Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Herbicidas ecológicos, la naturaleza se cura a sí misma

herbicida-ecologico-plagas-campo-cultivos-tractor-agricultura-sostenibilidad

Estos productos se basan en compuestos orgánicos, biodegradables y depredadores de patógenos y plagas. Los herbicidas ecológicos son básicos en la agricultura sostenible y ayudan a sanar el medioambiente con las propias armas de la naturaleza.

El calentamiento global vuelve incierto el futuro. O no del todo, porque esa misma amenaza hace de la descarbonización y la protección medioambiental dos apuestas obligadas, cuya certeza avala el consenso científico, para moderar las consecuencias de esa amenaza.

Esto explica el peso que en pocos años ha ganado la agricultura ecológica, la que aprovecha los recursos naturales para producir alimentos sin dañar el ecosistema. Sus posibilidades son enormes. Según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), este modelo de producción agrícola sería suficiente para alimentar a la población de todo el planeta en 2050. En otras palabras, sería factible su salto a una aplicación masiva.

Fertilidad saludable

Para lograr uno de sus objetivos prioritarios, como es potenciar la fertilidad y la salud de los suelos, evita el uso de insecticidas, fungicidas y herbicidas químicos, y promueve su sustitución por herbicidas ecológicos que no incluyen sustancias sintéticas y potencialmente contaminantes en su fórmula.

“El agricultor ecológico no usa abonos químicos de síntesis sino que elabora sus propios fertilizantes orgánicos. Cuando aparecen plagas, las combate con predadores naturales o productos poco tóxicos: aceite de neem, aceites vegetales, microrganismos como Bacillus thuringiensis o fungicidas como el azufre y el cobre”, explican Hortensia Lemaître y José T. Gállego en su libro ‘Cómo cultivar una lechuga y comer sano’.

Asociaciones ecologistas como Greenpeace coinciden en que las sustancias químicas de los plaguicidas son peligrosas para la salud humana y planetaria. Y señalan que es propio de la agricultura industrial el uso intenso de herbicidas, fungicidas e insecticidas de ese tipo. “Se puede aumentar la fertilidad del suelo sin usar sustancias químicas. Los herbicidas más naturales que no son químicos se degradan poco a poco. Merece la pena apostar por sistemas que, a la larga, van a salir menos caros y por métodos menos corrosivos para el medioambiente”, argumenta Greenpeace.

herbicida-ecologico-plagas-campo-cultivos-tractor-agricultura-sostenibilidad

Fórmulas biodegradables

Ahí reside la principal característica de cualquier herbicida ecológico: sus únicos principios activos son orgánicos y su composición veta las sustancias químicas. La mayoría de los fertilizantes ecológicos se elabora a partir de aceites esenciales, aceites minerales y diversos aditivos que se degradan en sustancias minerales no contaminantes, de acuerdo con las recomendaciones de Greenpeace. Algunos productos también integran componentes derivados de hierbas y árboles como el eucalipto, así como ácido acético en diferentes concentraciones.

Para llevar a cabo con éxito la conversión ecológica de una explotación agraria o ganadera, es necesario adaptar todos los procesos de cultivo para minimizar la contaminación y los impactos negativos sobre el medioambiente o la biodiversidad. Incluida la elección de los fertilizantes y herbicidas mejor adaptados a las características concretas del suelo y los cultivos donde van a emplearse. Además del efecto benéfico para las plantaciones, aportan otros como la contribución a frenar la deforestación, lo que implica conservar la capacidad natural de captación de CO2.

Por lo general, los abonos químicos usados en los cultivos convencionales son en su mayoría más baratos que los permitidos en la agricultura ecológica. También es más económica su forma de aplicación, ya que suele hacerse mediante métodos mecánicos de bajo coste. Por el contrario, la mayor parte de los fertilizantes ecológicos requiere el empleo de mano de obra adicional y una maquinaria específica como remolques o esparcidores, por lo que sus costes se incrementan.
“Ahora bien, se han dado numerosos casos de explotaciones ecológicas en las que se aplican fertilizantes en cantidades muy pequeñas, lo que provoca que los costes de esta labor sean muy parecidos e incluso menores que los de los cultivos convencionales”, sostiene un grupo de expertos del Centro de Investigación y Formación en Agricultura Ecológica y Desarrollo Rural (CIFAED) de Granada.

