Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

En el inmenso océano de la basura, el plástico es el rey

BBVA-plastico-oceanos-mares-sostenibilidad-contaminacion

Más de 12 millones de artículos diferentes llegan al mar en forma de basura. El 50 % son plásticos entre los que hay, sobre todo, envases de comida, bolsas de usar y tirar, botellas, pajitas y bastoncillos. Una de las fuentes principales de entrada son los ríos.

Si alguna vez vas a la playa a pasar el día y llevas en tu mochila cubiertos o menaje desechable para disfrutar de un picnic, no apartes la vista de ellos hasta que te asegure de que acaban en el contenedor apropiado. Un tenedor o un vaso de plástico que en un momento de descuido acabe en el agua se acabará convirtiendo en un tipo de basura de la que más daño hace al ecosistema, porque no solo es uno de los tipos de plástico más abundante que flota en el agua del mar, es que además, es muy difícil que desaparezca por sí solo. Concretamente, unos 400 años.

La basura campa a sus anchas por los océanos de nuestro planeta. Cada año se producen más de 400 millones de toneladas de plástico en el mundo y solo un 9 % se recicla, según la ONU. Un 80 % aproximadamente de los desechos que llegan al mar son plásticos. El plástico es, sin duda, el rey de los desperdicios. Los príncipes serían el metal, el vidrio, los tejidos, el papel y la madera. Pero la madera procesada, no la que pueda haberse desprendido por accidente de un barco, por ejemplo. Nos referimos a madera procedente de muebles. Sí, en mitad del océano.

Los residuos plásticos que se llevan la palma en cantidad son los que proceden de actividades de consumo al aire libre, especialmente los relacionados con la alimentación como vasos y cubiertos, bolsas de ‘snacks’ o bolsas de plástico convencionales (de varios usos) y cualquier tipo de envase de comida. Constituyen la mitad de los objetos encontrados.

Cuanta más costa, más basura

Andrés Cozar Cabañas es catedrático del departamento de Biología de la Universidad de Cádiz (España) y lleva años investigando sobre la basura que llega al mar: “La cantidad tiene mucho que ver con el tamaño de los países. Cuanta más costa tengan y más población, más residuos acaban en el mar. También depende de la normativa al respecto que tengan los diferentes países. En los mapas con los que trabajamos vemos como hay mucha basura que entra desde los ríos y eso ocurre en zonas muy desarrolladas como Bélgica, Holanda, Reino Unido… El noroeste de Europa en general. Eso significa que en países donde el nivel de gestión es alto no son capaces de contener el vertido de basura al mar”. El experto añade que estos países son los que más plástico consumen y otros como Turquía son los grandes receptores del excedente que tienen otros países.

BBVA-plastico-oceanos-mares-contaminacion-sostenibilidad-cuidado-planeta

Cozar es coordinador del estudio que ha contado con el apoyo de la Ayuda a Equipos de Investigación de la Fundación BBVA y que habla de las altas concentraciones de desechos plásticos flotantes en áreas remotas del océano como el Ártico, un auténtico callejón sin salida para este tipo de residuo.

Las cifras son devastadoras. Según la ONU, se calcula que para 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos. Por eso, es momento de replantearse ciertos hábitos.

Cózar, que fue uno de los más de 400 investigadores internacionales que, entre diciembre de 2010 y julio de 2011, se embarcaron en los buques Hespérides y Sarmiento de Gamboa para evaluar el impacto del cambio global sobre los mares del planeta y estudiar la biodiversidad del océano profundo, habla del proyecto The Ocean Cleanup. El nuevo dispositivo diseñado por esta organización sin ánimo de lucro con sedes en Países Bajos y EE. UU. tiene como objetivo abordar los 1.000 ríos más contaminados, responsables de aproximadamente el 80 % de la contaminación plástica oceánica antes de finales de 2025. Este recolector de basura en forma de barco podría mejorar mucho la situación de las aguas del planeta “pero cada uno de estos barcos, llamados también ‘interceptores’, valen 800.000 euros”. “Lo cierto es que para recoger la basura que no flota”, añade, “hay estructuras hidráulicas naturales que hacen de trampa”.

Fuentes de entrada al mar

Entre las principales fuentes de entrada al mar de los plásticos y basuras están los ríos, como se ha comentado, pero esto puede ser también algo positivo si tenemos en cuenta que el hecho de que la basura sea canalizada así facilita su recolección. Pero también está la entrada a través de la población costera “y otra muy grande, que es a través de fuentes marinas, es decir, lo que los barcos generan y que tiran al mar sin ningún control, porque en alta mar el control no existe. Esta última fuente supone el 22 % del total”, explica Cozar. Para hacernos una idea, el hilo de pesca tarda unos 600 años en desaparecer, además del peligro que supone para la fauna marina.

BBVA-plastico-oceanos-mares-sostenibilidad-contaminacion

Según el Marine Litter Lab (MALUCA), dependiente del Departamento de Biología de la Universidad de Cádiz, se han clasificado más de 12 millones de artículos diferentes que llegan al mar. El 50% son plásticos entre los que hay, sobre todo, envases de comida, bolsas de usar y tirar, botellas y envoltorios de comida, pajitas y bastoncillos.

Sin embargo, los plásticos que encontramos en la superficie son solo la punta del iceberg y representan menos del 15 % del total. Se han encontrado plásticos a 10.000 metros de profundidad, según datos de Greenpeace. Entre un 21 % y 54 % de todas las partículas de microplásticos del mundo se encuentran en la cuenca del Mediterráneo. Cada año, más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos mueren como consecuencia de todos los plásticos que llegan al mar.

Otras historias interesantes