Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Economía Circular 15 jul 2021

Empaque sostenible: ¿Por qué el cartón debería reemplazar al plástico?

La sostenibilidad ha comenzado a integrarse en cada aspecto de la vida. Uno de ellos es la industria de los envases y empaquetados de productos. Las empresas han tenido que adaptarse y cambiar las maneras de presentar sus productos en beneficio del ambiente y optar por opciones de packaging eco amigables, reutilizables y reciclables.

La industria de envases y embalajes debe cumplir con altos estándares de calidad ya que son los encargados de que se conserven los productos o recursos en óptimas condiciones hasta llegar a su destino final.

Sin embargo, muchos de estos empaques están elaborados a base de plástico y generan una cantidad importante de residuos que afectan al medio ambiente. Para ser precisos, al menos el 60% del total de residuos plásticos a nivel global procede de embalajes. 

Según las Naciones Unidas, desde el año pasado, por la pandemia, el uso de plásticos se ha disparado de manera asombrosa, no solo por los miles de millones de mascarillas, sino también de empaques de comida para llevar. El aumento ha sido tal que los sistemas de reciclaje han colapsado en algunos países.

Por ello, resulta necesario tomar medidas inmediatas que reviertan la situación ya que más del 70% del plástico terminará tirado en océanos y vertederos, y hasta un 12% será quemado causando contaminación y enfermedad en las zonas más vulnerables del planeta.

Opciones sostenibles

El impacto ambiental de los empaques está estrechamente relacionado con los siguientes factores: el material utilizado, el propósito para el que se utiliza, los requerimientos del cliente y si se puede reciclar o reutilizar de forma adecuada. Además, la producción de empaques requiere materias primas y energía. Todo ello es perjudicial para el medioambiente.

Lo ideal es que se invierta en una economía circular, es decir que para la fabricación se pueda aplicar la regla de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar. Por ejemplo, reemplazar los tradicionales envases de plástico por alternativas sostenibles.

Según el medio de noticias Expok, un empaque sostenible es aquel que se ha concebido desde su origen de manera responsable, diseñado para ser eficaz y seguro en todo su ciclo de vida, manufacturándose enteramente con energías renovables, y que una vez utilizado, se recicla de manera eficiente para proporcionar un recurso valioso para las generaciones posteriores.

Cartón vs plástico

Es aquí donde el cartón genera relevancia, pues es un material menos nocivo e incluso más económico que el plástico. Los envases de plástico daña la capa de ozono un 87% más que el cartón y, estos últimos, son hasta un 40% más económicos que los de plástico plegable, según un estudio de la Politécnica de Valencia.

Estas son algunas de las ventajas que podrían tomarse en cuenta al momento de apostar por este tipo de material:

  • Impacto Medioambiental: Mientras que el cartón es un material biodegradable, el plástico necesita decenios para descomponerse. La fabricación del cartón supone una reducción de hasta un 60% en las emisiones de CO2, es 100% reciclable y biodegradable; y necesita un 90% menos de agua y un 50% menos de electricidad para su elaboración.
  • Coste: El cartón es mucho más económico que el plástico.
  • Resistencia: El cartón reciclado no pierde durabilidad ni resistencia. Tras el reciclaje, no pierde calidad ni propiedades.
  • Almacenaje: El cartón permite apilarse y almacenarse de forma sencilla y en grandes cantidades.

Ejemplo de Natura Cosméticos

Muchas empresas actualmente están tomando en consideración lo mencionado anteriormente y están revolucionando sus formas de envasar y empacar sus productos. Un ejemplo de ello es Natura.

La empresa de cosméticos ha firmado, recientemente, un acuerdo con BBVA en Perú por un leasing sostenible por un monto de 1,4 millones de soles que será dedicado a la adquisición de maquinaria para la fabricación de empaques más eficientes en el consumo de residuos sólidos, reduciendo emisiones de CO2 a través de un nuevo modelo de embalaje que utiliza menos papel corrugado.

Así, los envases de Natura cumplirán con su premisa de unir estética y funcionalidad buscando generar el menor impacto ambiental posible.​ La empresa prioriza el uso de materiales reciclados post consumo y de origen renovable. Además, buscan desarrollar soluciones que faciliten el reciclaje y, a su vez, garanticen los derechos humanos de las familias involucradas.

Las compañías vinculadas al packaging están trabajando para ofrecer nuevas e innovadoras propuestas que coincidan con las tendencias y exigencias ambientales. Además, la sostenibilidad se está convirtiendo en una pieza clave para atraer consumidores y reforzar vínculos con los grupos de interés.

Otras historias interesantes