Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos sociales 29 mar 2017

El 'big data', aliado para afrontar catástrofes naturales como el ciclón australiano 'Debbie'

Vientos de hasta 263 km/h., 25.000 personas evacuadas y unas 45.000 viviendas con cortes de luz. Éste es, por el momento, el balance que deja a su paso el ciclón Debbie una vez que ha tocado tierra en el costa noreste de Australia. En casos como éste, el big data puede ofrecer claves para una gestión más eficiente de los recursos ante los desastres naturales y poder preparar mejor a la población afectada.

Llamadas, mensajes, tuits y, por supuesto, la actividad económica generada por los pagos con tarjeta pueden generar una alerta temprana de cómo la población se está viendo afectada por un catástrofe natural en una región concreta. Estos datos que también pueden servir para hacer una mejor planificación de las intervenciones humanitarias, gestionando mejor los recursos y poniendo el foco en aquellos puntos que necesitan más atención.

La forma en que la gente paga o consume determinados servicios o productos en situación de desastre natural es una información muy valiosa para el estudio de conductas entre los habitantes, como lo demostró el análisis de BBVA Data & Analytics en México, ante el paso del huracán Odile. Las similitudes con lo que se está viviendo en Australia hacen pensar en que en futuro no muy lejano las autoridades podrán usar el big data como una base para desarrollar las herramientas y métodos para aplicar in situ en caso de catástrofes.

En ese sentido, Juan Murillo Arias, ‘Data Project Manager’ de BBVA Data & Analytics, explica cómo la ciencia de datos tiene aplicaciones muy positivas en el ámbito del interés público. “El mayor servicio que pueden prestar las empresas privadas es aportar sus fuentes de datos y su talento a la consecución de estos objetivos, pero el accionar este nuevo conocimiento corresponde a los encargados de gestionar cada una de estas situaciones, generalmente en el lado del sector público”, explica.

De México a Australia

La división de análisis de datos de Naciones Unidas, Global Pulse, y la de BBVA, BBVA Data & Analytics, pusieron en marcha un proyecto para entender la solidez económica de las personas que se enfrentan a desastres naturales analizando los datos de las operaciones financieras y comprobando cómo se comportan antes y después.

“Recientemente Naciones Unidas celebró el primer congreso en torno a este tipo de utilización de los datos para favorecer que se alcancen los objetivos de desarrollo sostenible, midiendo su evolución y grado de alcance”, comenta Juan Murillo. Siempre sin olvidarse de las soluciones “que hagan uso de los datos para resolver los problemas más acuciantes de la sociedad”.

La primera investigación se realizó sobre el impacto económico que produjo el huracán Odile hace dos años en el estado mexicano de Baja California Sur. El proyecto dio a conocer que en el ámbito familiar las personas gastaron un 50% más de lo habitual en productos como alimentos y gasolina como forma de prepararse para la llegada del huracán. También demostró que las mujeres gastaron el doble que los hombres en los días previos al fenómeno atmosférico.

El estudio de BBVA Data & Analytics analizó los datos de pagos realizados a través de terminales en punto de venta (TPV) y las retiradas de efectivo en cajeros que realizaron más de 100.000 clientes de BBVA Bancomer, que registra 25.000 operaciones diarias.

“Haciendo una analogía con el ámbito IoT, podemos considerar el TPV como un sensor más. El ámbito de aplicaciones de la fuente de datos de transacciones de pago es muy transversal: desde medir el efecto de unas restricciones al tráfico, a medir los flujos de turistas en un territorio, o evaluar el comportamiento de la población afectada ante una catástrofe anunciada, como es un huracán”, relata Juan Murillo.

El ‘big data’ para combatir el cambio climático

Canalizar el ‘big data’ para luchar contra el cambio climático es el gran objetivo de ‘Data for Climate Action’. Una iniciativa pionera en la que BBVA se ha unido a UN Global Pulse para ayudar a aportar datos y herramientas para generar soluciones contra el cambio climático.

Un reto “sin precedentes” al que han sido invitados a participar científicos, investigadores e innovadores de todo el mundo, para que presenten sus propuestas antes del 10 de abril, en DataForClimateAction.org.

Por tanto, el objetivo es generar trabajos de investigación únicos junto con las correspondientes herramientas que demuestren cómo la innovación en los datos puede aportar información a las soluciones sobre el terreno y ayudar así a combatir el cambio climático.Apunta a tres áreas relevantes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: mitigación del cambio climático, adaptación climática y vínculos entre el cambio climático y la Agenda 2030.

Otras historias interesantes