Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech Act. 23 nov 2017

Los servicios financieros del futuro serán 'open source' y en tiempo real

Chris Skinner clausura el principal encuentro ‘fintech’ de América Latina con un pronóstico: los servicios financieros del futuro serán ‘open source’ y en tiempo real o simplemente no serán.

“Muchos ejecutivos (de banca) no creen que lo digital sea crucial para sus entidades y hablan de una evolución, cuando en realidad estamos frente a una revolución”, advertía Chris Skinner, uno de los principales expertos mundiales de fintech, durante la última jornada del cl@b 2017.

Pero la advertencia no llegaba hasta allí. Con cifras en mano, Skinner afirmaba que solo un 6% de los miembros de un consejo de administración (de banca) tenía experiencia tecnológica y que cuatro de cada cinco entidades solo contaba con una persona con ese conocimiento. Las entidades financieras tienen que tener un equipo que piense en digital, añadía. “Un consejo de administración no tiene que ser completamente experto en tecnología. La diversidad en el consejo es lo que mejor permite entender el mundo en el que vivimos”.

Para Skinner, la transformación digital en la que está inmersa la banca —y otros sectores— incluye a todo el mundo y no está restringida a grupos específicos. Como ejemplos, mencionó algunos países de África donde una de cada tres personas utiliza su teléfono móvil (básico, no ‘smartphone’) para realizar transferencias.

Chris-Skinner-Miami-cl@b-BBVA

El experto en 'fintech', Chris Skinner, durante el evento en Miami.

A mayor escala, esta transformación es el mejor ejemplo de una nueva era de inclusión: Ant Financial, el gigante chino, ya tiene 450 millones de clientes en ese país y busca llegar a 2.500 millones de personas en 2025 gracias a su expansión internacional. Skinner recordó que apps como Alipay y Wechat en China ya mueven 5.500 trillones de dólares anuales, frente a los 110.000 millones de dólares de EE.UU. en actividad con tarjetas. “China no tenía tarjetas y ahora con un código QR Ant Financial se ha convertido en un marketplace que está dirigiendo la economía”, dijo.

En este sentido, el experto insistió en que la banca no puede seguir usando las estructuras heredadas de la era industrial en su actividad. “Hay muchas entidades que intentan imponer sus productos y servicios a través de sus canales de distribución”, sin preguntarse si sus clientes los han pedido o los necesitan, argumentó. “La era digital exige abandonar y/o transformar” los productos y servicios financieros que no han sido capaces de dar el salto tecnológico. Un buen ejemplo, el uso de cheques, un producto de alto coste y poco inmediato para la era actual.

Colaborar, colaborar, colaborar

Según Skinner, la gran diferencia entre las entidades financieras y las firmas ‘fintech’ es que estas últimas hacen una cosa muy bien (por ejemplo pagos, KYC, etc.), mientras que los bancos intentan hacer muchas cosas bien, pero en ninguna logran los niveles de las ‘startups’ ‘fintech’.

La era digital no consiste en adaptar los productos tradicionales a los nuevos canales, sino que se trata de revolucionar los productos y servicios actuales aprovechando las capacidades que aporta la tecnología. “Las ‘startups’ ‘fintech’ han revolucionado la experiencia de cliente (UX), ofreciendo un nivel de simplificación y personalización hasta ahora desconocidos”, recordó.

Por eso, la colaboración con las firmas ‘fintech’ tiene que estar en el centro de la actividad de las entidades financieras, afirma. “El ‘fintech’ afecta todas las áreas financieras. Las APIs buenas desarrolladas por otros hay que integrarlas en el negocio, y así ofrecer servicios mejores y más rápidos. Los bancos ya no tienen que desarrollarlo todo. El que no entienda esto se quedará fuera de la revolución digital, una revolución joven, con 10-15 años de vida”, afirmó el experto.

Chris-Skinner-BBVA-Miami-cl@b

El analista frente al público de cl@b 2017.

Skinner estima que en un mundo cada vez más conectado, las plataformas o ‘marketplaces’ serán la base en la que operarán los usuarios de servicios bancarios, como lo hacen actualmente Airbnb o Uber. Los servicios financieros del futuro serán ‘open source’ y en tiempo real o simplemente no serán, pronostica. De esta forma, las entidades financieras actuarán con un “curator” (en un museo) de los numerosos partners que tenga un ‘marketplace’. El banco encontrará los productos en las diversas plataformas y se los ofrecerá al cliente. El papel de las entidades será soportar esas estructuras para que otros la utilicen. El desafío para los bancos será contar con las APIs para participar de esa nueva realidad.

Una cuestión de confianza

Skinner recordó que las grandes entidades cuentan con millones de clientes y gestionan miles de millones por la confianza que tienen las personas en ellas y porque están debidamente reguladas. “Está comprobado que el cliente no se cambia tan rápido y solo lo hará si ve valor en ello”, sostuvo.

Esta misma confianza —recalcó— es crucial para las divisas virtuales. Para que un moneda funcione y sea aceptada por todos, tiene que estar autorizada por un gobierno. “Las criptomonedas podrán evolucionar y revolucionar, pero primero han de minimizar los riesgos y defenderse de los ciberdelincuentes”, vaticinó. Skinner, sin embargo, predijo un futuro más incierto para el efectivo. “Creo que desaparecerá. El efectivo es lo más difícil de rastrear, ya son muchos los países que aspiran a vivir sin efectivo, entre ellos Turquía en 2023 y algunas estimaciones hablan de una sociedad ‘cashless’ en 2040. El dinero poco a poco se ha ido convirtiendo en un objeto invisible, que no se ve, al final lo que intercambiaremos serán datos”, sentenció.

El pasado, presente y futuro del dinero, la banca y las finanzas es el tema tratado en el capítulo escrito por Chris Skinner en libro El próximo paso. La vida exponencial, que se puede descargar gratuitamente en la web del proyecto OpenMind de BBVA.

Otras historias interesantes