La progresiva incorporación al colectivo de pensionistas de los nacidos en la década de los 50 del siglo XX en España, la generación del Baby Boom, se deja notar ya en las cifras del gasto en pensiones y en los incrementos de la pensión media. En el mes de enero, el Estado pagó 8.384 millones de euros en pensiones, un 2,7% más que hace un año.

¿Estás pensando en abrirte un Plan de Pensiones?

Según los datos que publicó el Ministerio de Empleo y Seguridad Social el pasado 26 de enero, el número de pensiones creció un 0,77% en enero con respecto al mismo mes del año pasado, hasta 9,35 millones de pensiones. Este 0,77%  -destaca el Ministerio- “está entre los más reducidos de la última década, lo que acompaña a la moderación del gasto”.

De hecho, el número de pensiones descendió en enero con respecto al mes de diciembre de 2015, si bien descendieron todas las pensiones contributivas salvo las de jubilación, que suponen el 61% del total de pensiones que paga el Estado. “Este descenso del número de pensiones no resulta excepcional, dado que se ha producido en mayor o menor medida en otras ocasiones, como ha ocurrido desde 2013 en los meses de febrero”, explican los expertos del Instituto BBVA de Pensiones.

Juega con el Simulador de Planes de Pensiones BBVA

10 millones de pensiones en 2016

De hecho, las previsiones del Ministerio para 2016 apuntan a un incremento del número de pensiones hasta superar los 10 millones. “Se están comenzando a incorporar al colectivo de pensionistas aquellos trabajadores que nacieron en la década de los 50 y que empieza a coincidir con la etapa del Baby Boom en España”, señalan desde el Instituto BBVA de Pensiones. Eso significa que el número de pensionistas (incorporación de nuevos pensionistas menos los fallecidos) va a crecer en los próximos años.

Los nuevos pensionistas se incorporan con una pensión más elevada derivada de un salario medio creciente, frente a los fallecimientos de pensionistas que contaban con pensiones medias más bajas

En paralelo al aumento del número de pensiones, los datos del Ministerio reflejan una subida de la pensión media mensual del 1,91% en el último año, hasta los 896,3 euros, que asciende hasta los 1.033,23 euros de media en el caso de la pensión de jubilación. Los babyboomers han tenido carreras de cotización largas y con salarios crecientes, superiores a los de la generación anterior. “Los nuevos pensionistas se incorporan con una pensión más elevada derivada de un salario medio creciente, frente a los fallecimientos de pensionistas que contaban con pensiones medias más bajas”, explican desde el Instituto.

Igual te interesa…

Imagen de Cómo ahorrar para la jubilación a partir de los 60 planes de pensiones

La tendencia ha sido en todo caso al alza en la última década: desde el año 2006, la pensión media de jubilación ha crecido un 41%, frente a una inflación acumulada del 14,7%.

Estas cifras, y las que se prevén para los próximos años, suponen un reto para la sostenibilidad de las cuentas de la Seguridad Social. No obstante, se empieza a observar cierto impacto de las últimas reformas acometidas para combatir el déficit del Sistema (mayores gastos que ingresos).

¿Sabes cuánto desgrava un plan de pensiones?

El Índice de Revalorización de las Pensiones ya se nota

Por un lado, ya se aplica desde 2014 el Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP), que ya no solo tiene en cuenta el incremento del Índice de Precios al Consumo, sino también la relación de ingresos y gastos de la Seguridad Social. El mínimo de revalorización anual de las pensiones será, en todo caso, de un 0,25%, que es lo que ha sucedido en los últimos dos años, en los que los pensionistas han ganado poder adquisitivo debido a la caída del Índice de Precios al Consumo (IPC) en el período.

En este caso el IRP ha jugado a favor de los pensionistas porque, con el anterior cálculo de revalorización, basado exclusivamente el IPC, la subida habría sido del 0% en esos dos años.

También comienzan a notarse otras medidas puestas en marcha en los últimos años, como el aumento progresivo de la edad ordinaria de jubilación hasta los 67 años (en la actualidad 65 años y cuatro meses) así como el aumento del número de años cotizados sobre el que se calcula la pensión (19 años).

Estos cambios progresivos irán generando, con el paso del tiempo, un mayor impacto en las cuentas de la Seguridad Social. Lo que aún queda por ver es si estas medidas serán suficientes para paliar el impacto de la transformación socio-demográfica que vive España: un número creciente de jubilados (los baby boomers), con carreras largas de cotización y esperanza de vida elevada, frente a una masa laboral que irá decreciendo en línea con el descenso de la natalidad.