Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 14 jun 2018

¿Cuánto saben los españoles sobre finanzas?

Tipo de interés, diversificación del riesgo o activos de renta fija son algunos de los conceptos financieros a los que debe enfrentarse la mayoría de la sociedad en algún momento. ¿Sabemos realmente de qué nos están hablando? Según la Encuesta de Competencias Financieras del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), un 46% de la población española considera que sus conocimientos financieros son “bajos” o “muy bajos”. Tan solo el 8% dice que son “altos”.

Los conocimientos financieros de los ciudadanos son claves a la hora de tomar decisiones fundamentales como contratar una hipoteca o invertir en un plan de pensiones. Esta encuesta, realizada entre el cuarto trimestre de 2016 y el segundo de 2017, forma parte del Plan de Educación Financiera de la CNMV y Banco de España cuyo objetivo es mejorar la cultura financiera de la población. En este estudio se ha medido el conocimiento y la comprensión de conceptos financieros de la población española de entre 18 y 79 años.

¿Cómo se ha hecho el informe?

Para conocer los conocimientos financieros de los encuestados se han planteado las tres preguntas estándar utilizadas por diferentes estudios desde hace más de una década. La primera sobre inflación, a la que el 58% respondió correctamente. En cambio, la segunda, referida al tipo de interés compuesto, fue contestada de forma acertada por menos de la mitad de los encuestados (46%). Por último, se consultó sobre la diversificación del riesgo, donde el 49% de los encuestados respondió adecuadamente y el 27% reconoció “no saber” la respuesta.

La encuesta analiza los datos obtenidos teniendo en cuenta las características de los individuos que participan en ella. Para ello se analiza su estructura familiar, el nivel de renta total y las propiedades inmobiliarias que poseen. Esto permite obtener algunas consideraciones demográficas comunes.

Por ejemplo, el porcentaje de respuestas correctas es superior entre la población con estudios universitarios y con rentas más elevadas. Si se analizan los resultados por género, el estudio indica que las mujeres se muestran, de forma generalizada, más propensas a responder que no saben la respuesta (un 40% de la mujeres frente a un 26 % de los hombres) independientemente del país del que procedan.

Además de estos conceptos, la encuesta también recoge el conocimiento de la población en lo relativo a algunos productos financieros. En este sentido, prácticamente toda la población española maneja de forma habitual productos como los seguros médicos o de vida, las tarjetas de crédito, las hipotecas y los préstamos. Lo mismo ocurre con los planes de pensiones, acciones y fondos de inversión con los que un 89% de los españoles se muestran familiarizados. Además, tres de cada cuatro individuos conoce las cuentas de ahorro o las imposiciones a plazo, y cuatro de cada cinco han oído hablar de los activos de renta fija.

Con respecto al ahorro, la encuesta ha puesto de manifiesto que el 43% de la población española (principalmente aquellos con un rango de edad entre 55 y 64 años) posee un vehículo de ahorro (cuenta de ahorro, plan de pensiones, fondo de inversión, acciones o activos de renta fija). Sin embargo, tan solo un 11% de los mismos ha dedicado parte de sus ingresos a un plan de pensiones en los últimos doce meses. En cambio, el 63% ahorra a través de una cuenta corriente.

En cuanto al endeudamiento, este estudio indica que el 41% de la población (la mayor parte entre 35 y 44 años) ha contraído algún tipo de deuda (principalmente hipotecas y préstamos personales).

El informe ofrece también información sobre la adquisición de productos financieros. En torno al 38% de los encuestados ha adquirido algún producto financiero en los dos últimos años: las tarjetas de crédito, los préstamos personales y las cuentas de ahorro son los productos más comunes. En concreto, los productos de ahorro fueron adquiridos por un 20%  porcentaje que aumenta con el nivel educativo y, sobre todo, con la renta del hogar.

A la hora de adquirir productos financieros, la mayoría de los encuestados (dos de cada tres o lo que es lo mismo un 62%) optaron por contratarlos con una única empresa o entidad financiera. De hecho, la información específica proporcionada por dicha empresa fue determinante en su decisión final. Llama la atención también que un 33% de la muestra encuestada manifiesta que los contactos de amigos son una de sus fuentes más fiables.

Por último, el estudio destaca un dato sobre la fragilidad financiera de los hogares españoles. Si bien el  61% de los individuos manifiestan haber estado ahorrando durante los últimos doce meses, un 28% de los individuos vive en hogares cuyos gastos han superado sus ingresos en los últimos doce meses. La mitad de los hogares que tuvieron gastos por encima de sus ingresos (51%) financió la diferencia recurriendo a ahorros aunque sin excluir necesariamente otros métodos. La segunda fuente más común para financiar gastos por encima de ingresos (utilizado por el 36% de la población encuestada) es el crédito de amigos o familiares.

En términos de libertad financiera, los resultados de la encuesta indican que un 52% de los hogares entrevistados podrían mantener su gasto durante al menos seis meses sin endeudarse ni vender propiedades si perdieran  su fuente principal de renta.

¿Y a nivel internacional?

Esta encuesta forma parte de un proyecto internacional, coordinado por la Red Internacional de Educación Financiera, impulsada por la OCDE. Esta Red se encarga de medir los conocimientos, actitudes y comportamientos financieros de la población.

Los datos obtenidos en España pueden ser comparados con los de otros países de su entorno. Desde hace varios años, se vienen realizando estudios que muestran que los conocimientos financieros de los españoles se sitúan, en general, por debajo de la media de los países de OCDE, principalmente en lo que respecta a diversificación del riesgo. Esto se complementa con análisis realizados a nivel europeo dirigidos a entender mejor la relación que existe entre cultura financiera y riesgo financiero.

Asimismo, el nivel de deuda en España (un 68% del total) es superior al de la media de la UE (un 49%). También difiere la cifra de individuos que ha adquirido algún tipo de producto financieros en los últimos años, que en el caso de España es de un 38%, frente al 50% de media en la UE según el informe.

Fuera de este estudio quedan los jóvenes españoles de 15 años cuyo nivel de conocimiento y competencias financieras es evaluado en el Informe PISA (Programme for International Student Assessment), elaborado por la OCDE y patrocinado por BBVA. Una vez más los conocimientos en este campo de los jóvenes españolas se sitúan por debajo de la media de la OCDE.

En BBVA, somos conscientes de la importancia que tiene esta cuestión para el bienestar de las personas. Este compromiso con la educación financiera se traduce en una inversión de 73 millones de euros en programas de educación financiera que, desde 2008, ha beneficiado a más de 11 millones de personas y pymes. Además trabajamos acompañados por las principales organizaciones e instituciones de referencia mundial en educación e inclusión financiera a través del Centro para la Educación y Capacidades Financieras con el objetivo de poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era.

Otras historias interesantes