Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bienestar financiero Act. 23 feb 2017

Errores que se suelen cometer al vender una vivienda

Errores al anunciar la vivienda Si vamos a anunciar nosotros el piso, hemos de tener en cuenta que existen varias plataformas gratuitas, por lo que no tiene sentido alguno limitarnos a anunciarlo en sólo una. Cada plataforma o portal inmobiliario ofrece varias características, como número de fotos que permiten poner, vídeos o la geolocalización. Es importante conocerlas todas y aprovecharlas al máximo. Además, debemos de poner tantas fotos como nos permita la plataforma, explicando en cada una de ellas de qué parte de la casa se trata. También lo es no comprobar que la localización del inmueble está reflejada con fidelidad en el mapa. Cuanta más información demos, mejor será para el potencial comprador. Muchos compradores descartan los anuncios sin foto, con lo cual sin ellas estaremos perdiendo oportunidades. En caso de que optemos por carteles, algo con cada vez menos sentido, puesto que la gente prefiere internet, es importante ofrecer la máxima cantidad de información posible. Poner “piso, zona X, precio Y” es poco eficiente. No es lo mismo que sea interior o exterior, con o sin ascensor, que tenga garaje, piscina o el número de dormitorios y la superficie de los mismos.

Errores al enseñar la vivienda

Si queremos vender la vivienda, más vale que le guste a alguien que tenga la capacidad económica de hacerse con la misma. No sería la primera vez que una persona entra en una vivienda y huye de la misma al no encontrarse en condiciones óptimas de limpieza. Es un grave error que el contenido estropee la venta del continente. Lo primero es que los objetos que estén dentro y todas las fotos de los anuncios han de maximizar el espacio mostrado. La primera impresión es la más importante, por lo que debemos de controlar muy bien cuál es la primera foto que sale en la plataforma. Una mala fotografía es un fallo imperdonable. Las fotos y la vivienda deben de mostrar la máxima cantidad de luz posible, de modo que si es un piso interior no parezca pequeño y oscuro, aunque en el fondo lo sea. Encenderemos toda la iluminación posible y haremos las fotos con mucho cuidado. Si es necesario, se puede recurrir a un profesional de la fotografía de inmuebles para tomar las instantáneas. Las cortinas apartadas y las persianas levantadas con el objetivo de hacer la vivienda lo más atractiva posible. Antes de fotografiar o enseñar la vivienda, salvo que necesite ser reformada por completo por ser inhabitable, es necesario presentarla impecable. Debe de estar limpia y libre de olores, así como perfectamente ordenada. Además, es necesario efectuar algo de “home stagging”, existen empresas que se dedican a ello y su coste no es especialmente alto si se hace correctamente y se piensa en los retornos que tiene. No hacerlo mínimamente es un descuido que nos puede costar miles de euros. Para hacer “home stagging“, es imprescindible retirar todas las referencias personales, nuestro comprador ha de situarse en la vivienda como si fuera suya. Nuestro objetivo es que el comprador se sienta en la casa como si fuera suya, y se imagine sus efectos personales en la misma, algo que no podrá si la vivienda está llena de los nuestros. Por tanto, deben de apartarse las fotos familiares, piezas de arte demasiado particulares, etc. Las superficies limpias y despejadas. Los colores neutros. Las mascotas y sus accesorios también fuera. Otra cosa es poner flores frescas en buen estado, ya que son algo temporal que se puede retirar fácilmente si no son del agrado del comprador. Hay a quien esto le puede parecer una tontería, pero en el fondo obtendremos un mejor precio por parte del comprador que se guíe por su lado más emocional que del que se guíe por su lado más racional. Vender correctamente nuestra vivienda es algo fundamental, y dada la dura situación del mercado inmobiliario y de la economía, tendremos que hacerlo lo mejor que podamos para conseguir nuestro objetivo: liberar los recursos financieros bloqueados en esos muebles raíces y dedicarlos a otra cosa que veamos conveniente. Por su parte, para aquellos que estén en disposición de comprar una vivienda, les recomendamos que no se olviden de solicitar información sobre las condiciones que ofrece BBVA." >

Al vender tu piso o casa es importante no cometer errores. A pesar de la importancia que tienen este tipo de transacciones en nuestra vida, la verdad es que no tenemos ni idea de cómo llevarlas a cabo con garantía. No obstante, deberíamos prepararnos un poco porque seguramente sean las ventas más grandes, económicamente hablando, que hagamos en nuestra vida. Porque, una vez decidimos vender la casa y la ponemos en venta, estamos perdiendo el tiempo y el dinero hasta que se completa el proceso. Esa vivienda ya no nos sirve y estamos esperando a que alguien venga y saque los recursos financieros que están encerrados en ella para que podamos hacer con ellos lo que corresponda.

Errores económicos

El primer error que hay es no poner un precio adecuado. En cualquier portal inmobiliario, podemos encontrar viviendas que se venden a un precio absolutamente exagerado. A veces incluso por el doble de lo que de verdad sería su precio adecuado para las características de la casa y la zona.

