Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Estas son las consecuencias del calentamiento global

La lista de fenómenos climáticos, económicos y sociales que ya desencadena el cambio climático es llamativa. Los estudios científicos más exhaustivos, como los de las Naciones Unidas, coinciden en que irán a mucho peor si la actividad humana no cambia de raíz para frenar el calentamiento global del planeta.

En enero de 2020, Martín Barreiro, físico, meteorólogo, oceanógrafo y climatólogo —uno de los responsables de las previsiones meteorológicas en Radiotelevisión Española (RTVE)—, acudió al foro #techYsostenibilidad, organizado por el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH). Alguien del público le pidió pruebas tangibles de que el calentamiento global fuese una realidad. "Las cuento cada fin de semana: olas de calor, borrascas y temporales, sequías, inundaciones, incendios... Cada vez son más frecuentes e intensos", respondió.

A la espera de que en 2021 el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, bajo el paraguas de la ONU) lance su informe especial sobre los impactos que provocará la subida de 1,5 grados centígrados en la temperatura media de la Tierra, la comunidad científica ya alerta de que las amenazas del cambio climático se dejan notar con evidencias crecientes. Entre las más llamativas y peligrosas, la subida del nivel del mar.

Un fenómeno imparable

Otro informe especial sobre el calentamiento global y los océanos, que el IPCC publicó en 2019 coincidiendo con la cumbre climática de la ONU en Nueva York, concluye que ese aumento del nivel marino se ha acelerado por la disminución de los hielos en Groenlandia y la Antártida. "El fenómeno es imparable", advierte el estudio, y predice que continuará más allá de este siglo por los gases de efecto invernadero (GEI) ya acumulados en la atmósfera. No queda otra, hay que adaptarse a lo inevitable e impedir que vaya a más reduciendo drásticamente, desde ya, la emisión de esos gases que sobrecalientan la Tierra y comprometen el futuro de todos sus habitantes.

Aún en el escenario más optimista (que la temperatura del planeta no suba más allá de los 2 grados centígrados fijados por el Acuerdo de París en 2015), el IPCC pronostica un aumento del nivel del mar de 43 centímetros para el año 2100. En el más pesimista (que las emisiones, y por tanto la temperatura, sigan creciendo como hasta ahora), el incremento del nivel del mar llegaría hasta los 84 centímetros, e incluso podría superar el metro.

calentamiento-global-contaminacion-sostenibilidad-cambio-climático

Eventos extremos

Las tormentas y los ciclones se hacen más fuertes por su relación directa con el calentamiento de los océanos. El informe del IPCC pronostica una mayor frecuencia de eventos extremos hasta ahora excepcionales, sobre todo en las regiones tropicales pero también en el Mediterráneo: por ejemplo olas de calor marinas o fenómenos como El Niño y La Niña que se producen, respectivamente, cuando el Pacífico se calienta y se enfría. Ambas son las caras de la misma violenta moneda que afecta a todo el planeta en forma de sequías, inundaciones, incendios o hambrunas.

De cumplirse estas previsiones, habrá más muertes por olas de calor; enfermedades como el dengue se expandirán y reaparecerán otras infecciosas prácticamente erradicadas; aumentarán las migraciones climáticas; y en determinadas regiones caerá la calidad y la disponibilidad de agua, advierte Luis Jiménez, ex director del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE) y presidente de la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades (ASYPS).

Riesgo en primera línea de costa

Los damnificados impactados directamente por el cambio climático son y serán los habitantes de las costas, por ejemplo en las metrópolis globales con grandes puertos:

  • Tokio.
  • Shanghai.
  • Calcuta.
  • Bombay.
  • Jakarta.
  • Nueva York.
  • Los Ángeles.
  • Buenos Aires.
  • Río de Janeiro.

"En España, la población que vive en las zonas costeras representa el 60% del total", incide Jiménez, quien además señala que "Sectores como la pesca o el turismo recibirán impactos directos".

"Existe un riesgo puramente físico para aquellas instalaciones que se ubiquen en zonas amenazadas por el aumento del nivel del mar o por episodios de inundaciones o sequías", explica Cristina Rey, directora técnica del Máster Executive en Desarrollo Sostenible y Responsabilidad Corporativa, y del Máster en Ingeniería y Gestión Medioambiental de la Escuela de Organización Industrial en España.

Aquellas actividades que dependan directamente de la naturaleza o necesiten materia prima de ecosistemas en peligro pueden ver comprometida su sostenibilidad, añade Rey. "El riesgo ambiental está encima de la mesa de los inversores".

bbva-amenazas-sequedad-tierra-clima-calentamiento-planeta-medioambiente-sostenibilidad

Mares hostiles a la vida

El informe del IPCC de 2019 refrendó las conclusiones a las que había llegado, una década antes, un estudio de la organización Oceana que analizaba cómo afecta a los mares el dióxido de carbono (el principal gas de efecto invernadero): entre el 20% y el 30% del CO2 emitido por la actividad humana lo ha absorbido el agua marina desde 1980, y la previsión es que el fenómeno aumente durante el siglo XXI.

Al absorber más CO2, los océanos experimentan una creciente acidificación y la paralela pérdida de oxígeno. Como uno de los ejemplos de impacto en el hábitat marino, el estudio de Oceana alertaba: "El exceso de CO2 absorbe los elementos que necesitan muchos organismos para crear caparazones y esqueletos de carbonato cálcico, como corales, almejas y cangrejos. Si el proceso continúa, el propio medio donde viven se volverá tan corrosivo que directamente podría disolver sus conchas y esqueletos".

Otras historias interesantes