Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Big Data 02 jun 2016

La industria española 4.0, a la caza de talento

Más allá del mito o la leyenda, las empresas están en plena transformación digital. Y no solo para sobrevivir, sino también para competir. A través de tres ejemplos y dos instituciones, se analizan los nuevos retos de estas industrias 4.0.

La transformación digital de la industria española emerge. Las empresas buscan digitalizarse utilizando big data, machine learning o inteligencia artificial para ser competitivas, escalables y rentables. Dejando a un lado los avances tecnológicos, los expertos destacan que las personas no desaparecen, y que la transformación debe estar liderada por el talento.

Tecnología, colaboración y talento. Estos son los tres pilares de la Industria 4.0 para Pablo Oliete, presidente de la Industria de la Comisión Industria 4.0 de AMETIC. Así, Oliete la definió como “la adopción del Internet de las cosas en el proceso industrial gracias a la introducción masiva de sistemas ‘ciberfísicos’”.

Los objetos industriales conectados a sensores permiten anticipar problemas, predecir comportamientos o reaccionar en tiempo real al tener información actualizada aunque. Según el representante de AMETIC, la tecnología no es lo que va a garantizar el éxito de la Industria 4.0. “Se necesita liderazgo y personas que se impliquen porque el talento es el pilar más importante en la economía digital”, destacó.

La transformación en las empresas

En 2014 el volumen de facturación de las industrias 4.0 alcanzó los 2.575 millones de euros. Una cifra que aspira a llegar a los 14.500 millones de euros en 2024, según datos que se ofrecieron en el evento Vivir en un Mar de Datos (organizado por Fundación Telefónica).

“La nueva economía, producto de la revolución digital, acabará por mejorar fuertemente la productividad y por impulsar el crecimiento y el bienestar”, aseguró, en este sentido, el presidente de BBVA, Francisco González, en una tribuna publicada en El Mundo. En su opinión, “el proceso de ajuste no va a ser suave, y puede resultar penoso para muchas empresas y sectores”.

Es la esencia de la transformación digital que se está produciendo en todo el ámbito empresarial. González incidió en el que hecho de cómo están cambiando los clientes. “Demandan nuevos servicios y otras formas de acceder a ellos. Y centenares -o miles- de startups, de compañías de nueva creación, están ya atendiendo a esta necesidad”.

González apuntó, como otra de las claves de la nueva industria 4.0., el ahínco por poner al cliente en el centro, generando así una nueva y mejor experiencia de cliente. En el último lustro BBVA se está reforzando en este aspecto, fortaleciendo este tipo de estrategia y sumando el esfuerzo de startups con las que está trabajando.

También el discurso del Consejero Delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, en el marco del Money 20/20 Europe incidió en esta revolución digital: “BBVA tendrá un papel cada vez mayor en el ecosistema de la innovación gracias a nuestras iniciativas internas, las alianzas estratégicas con los jugadores fintech y la utilización de nuestra plataforma, mediante la construcción de APIs abiertas, como palanca de crecimiento”.

recurso MENTE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Y este es un paso­­ que se está dando en empresas de todos los sectores. De hecho, en muchos casos se está pasando del proceso artesanal, en el que nada estaba automatizado, a la digitalización completa. Este es así, por ejemplo, en el laboratorio farmacéutico Sesderma, en el que se plantearon dar el salto a la digitalización al ver que los clientes buscaban productos personalizados.

El punto en común de muchas de estas empresas está en poner en el centro de toda su estrategia a los clientes y preguntarse qué es lo que quiere. En el caso de Sesderma, vieron que los clientes “eran tecnológicos y querían tener la máxima información de los productos. También que los querían comprar ya y que los querían customizar. Teníamos que ser flexibles y ágiles”.

Por ello, el director de Operaciones de este laboratorio, Josep Vento, incidió en que la base de esta transformación digital en los sectores empresariales son las personas. “Hay que comunicarles a los trabajadores que tenemos que dar el salto a esa tecnología que nos permita tener una visión global de lo que pasa en nuestro negocio en tiempo real. Buscamos la interconexión total”.

En su opinión, el camino de la transformación es largo -en su caso cuatro años- aunque sin traumas pese a que en España la transformación digital cuesta. “Solo el 19% de los CEOs de las empresas lideran el cambio digital frente al 34% global”, recalcó en Vivir en un mar de datos.

La digitalización como acto de supervivencia

Las personas son también la pieza fundamental en la empresa burgalesa de robótica Asti. Rubén Martínez, responsable de Marketing y Comunicación, puntualizó que la digitalización de las industrias no es algo estratégico, aunque sí que es necesaria para la supervivencia.

En este caso, Asti ha saltado desde Madrigalejo del Monte a decenas de países. Por ejemplo, ha robotizado completamente una de las plantas de Nestlé en Estados Unidos. En ese camino, uno de los escollos ha sido la búsqueda de talento. “La tecnología ha llegado pero hace falta preparación y personas que quieran participar en ese proceso”.

Almudena Moreno, desarrolladora de negocio en Telefónica Open Future, apuntó, en este sentido, que “el 80% de los puestos de trabajo de los próximos años van a tener un componente tecnológico, se va a necesitar talento 4.0”.

¿Y dónde se encuentran a esas personas? Todos coinciden en que la universidad no es el lugar, ya que vive encerrada de espaldas a la realidad, en su mundo. De ahí que las empresas tengan que salir a buscar a ese talento. En este punto, concluyen, hay que reclamar más implicación política para conseguir el salto definitivo de la Industria 4.0.

Otras historias interesantes