Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas

Finanzas

A la hora de solicitar un crédito debe tener en cuenta que la entidad a la que acude ha de evaluar el riesgo de la operación en base a una serie de factores. Para ello van a solicitarle aquellos documentos con los que puedan comprobar su endeudamiento previo, su solvencia, la capacidad de devolución del dinero prestado o las garantías que puede aportar, entre otros.

Actualmente, las competencias entre ofertas financieras generan unos suculentos tipos de interés para depósitos a plazo o cuentas remuneradas, dentro de lo que se ha denominado la guerra del pasivo entre entidades. Pero en la letra pequeña, la contratación de un depósito bancario exige, en casi todos los casos, la contratación de otro tipo de productos, normalmente como mínimo la apertura de una cuenta corriente asociada al depósito. Esta guerra del pasivo es positiva para el cliente, siempre y cuando las comisiones de los productos asociados sean inferiores a los intereses que nos reporta nuestro depósito.

En la primera parte de esta guía abordamos los fundamentos generales del mercado de derivados incluyendo algunas características de cómo opera el mercado. Ahora llega el momento de abordar los elementos que componen la operativa con derivados, tanto si son opciones o futuros, y los principales usos que se puede dar a estas herramientas financieras.

inversión startups dinero recurso

Los ahorradores están acostumbrados a saber con bastante transparencia la rentabilidad que van a obtener con un depósito bancario, por lo que también le van a exigir esa misma transparencia al producto financiero. Por otro lado, los depósitos están garantizados por el Estado a través del Fondo de Garantía de los Depósitos, con lo que hay otra condición que los ahorradores van a imponer a cualquier alternativa que se les proponga: la garantía.

Las pólizas de crédito son un instrumento de crédito prácticamente desconocido en el ámbito de las finanzas domésticas, pero muy utilizadas por las empresas. A pesar de ello, también pueden ser contratadas por personas físicas y convertirse en solución para ciertas necesidades financieras.