Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Consejos para ahorrar en la factura de la luz

El coste de la energía eléctrica es muy importante para la economía doméstica, debido a que la electricidad es la única vía para que muchos aparatos y electrodomésticos funcionen en casa. Por ello, es importante tener presente que es posible abaratar la factura eléctrica poniendo en práctica algunas acciones que están al alcance de todos.

Para comenzar a ahorrar en la factura de la luz es fundamental saber qué potencia eléctrica hay contratada. Se trata del máximo de electricidad que se puede consumir en el hogar de forma simultánea. Normalmente, para una vivienda de tamaño medio, alrededor de 4,6 kW es suficiente, aunque dependerá del número de aparatos electrónicos, como la televisión, el ordenador o el lavaplatos, que se suelen utilizar generalmente al mismo tiempo. Al tratarse de un coste fijo, cuanto mayor sea la potencia que tengamos contratada, más elevada será la cuantía del recibo de la luz, independientemente de si se consume o no. Realizando una aproximación del número de dispositivos que se conectan a la vez en un día normal, será posible estimar la potencia máxima que es necesaria para el hogar y, en virtud de ello, contactar con la compañía eléctrica y modificarla.

Este no es el único motivo por el que tenemos que revisar nuestra factura de la luz. De hecho, es igual de importante saber qué tipo de tarifa tenemos contratada dentro de las dos principales que existen: sin discriminación horaria o con discriminación horaria. En esta última, el precio de la electricidad será menor durante una serie de horas (denominadas horas valle) y mayor durante las horas punta. Conociendo las horas de máximo uso eléctrico por parte de nuestra familia será posible valorar si compensa apostar por una tarifa con horas valle. También es fundamental que revisemos si, además de esta tarifa, tenemos vinculado al contrato alguna clase de servicio adicional que incremente el importe final, como, por ejemplo, el mantenimiento de la instalación. A la larga, supondrá estar pagando una cantidad relevante de dinero.

En cualquier caso, es importante conocer que en internet existen multitud de comparadores de tarifas de luz, de modo que cualquier usuario, de manera gratuita, puede encontrar aquella que mejor se adapte, por precio y por servicios, a sus necesidades.

'Podcast': Pagar menos en la factura de la luz es fácil con estos consejos

00:00 06:24

Recomendaciones en el día a día

Cualquier aparato que se encuentre en 'stand-by' estará apagado pero en funcionamiento, es decir, que cuando le damos al botón rojo del televisor, por ejemplo, en realidad, sigue consumiendo, aunque sea una pequeña cantidad de energía. Por ello, cuando dejamos de usar un aparato y no tenemos previsto volver a él hasta dentro de, al menos, varias horas, lo mejor es dejarlo completamente apagado. Lo mismo ocurre con algunos objetos que se enchufan a la corriente pero que no tienen que dar señal alguna de que están activos, como los cargadores de los teléfonos móviles. Dejar el cargador conectado a un enchufe aunque no esté puesto un teléfono también gasta electricidad.

Por otro lado, en la cocina es posible reducir sensiblemente la factura de la luz implementando una serie de pequeños cambios y, sobre todo, con cierta disciplina. En el caso del lavavajillas o de la lavadora, utilizar los programas de lavado eco y con temperaturas bajas reduce mucho el consumo final, aunque eso signifique que tarden algo más de lo habitual en completar sus tareas. En relación al frigorífico, ajustar la temperatura a unos 5º centígrados produce el consumo más económico. Además, si se evita la acumulación de hielo, el gasto eléctrico también se reducirá drásticamente.

Es importante recordar también que los electrodomésticos modernos poseen una etiqueta vinculada a la eficiencia energética del aparato. Esto significa que, a largo plazo, se rentabiliza el desembolso económico realizado para adquirirlos, ya que su consumo de electricidad mensual es sensiblemente menor que en el caso de los aparatos antiguos. Existen  diferentes niveles y grados en relación a la etiqueta energética, por lo que es conveniente revisar en detalle esto antes de decantarse en la tienda por un electrodoméstico. Es importante tener siempre en cuenta que aquellos con etiqueta A+++ son los más eficientes en el consumo eléctrico.

Iluminación y calefacción

Es posible que al ir a comprar una bombilla sorprenda que las de bajo consumo son bastante más caras que el resto. Pero es importante tener presente que, de media, su vida útil puede triplicar a la de cualquier bombilla incandescente. En este sentido, cambiar la iluminación halógena por bombillas LED también supone, a la larga, un ahorro notable en lo que se pagará al año por la electricidad. Además, si se instalan interruptores divididos en las diferentes habitaciones, se evitará tener que alumbrar toda una estancia si solo se va a estar en una parte.

En cuanto a la calefacción, existen sistemas de bomba de calor con etiquetas A+++ que, junto con un buen aislamiento térmico de la vivienda, pueden contribuir a la reducción del consumo energético.

Otras historias interesantes