Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Big Data Act. 19 jul 2016

WIRED Money: qué nos depara el fintech

La reciente clausura de la edición de este año de WIRED Money ofrece una oportunidad perfecta para hacer balance de todo lo que hemos aprendido de los emprendedores y empresas que acudieron a la cita y que comparten un objetivo común: revolucionar el mundo de los servicios financieros a través de la tecnología.

Si hay algo seguro es que, para el mundo fintech, el referéndum celebrado el 23 de junio – el mismo día en que se celebró WIRED Money – y la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea suponen un antes y un después. A la espera de ver cómo evolucionan las negociaciones sobre el Brexit para evaluar su impacto sobre el estatus de Londres como meca del fintech europeo, el proceso de transformación continúa avanzando inexorablemente y WIRED Money ha identificado los segmentos que acapararán gran parte de la atención.

Como siempre, el evento congregó a un elenco impresionante de ponentes y, por si alguien tiene dudas sobre dónde invertir en estos momentos, muchos se decantaron por el sector de los seguros. Es el próximo sector camino de la disrupción. Según Marta Krupinska, cofundadora del servicio de transferencias internacionales Azimo, gran parte del atractivo del sector seguros reside en su ubicuidad.

“Tenemos que contratar seguros para cubrir todas las facetas de nuestra vida y espero que gracias a la innovación comencemos a ver precios más ajustados que permitan a más gente acceder a ellos”, declaró.

Una empresa que ya está acostumbrada al cambio digital es Knip, una plataforma suiza de gestión de seguros. Su cofundadora, Christina Kehl – que en la actualidad ocupa el cargo de directora gerente de Swiss Finance StartUps, una empresa sin ánimo de lucro cuyo objetivo es potenciar el desarrollo del sector fintech en Suiza – cree que el sector de seguros está mostrando una actitud positiva frente al cambio. ‘Hasta ahora, las empresas de seguros disfrutaban de una posición cómoda. Ahora son conscientes de lo que se les viene encima y de que tienen que hacer algo”. Junto con Christina, el mundo ‘Insurtech’ estuvo representado por Aldo Monteforte, fundador de The Floow, que ofrece soporte a las empresas de seguros a partir de los datos disponibles a través de dispositivos móviles, y Kim Miller, de Guevara, una empresa que anima a grupos de amigos a contratar seguros conjuntamente, tomando como punto de partida la psicología de masas.

Christina Kehl, cofundadora de Knip y directora de Swiss Finance StartUps

Al igual que Kehl y Knip, Nikolaus Suehr, CEO de Kasko, espera poder sacar provecho del cambio digital en el mundo de los seguros mediante una API capaz de agregar productos de seguros en web afiliadas y que permita a las empresas integrar seguros a su oferta, para ofrecer un mayor número de posibilidades y de transparencia a los clientes. En su opinión, el nivel de inversión todavía no está a la altura del enorme potencial que ofrece el sector seguros.

“El problema es que no es lo mismo desarrollar una plataforma B2B de seguros que una para vender zapatos online, y no disponemos de un histórico de casos lo suficientemente amplio como para convencer a los inversores», declaró Suehr. Pero añade, optimista: “Sin lugar a dudas, está entrando más capital pero sigue habiendo cierto desfase».

Incluso la propia inversión ya vive un proceso disruptivo. Suehr comentó que algunas personas en Silicon Valley se hacen eco de historias de que la inversión en fintech se está calmando. “Aparentemente, los inversores quieren ver ingresos, lo que plantea otra pregunta: ¿qué buscaban antes?”, dice.

Jay Reinemann, de Propel Venture Partners, abordó el cambio en la conformación del pool de inversores. “Ahora hay muchos más emprendedores en el entorno de inversión fintech, lo que ayuda mucho cuando se trata de dar apoyo práctico”. Asimismo ha habido un giro en la forma en que se realizan las inversiones. Como una alternativa al capital riesgo tradicional, Jonathan Medved, fundador y CEO la isrealí OurCrowd ofrece financiación de crowdfunding para startups por medio de inversiones a cambio de una participación en el capital.

 

Nikolaus Suehr, CEO de KasKo, durante su presentación en el BBVA Open Talent Startup Stage

“Cuando se trata de una firma privada, la inversión en su negocio es un tema complejo -quién sabe qué son exactamente acciones preferentes, por ejemplo- y sin embargo, aquí es donde se encuentra la mayoría de los ingresos”, explica Medved.

“Por un mínimo de US$10.000, los inversores pueden escoger entre las startups en las que ya hemos realizado el proceso de due diligence y que están invirtiendo”, señala. Una de esas operaciones es Biocatch, que utiliza ‘biométricas de conducta’ – la manera en que uno interactúa con un teléfono o un ordenador, por ejemplo- para autenticar a los usuarios y prevenir el fraude. OurCrowd encabezó una ronda de financiación (Series A) de US$10 millones en la empresa.

Debido su enorme potencial, no es de sorprender que blockchain siga entusiasmando a muchos con algunas de sus aplicaciones. Credits es proveedor B2B de infraestructura de blockchain y Eric Benz, su cofundador, compara su potencial con el de Internet, pero recomienda tener paciencia. “Internet no se materializó de la noche a la mañana, es una base donde se tiene que elaborar el material. Blockchain es lo mismo, una base”.

Independientemente de lo que pase en Londres y Reino Unido, WIRED Money demostró que no hay freno al ritmo de la innovación y la disrupción en los servicios financieros. Y sus asistentes tienen muy claro el papel del encuentro en todo el proceso. Benedetta Arese Lucini, de Oval Money, una app que ayuda a la gente a gestionar su dinero mediante el estudio de sus conductas financieras y que presentó su proyecto en el startup stage de Open Talent, afirma: “Para las startups, WIRED Money nos da la oportunidad de conocer a firmas más grandes y promover alianzas, que nos parece que es la mejor ruta hacia la innovación en los servicios financieros”.

Otras historias interesantes