Más beneficios, menos esfuerzo

En su opinión, es posible mejorar los rendimientos y reducir gastos mediante un mayor acoplamiento de la agricultura al territorio en el que se encuentra. ¿Cómo? Mediante “el uso de compost de residuos vegetales y animales (con recursos locales), el incremento de la biodiversidad funcional (setos, plantas silvestres, asociaciones y rotaciones de cultivos...), el empleo de abonos verdes y cubiertas vegetales temporales (en aquellos cultivos que lo permitan) o introducir ganado para el control de estas últimas y de la flora arvense [malas hierbas]”. Según estos expertos, dichas estrategias implican un pequeño esfuerzo inversor en comparación con sus beneficios potenciales, como reducir los tratamientos contra plagas y enfermedades, el ahorro en fertilizantes o la disminución de los costes de control de hierbas, entre otros.

herbicida-ecologico-plagas-campo-cultivos-tractor-agricultura-sostenibilidad

Los herbicidas ecológicos pueden aportar aún más ventajas. Según la Sociedad Española de Agricultura Ecológica/Agroecología (SEAE), estudios a largo plazo (20 años) han registrado hasta un 75 % menos de pérdida de suelos por erosión en las explotaciones ecológicas. En este tipo de cultivos, también contribuyen a conservar las reservas hídricas y ahorrar consumo de agua, ya que los campos pueden requerir menos riego. Además, al limitar o eliminar el uso de químicos de síntesis, ayudan a reducir la contaminación de los acuíferos. Asimismo, favorecen la biodiversidad y contribuyen a disminuir la emisión de gases como el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O).

Como el uso de herbicidas ecológicos precisa de más mano de obra, fomentan el empleo y el emprendimiento rural, lo que a su vez puede traducirse en mantener población rural. Además, según la SEAE, la agricultura ecológica, al no depender de pesticidas y fertilizantes sintéticos, puede reducir hasta un 15% el consumo de energía. Sin olvidar que el agricultor que apuesta por los herbicidas ecológicos está menos expuesto a sustancias químicas, es decir, asume menos riesgos sanitarios. Igualmente, puede obtener sellos de agricultura ecológica para sus productos que aporten valor añadido, le abran las puertas de nuevos mercados y tipos de consumidores que demandan productos alimentarios más naturales y libres de sustancias químicas.

De acuerdo con el informe 'The World of Organic Agriculture' del Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL) e IFOAM – Organics International, en 2019, más de 72 millones de hectáreas en el mundo se dedicaban a la producción ecológica, un 1,6% más que al año anterior. Argentina y España se sitúan en segundo y tercer lugar respectivamente en número de hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica, y Bolivia y México se cuentan entre las naciones donde más crecieron los cultivos orgánicos en ese periodo. Según la asociación Ecovalia, la demanda de alimentos cultivados de forma sostenible crece a escala global. En España, por ejemplo, el gasto en este tipo de productos aumentó un 11% en 2019.

Domésticos y de despensa

A la creciente industria de los herbicidas ecológicos se suma la producción casera a partir de productos tan cotidianos como el alcohol, la sal o el vinagre. Este último ingrediente, por ejemplo, contiene una concentración del 5% de ácido acético, suficiente para eliminar algunas clases de plantas nocivas.

De hecho, se comercializan vinagres para su uso en huertos y jardines que alcanzan una concentración de hasta un 30%. No obstante, un herbicida ecológico casero no es útil en determinadas plantaciones industriales como las de caña de azúcar, té, café, tabaco o caucho. En estos casos, la FAO recomienda el uso de herbicidas selectivos para controlar las malezas.

herbicida-ecologico-plagas-campo-cultivos-tractor-agricultura-sostenibilidad

En la Unión Europea, son claras las normas que regulan la producción ecológica. Por ejemplo, limitan el uso de fertilizantes artificiales (como los minerales nitrogenados), herbicidas y plaguicidas para proteger a largo plazo la fertilidad del suelo, además de la fauna y la flora autóctonas.

Ecología en el laboratorio

Más allá de los remedios caseros, la inversión en I+D+i potencia el sector de los herbicidas ecológicos con innovaciones como la síntesis de un compuesto biodegradable y con capacidad herbicida, insecticida, fungicida y bactericida denominado D-DIBOA. En este proceso biotecnológico se emplea la bacteria ‘Escherichia coli’, que mediante una modificación genética genera una cepa capaz de producir D-DIBOA como un rendimiento total, de hasta el 100% frente al 70% de la alternativa química.

Este tipo de desarrollo se enmarca en la llamada química verde, aliada de la sostenibilidad medioambiental gracias a organismos vivos como hongos, bacterias, insectos, líquenes y plantas que proporcionan compuestos bioactivos naturales para combatir a los patógenos de cultivos. En este sentido, para el salto a gran escala de los herbicidas orgánicos se trabaja en la alelopatía: la influencia directa de un compuesto químico liberado por una planta sobre el desarrollo y el crecimiento de otra planta. Un proceso natural al servicio de la supervivencia humana.

Otras historias interesantes