cruciales para diferenciarse a la hora de buscar empleo. Potenciar una marca personal fuerte y la habilidad de sacar partido a la relación humano-máquina asegurará el éxito en la nueva era.

Otras historias interesantes