Los fondos de inversión son instituciones de inversión colectiva, que consisten en reunir fondos de distintos inversores, personas físicas o jurídicas para invertirlos en instrumentos financieros. La responsabilidad de la inversión recae sobre una sociedad administradora que puede ser un banco o una institución financiera acreditada para ello.

En definitiva, se trata de un patrimonio colectivo perteneciente a los partícipes del fondo y que está gestionado por una sociedad gestora y depositado en una entidad depositaria que puede coincidir o no con la sociedad gestora.

Los fondos de inversión son el instrumento preferido de los inversores para rentabilizar sus ahorros, ya que obtienen un número de participaciones que diariamente tienen un valor liquidativo que se obtiene de la división entre el patrimonio valorado y las participaciones del fondo en circulación.

Ventajas de los fondos de inversión frente a otros productos financieros

  • Los pequeños inversores pueden acceder por poco dinero a productos que están muy diversificados por la propia composición del fondo, lo cual disminuye el riesgo considerablemente.
  • Los fondos de inversión son un producto líquido. Los inversores pueden vender las participaciones en cualquier momento ademas de traspasar su inversión a otro fondo.
  • Son instrumentos perfectamente regulados. Así, el inversor sabe en que está invertido su dinero desde el primer momento, además existe la obligación de ofrecer información trimestral sobre la evolución del fondo.
  • Por último, están gestionados de manera profesional: la entidad gestora planifica y ejecuta la inversión para obtener los mejores resultados. Los costes de gestión se reparten entre los participantes lo que minora el impacto de estos coste.

Clasificación de los fondos de inversión

Igual te interesa…

El gasto público en educación en España ha disminuido más de un 12% desde 2009, según un estudio de la Fundación BBVA y el Ivie.

Los fondos de inversión se pueden clasificar por la naturaleza de los activos en los que invierte el fondo o por el tipo de gestión de estos. En función de la naturaleza de sus activos tendremos dos tipos:

  1. Fondos de inversión de carácter financiero, entre los que encontraríamos:
    • Fondos de Inversión Mobiliaria – FIM
    • Fondos de inversión en activos del mercado monetario – FIAMM
    • Fondos de inversión mobiliaria sobre fondos – FIMF
    • Fondtesoros
    • Fondos en activos financieros no cotizados
  2. Entre los fondos de inversión en activos no financieros podremos encontrar:
    • Fondos de inversión inmobiliaria – FII
    • Fondos de inversión en materias primas

Basándonos en el tipo de gestión de los fondos podremos encontrar cuatro tipos de fondos:

  1. Fondos de Gestión Activa
  2. Fondos de Gestión Pasiva
  3. Fondos multigestión
  4. Alternativa

Clasificación en función del reparto de beneficios

  • Fondo de inversión de reparto
  • Fondo de inversión de capitalización

Las comisiones

En los fondos de inversión se pueden encontrar hasta cuatro comisiones diferentes; dependiendo de estas, nuestra rentabilidad será mayor o menor.

  1. Comisión de Suscripción: es la que cobra la gestora a cada partícipe por invertir en el fondo.
  2. Comisión de Reembolso: es la que cobra la gestora en el momento en el que el titular vende parte o la totalidad de de las participaciones.
  3. Comisión de Depósito: obligatoria para todos los fondos, es la cantidad que cobra la entidad por la administración y custodia de los valores de la cartera.
  4. Comisión de Gestión: esta comisión la cobra la sociedad gestora por sus servicios. Puede establecerse en función del patrimonio, de los rendimientos o de ambas variables. Esta comisión afecta a la rentabilidad del fondo, pues si es alta el fondo, puede incluso perder patrimonio a largo plazo.

Las comisiones a aplicar no las pueden imponer las gestoras de los fondos a su libre albedrío, sino que existen unos límites que podéis consultar en el artículo 5 del Real Decreto 1082/2012.

Comunicación corporativa