Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 29 abr 2015

¿Cómo aprueban o deniegan las entidades financieras las solicitudes de préstamo? (y II)

Al igual que un detective privado rastrea la vida de los demás para descubrir su modo de vida, los analistas de riesgos bucean en los documentos que les entregamos para sacar conclusiones de nuestra capacidad e intención de pagar los préstamos.

Vamos a intentar ponernos en el lugar del director que tiene que decidir si concedernos o denegarnos el préstamo que le solicitamos, en base a los papeles que nos ha solicitado. Trataremos de entender como funciona su mente analítica.

Seguiremos con la exposición basada en la documentación que el banco nos pide y las conclusiones que puede extraer de ella. Esto nos permitirá, como solicitantes de un crédito, saber si lo que pedimos tiene algún sentido o mejor acudir a otras fuentes de financiación.

Extractos bancarios

Tal vez uno de los datos que más información da; con el extracto bancario el analista puede saber cuanto gastamos y en qué. Con la evaluación de nuestras pautas de consumo se puede inferir nuestra capacidad de ahorro y gestión de nuestras finanzas personales.

Una cuenta corriente con saldos negativos, con números rojos, supone con mucha probabilidad que nos denieguen la solicitud de préstamo; por no hablar de embargos por impago de multas y demás. Tampoco agradan los movimientos bancarios que denotan que el cliente se queda a cero antes de acabar el mes. Si ya tiene dificultades por llegar a final de mes sin un préstamo, ¿cómo pretende llegar si le concedemos la financiación?

También se extrae información útil de las domiciliaciones y cargos de tarjeta. El director que revise los extractos sabrá lo que pagamos de seguros, si tenemos otros préstamos, si tiramos de tarjeta en demasía, etc.

IRPF

Con la Declaración de Renta o el certificado de retenciones en su defecto, se puede obtener una visión de conjunto de los ingresos del solicitante. Si tiene hijos menores a su cargo, si pasa una pensión de manutención en caso de separación, las viviendas y otros inmuebles que declara o si ahorra en planes de pensiones.

Cirbe y últimos recibos de todos los préstamos

No nos cansaremos de decir que es inútil esconder nuestro endeudamiento a la entidad financiera; si hacen bien su trabajo nuestras deudas siempre son reveladas. Lo primero que hará el director es hacernos firmar una autorización para solicitar nuestros datos a la Central de Riesgos del Banco de España (la famosa CIRBE). Con ello, sabrá nuestro endeudamiento directo y avales y si estamos al corriente de pagos.

Con los últimos recibos de nuestros préstamos e hipotecas el analista lo que quiere saber es, por una parte, el total pendiente desglosado de nuestro endeudamiento y, por otra, si se pagan las mensualidades al día. Demasiados préstamos pequeños o retrasos habituales en el día de pago son pistas claras de que nos van a dar una respuesta negativa a nuestra solicitud.

Si nos hacemos los listos y no informamos al banco de nuestras deudas inferiores a 6.000 euros, que no salen en la CIRBE, nos van a denegar la operación sin más argumentos que nuestra falta de sinceridad. Y un director avezado siempre os solicitará los extractos bancarios para cotejar las deudas declaradas con los cargos de la cuenta corriente.

Escrituras o notas simples de otras propiedades

Esta información le permite al banco evaluar nuestra fincabilidad, que viene a querer decir los bienes que podría embargar si no le pagamos. Además, evidentemente, tener propiedades libres de cargas refleja una capacidad de ahorro importante o una familia pudiente (si los inmuebles han sido adquiridos por herencia). El ladrillo ha sido siempre la principal garantía de recobro de los prestamistas, pese a que en estos momentos se considera mucho menos por la caída de su valor.

Qué las hipotecas no se concedan a más del 80% de la tasación, por ejemplo, tiene sentido si entendemos que la vivienda garantiza la operación. Si no pagamos, el banco quiere poder quedarse con algo que valga igual o más de lo que le hemos dejado al aire.

Documentación de los avalistas

A los novatos en solicitar préstamos les extraña que les pidan la documentación de los avalistas. ¿No basta con qué firmen, se preguntan? La respuesta es que no; se tiene que evaluar su solvencia y fincabilidad al igual que la de los titulares, ya que en caso de impago los avalistas son los que deben hacer frente a la hipoteca o préstamo personal.

Hay una falsa creencia que presupone que un avalista puede serlo solamente de nómina. Es decir, que no responde de la deuda más que con sus ingresos. No es así, no tiene sentido pensar que uno aporta avalistas de nómina. El avalista responde de la deuda principal con todos sus bienes.

Hay avalistas que aceptan firmar pero no quieren entregar sus escrituras al banco; pasa a menudo con los padres de cierta edad. Creen que si entregan copia de las escrituras el banco se las podrá quitar; y si no se las entregan también. No tiene sentido esconder las propiedades de los avalistas al banco, todo lo contrario. Si nuestros avalistas son solventes y tienen propiedades, hay que dejarlo bien claro.

Esperamos que con esta entrada haya quedado un poco más claro el porqué la entidad financiera nos pide la documentación que nos pide y la forma que tienen de interpretarla. Lo principal es ser un cliente fiable, que paga sus deudas y no da problemas a su sucursal.

Otras historias interesantes