Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Domótica en los hogares: "Siri, baja las persianas"

Domótica en las persianas del hogar

Instalar tecnología domótica en persianas, estores o toldos es una solución inteligente -y no muy costosa- para lograr la eficiencia energética en tu hogar. Lo más importante es que el control climático automatizado de los espacios se puede adaptar también a los modelos manuales tradicionales.

Instalar tecnología domótica en persianas, estores o toldos es una solución inteligente -y no muy costosa- para lograr la eficiencia energética en tu hogar. Lo más importante es que el control climático automatizado de los espacios se puede adaptar también a los modelos manuales tradicionales.

La temperatura ideal de un espacio es relativa, pero según las indicaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), lo recomendable es estar entre 20 y 21oC durante el día y los 15 a 17 oC por la noche. Este control climático no solo depende de poner en marcha la calefacción o encender el aire acondicionado, hay otros recursos para regularlo. Uno de ellos, barato y accesible, es automatizar las persianas, toldos o estores.

La instalación de soluciones de domótica e inmótica son habituales en casas y edificios. Lejos queda la idea de asociarlas únicamente a la comodidad de apagar las luces desde el sofá; ya está más que probado que automatizar sistemas donde vivimos o trabajamos no solo implica ahorrar, sino que es una aportación necesaria y sostenible para el cuidado del medioambiente.

La gran mayoría de proyectos nuevos se diseñan pensando en las necesidades de quien habitará el espacio, pero las soluciones domóticas también pueden integrarse en viviendas o edificios ya construidos y en elementos tan comunes como las persianas. Una vez más, la tecnología pone las cosas más fáciles para regular la temperatura y ganar en eficiencia energética.

¿Puedo automatizar cualquier tipo de persiana?

Los sistemas de instalación de domótica e inmótica se rigen por un estándar abierto mundial, presente en más de cien países, que facilita a los fabricantes e instaladores la elección de productos diferentes pero que comparten protocolo. Y, aunque la mejor opción es instalar de partida persianas automatizadas, es posible adaptar los modelos manuales con una instalación sencilla.

En primer lugar, hay que identificar si el tipo de persiana es de cuerda, cinta o manivela. En el caso de la primera, es imprescindible integrar un motor en la propia cuerda para poder automatizarla. Para las persianas de cinta o manivela se necesita un motor especializado y un interruptor.

Estos son los tipos de motores que cubren las tres adaptaciones:

  • Tubulares o motores eléctricos. Sin necesidad de hacer obra, se colocan en la parte superior de las ventanas conectados a la corriente eléctrica. Es importante calcular el peso de la persiana para que el motor tenga la fuerza suficiente para enrollarla.
  • Motores de cinta. Se instalan en el recogedor de la cinta sin alterar el montaje original de la persiana.
Domótica en las persianas del hogar

Depende de las estaciones

Domotizar las persianas permite controlar y optimizar la climatización e iluminación del espacio en todas las estaciones del año. Esta automatización puede regularse en función de la posición del sol, o instalando sensores asociados a la temperatura o a la luminosidad. Por ejemplo, en época de frío se programaría la bajada de la persiana cuando anochece para conservar el calor en el espacio durante la noche, y se planificaría la apertura en las mejores horas de sol para recoger esa fuente de calor natural. En verano, cuando el tiempo sube de 25oC, la persiana se puede cerrar automáticamente para mantener una temperatura confortable.

Y todo esto se gestiona desde un ‘smartphone’ cuando se completa la instalación con un módulo domótico o ‘hub’, usando el internet de la cosas para convertir un espacio analógico en un espacio inteligente.

Sostenibilidad y otros beneficios

Domotizar las persianas tiene beneficios generales como:

  • Ahorro energético que incluye minimizar gastos de consumo de luz, aire acondicionado o calefacción.
    Inversión baja y razonable en la instalación de los dispositivos.
  • Reaprovechamiento de las persianas tradicionales y una instalación rápida y fácil para automatizarlas.
    Aumento de la seguridad ya que se puede incluir un sistema antirrobo con el control de apertura desde el exterior y posible bloqueo desde el interior del espacio.
  • Mejoras para las personas con movilidad reducida.
  • Posibilidad de tener un control centralizado en aquellas superficies de gran extensión, como los edificios de oficinas, por ejemplo.
  • Incremento del valor estético y la comodidad.

Y, a todas estas ventajas, se añade el compromiso con el cuidado del planeta. Acciones sencillas como automatizar persianas, suman para hacer de viviendas, edificios y, en definitiva, de las ciudades, lugares más sostenibles.