Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación Act. 08 sep 2018

La OCDE nos sigue recomendando hablar con nuestros hijos de dinero por su bien

Hace unas semanas, señalamos la importancia de tratar asuntos de dinero (ingresos, gastos, bancos, inversiones,…) con nuestros hijos, dados los datos del programa PISA Educación Financiera 2012 que elabora la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El pasado 24 de mayo, la OCDE presentó un cuarto volumen focalizado en los resultados obtenidos en PISA Educación Financiera 2015. Una de las secciones, centra su análisis en relacionar las notas obtenidas en la prueba de educación financiera de PISA con si los estudiantes de 15 años tratan sobre asuntos de dinero con familiares adultos y con amigos.

Un primer gran mensaje de esta relación se puede apreciar de forma muy ilustrativa en la siguiente figura:

Como en otras circunstancias de la vida, la virtud se encuentra en el punto medio. Esta aproximación de espíritu aristotélico parece reflejarse también en los resultados que aparecen en la Figura 1. Los estudiantes que tratan asuntos de dinero con sus familiares adultos de forma semanal o mensual, obtienen resultados por encima de la media.

Los estudiantes que tratan una o dos veces al mes de temas de dinero con familiares adultos consiguen en media obtener más de 30 puntos más en la prueba de PISA que aquellos que nunca o casi nunca los tratan. La diferencia se sitúa en 35 puntos si se compara con la frecuencia semanal. En cambio un trato diario o casi diario lleva a una puntuación por debajo de la media obtenida para el conjunto de países de la OCDE.

El resultado para el caso de España va en la misma dirección desde un punto de vista cualitativo, aunque las diferencias son algo más reducidas: la diferencia máxima entre los estudiantes que apenas tratan temas de dinero y aquellos que lo tratan de forma semanal asciende a 13 puntos.

¿Es mejor hablar más con los amigos que con la familia sobre dinero?

Al realizar la comparativa entre tratar con amigos o familiares adultos, la OCDE encuentra otra relación interesante: una mayor frecuencia en el trato con familiares adultos que con amigos está relacionada con resultados por encima de la media en la prueba de PISA. Si el trato es similar entre ambos interlocutores, los resultados se sitúan cerca de la media, y si se trata más con los amigos, los resultados quedan por debajo de la media.

Según se puede apreciar la Figura 2, los estudiantes que tratan de dinero con mayor frecuencia con familiares que con amigos tienen en media 50 puntos más que aquellos compañeros que muestran la relación inversa.

En el caso de España, las cifras muestran un comportamiento muy parecido, y la diferencia entre los estudiantes que hablan más con sus familiares frente al grupo que habla más con sus amigos se sitúa en los 46 puntos, en línea con la media de países.

Una posible explicación se centra en la fuente de conocimientos. El estudiante dispone de dos fuentes primarias disponibles: familiares adultos y amigos. De estos dos grupos de agentes, los primeros disponen en general de mayor experiencia en temas financieros y económicos que los segundos, que disponen en media de una capacidad similar a la de los interlocutores.

Estos resultados parecen servir de señal para incidir en la conveniencia de una comunicación confiada con nuestros hijos sobre asuntos de dinero para mejorar su formación en este aspecto de la vida. La frecuencia debe ser tal que pueda generar un canal de comunicación fluido sobre estos temas, pero debemos convertirlo en algo continuo y obsesivo.

En el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA encontrarás toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Otras historias interesantes