Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Nóminas 17 ago 2016

Adelantos de nómina: todo lo que debes saber sobre los anticipos

Un anticipo de nómina es un préstamo que nos hace la entidad financiera directamente vinculado a nuestra nómina (que dependerá de nuestro salario bruto). Aunque podemos asemejarlos a los créditos, la verdad es que difieren bastante en aspectos como los tipos de interés y comisión, su uso y plazo de devolución. Además, es un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores

¿Qué es un anticipo de nómina?

Suelen ser préstamos a corto plazo que normalmente tienen que amortizarse entre tres y seis meses. Respecto a la cuantía, por norma general, el importe anticipado no puede superar el valor de como máximo tres nóminas sumadas.

Solicitar un adelanto de nómina a nuestra entidad financiera es un instrumento bancario que nos permite obtener liquidez de la nómina de manera anticipada, de forma equivalente a la concesión de un crédito. Sin embargo, a diferencia de estos, no suelen tener ningún tipo de comisión o interés.

Como veis, podemos pedirle que nos adelante una, dos o incluso tres. En cuanto a su plazo de devolución, debemos devolverlo en un plazo fijado previamente de naturaleza corta (no superior a 3 o 6 meses).

En general, las condiciones suelen ser muy favorecedoras en cuanto a que obtendremos un extra de liquidez de forma muy rápida, con un interés del 0% si no nos retrasamos con el pago (de lo contrario, aplicarán intereses de demora parecidos a los de un crédito al consumo) y sin comisiones (tanto de cancelación total como de amortización parcial).

No debemos hacernos un lío con otra terminología muy parecida. Por ejemplo, de los préstamos nómina y los créditos nómina, que, aunque pueden parecer iguales, dista mucho de la realidad ya que prestan cuantías más elevadas con un plazo de devolución más alto y, por ende, con un interés superior. Lo mejor es fijarse en las condiciones para no caer en decisiones equívocas.

Condiciones para solicitar un anticipo de nómina

Es requisito imprescindible tener domiciliada la nómina en la entidad a la que vayamos pedirle el anticipo. Además, cada entidad puede fijar otro tipo de condiciones que considere oportunas, tales como haber domiciliado ya varias nóminas, tener un tipo de contrato determinado, etc.

Aunque las posibilidades de que nos anticipen una o varias nóminas en nuestra entidad son muy amplias, no pensemos que por el hecho de tener una cuenta nómina en la que se ofrezca este servicio lo vamos a obtener. Si tenemos un historial crediticio de deudas y más deudas, no se nos concederá. Como siempre se hace, antes de la concesión se realiza un estudio o valoración.

¿Cuándo solicitarlo?

Este instrumento bancario es una buena opción para aquellas personas que dispongan mensualmente de un ingreso por el trabajo prestado y que tengan un problema puntual. Hay que resaltar puntual, ya que no es una solución para una situación problemática con visión a medio o largo plazo, ni un medio de financiación habitual, ya que no puede solicitarse muy a menudo.

En muchas ocasiones, la única diferencia con el pago de nuestra nómina es el día en el que se realiza. Esto no debe suponer que se tome por hábito el anticipar todos los meses el cobro de la nómina a mediados de mes. O pedir tres o más anticipos de nómina de una sola vez repetidas veces.

Además, seguramente que si se toma por hábito esta práctica, o incluso el anticipo de más de una nómina, lo más seguro es que nuestra entidad nos ofrezca algún préstamo o crédito, o nos penalice con alguna comisión o interés que se haya especificado en el contrato si superamos un límite o un plazo.

Por todo ello, siempre que tengamos  que hacer uso de algún tipo de producto financiero, préstamo o solicitar alguna ayuda es aconsejable dar un repaso a nuestra planificación financiera. Puede que únicamente estemos pidiendo un adelanto de nómina por un imprevisto que ha sido totalmente incontrolable por nuestra parte. No obstante, ¿y si se podría haber evitado siendo un poco más precavido? Lo que hoy es un adelanto de nómina mañana puede convertirse en un préstamo con comisiones nada convincentes.

Una buena idea es intentar aumentar los ahorros poco a poco. Para ello, podemos elaborar un plan de ahorro y, sobre todo, intentar cumplirlo en el plazo que nos marcamos. Por ejemplo, si nos ponemos de meta ahorrar 2.000 euros en un año, podemos conseguirlo guardando 167 euros mes a mes. Sería un error querer aumentar el ahorro en muy poco tiempo.

Igualmente, para las deudas, lo ideal sería no destinar más del 40% de nuestros ingresos a pagar las deudas totales. Sea como fuere, lo más recomendable es hacer un estudio de tus finanzas. ¿Y si no te estás dando cuenta que estás derrochando 50 euros o más al mes y estás entorpeciendo tu ahorro? Nunca es tarde si la dicha es buena.

Otras historias interesantes