Tenemos que tener en cuenta que el precio de la vivienda no es aquel que nosotros creamos, sino el máximo que seamos capaces de conseguir por parte de los compradores. Es importante hacer un listado de viviendas del barrio con características similares. Antes de poner precio, lo ideal sería conocer el precio de la vivienda por metro cuadrado y del barrio. A veces se ven viviendas valoradas en “8” con el argumento de que viviendas del barrio tienen un valor de “10”, sin pensar que tienen un 50% más de superficie.

El segundo error es no estar abiertos a la negociación. Muchos compradores necesitan conocer que psicológicamente han conseguido bajar el precio, aunque sea un 2% del valor del inmueble.

El tercer error es utilizar números redondos, o que simplemente estén por encima de otros. Por ejemplo, un comprador puede que liste las viviendas de valor igual o inferior a 100.000 euros al hacer un búsqueda, por lo que no tendría sentido alguno ponerle un precio de 102.000 euros. En cambio, a 99.000 euros parecerá más barata de lo que de verdad es, y la rebaja que hemos hecho es de apenas 3.000 euros.

Existen dos formas de vender una vivienda. La primera es hacerlo nosotros y la segunda confiar en un profesional inmobiliario. En este caso, sería mejor hablar con varios, entender cómo piensan hacer el trabajo, y dilucidar cuál de ellos nos parece más adecuado y nos da más confianza.

Errores al anunciar la vivienda

Si vamos a anunciar nosotros el piso, hemos de tener en cuenta que existen varias plataformas gratuitas, por lo que no tiene sentido alguno limitarnos a anunciarlo en sólo una. Cada plataforma o portal inmobiliario ofrece varias características, como número de fotos que permiten poner, vídeos o la geolocalización. Es importante conocerlas todas y aprovecharlas al máximo. Además, debemos de poner tantas fotos como nos permita la plataforma, explicando en cada una de ellas de qué parte de la casa se trata. También lo es no comprobar que la localización del inmueble está reflejada con fidelidad en el mapa. Cuanta más información demos, mejor será para el potencial comprador. Muchos compradores descartan los anuncios sin foto, con lo cual sin ellas estaremos perdiendo oportunidades.

En caso de que optemos por carteles, algo con cada vez menos sentido, puesto que la gente prefiere internet, es importante ofrecer la máxima cantidad de información posible. Poner “piso, zona X, precio Y” es poco eficiente. No es lo mismo que sea interior o exterior, con o sin ascensor, que tenga garaje, piscina o el número de dormitorios y la superficie de los mismos.

Errores al enseñar la vivienda

Si queremos vender la vivienda, más vale que le guste a alguien que tenga la capacidad económica de hacerse con la misma. No sería la primera vez que una persona entra en una vivienda y huye de la misma al no encontrarse en condiciones óptimas de limpieza. Es un grave error que el contenido estropee la venta del continente. Lo primero es que los objetos que estén dentro y todas las fotos de los anuncios han de maximizar el espacio mostrado. La primera impresión es la más importante, por lo que debemos de controlar muy bien cuál es la primera foto que sale en la plataforma.

Una mala fotografía es un fallo imperdonable. Las fotos y la vivienda deben de mostrar la máxima cantidad de luz posible, de modo que si es un piso interior no parezca pequeño y oscuro, aunque en el fondo lo sea. Encenderemos toda la iluminación posible y haremos las fotos con mucho cuidado. Si es necesario, se puede recurrir a un profesional de la fotografía de inmuebles para tomar las instantáneas. Las cortinas apartadas y las persianas levantadas con el objetivo de hacer la vivienda lo más atractiva posible.

Antes de fotografiar o enseñar la vivienda, salvo que necesite ser reformada por completo por ser inhabitable, es necesario presentarla impecable. Debe de estar limpia y libre de olores, así como perfectamente ordenada. Además, es necesario efectuar algo de “home stagging”, existen empresas que se dedican a ello y su coste no es especialmente alto si se hace correctamente y se piensa en los retornos que tiene. No hacerlo mínimamente es un descuido que nos puede costar miles de euros.

Para hacer “home stagging“, es imprescindible retirar todas las referencias personales, nuestro comprador ha de situarse en la vivienda como si fuera suya. Nuestro objetivo es que el comprador se sienta en la casa como si fuera suya, y se imagine sus efectos personales en la misma, algo que no podrá si la vivienda está llena de los nuestros. Por tanto, deben de apartarse las fotos familiares, piezas de arte demasiado particulares, etc. Las superficies limpias y despejadas. Los colores neutros. Las mascotas y sus accesorios también fuera. Otra cosa es poner flores frescas en buen estado, ya que son algo temporal que se puede retirar fácilmente si no son del agrado del comprador.

Hay a quien esto le puede parecer una tontería, pero en el fondo obtendremos un mejor precio por parte del comprador que se guíe por su lado más emocional que del que se guíe por su lado más racional. Vender correctamente nuestra vivienda es algo fundamental, y dada la dura situación del mercado inmobiliario y de la economía, tendremos que hacerlo lo mejor que podamos para conseguir nuestro objetivo: liberar los recursos financieros bloqueados en esos muebles raíces y dedicarlos a otra cosa que veamos conveniente.

Por su parte, para aquellos que estén en disposición de comprar una vivienda, les recomendamos que no se olviden de solicitar información sobre las condiciones que ofrece BBVA.

Otras historias interesantes