Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planeta> Filtros de Agua 23 mar 2021

Filtros de agua para cuidar la salud y el medioambiente

BBVA-filtros-agua-apertura-sostenibilidad-contaminación-

¿Son los filtros del agua realmente necesarios donde el acceso al agua potable está garantizado? ¿Tienen beneficios para la salud y el medioambiente? Mientras en lugares sin agua potable, los filtros pueden significar una auténtica revolución; en los hogares con agua de grifo potable, hay que tener en cuenta para qué vas a utilizar las distintas tecnologías de filtrado. Importante: los filtros ayudan a solucionar el desafío del agua embotellada en plástico.

Tres átomos forman una molécula sencilla. Dos hidrógenos y un oxígeno están en la base de la revolución de la vida en nuestro planeta. Sin el agua no existiría nada de lo que conocemos. Y, sin embargo, cuando abrimos el grifo y la dejamos correr no pensamos en esto. Lo damos por sentado, a pesar de que se trata de un bien más escaso y con más amenazas de lo que podríamos pensar.

En el mundo, hoy, la mayoría de las personas tienen acceso a agua potable. Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud, más de 2000 millones de habitantes consumen a diario agua que tiene el potencial de estar contaminada. La diferencia, en la mayoría de los casos, la marca la presencia de sistemas de filtrado, depuración y potabilización industriales, así como controles que aseguran que beberla no implica riesgos para la salud.

Además, siempre existe la posibilidad de instalar purificadores de agua a nivel doméstico. Pero ¿son realmente necesarios en aquellos lugares donde el acceso al agua potable está garantizado? ¿Qué tipos existen y cómo funcionan? ¿Tienen realmente beneficios para la salud y el medioambiente?

¿Es necesario un filtro de agua?

“La variedad de partículas que pueden ser encontradas dentro del agua de grifo es muy grande. Dependiendo de cada región e incluso dentro de la misma provincia puede cambiar notablemente, ya que los acuíferos y los procesos de tratamiento y transporte son distintos”, explica Alex Dakov, responsable de la ONG Oceanic Global y CEO de Agua NEA y Green Motive. Lo que sí está claro es que lo que habitualmente llamamos agua es mucho más que hidrógeno y oxígeno.

En estado natural, el agua contiene microorganismos y multitud de partículas en suspensión y elementos químicos disueltos que recoge de su entorno. A ellos se han sumado los microplásticos, aunque su impacto en la salud todavía no se ha logrado determinar. En los países en los que el acceso al agua potable está garantizado, se llevan a cabo una serie de procesos de filtrado y desinfección para garantizar que la mayoría de estos elementos no acabe siendo ingerida. Aun así, existen otras razones por las que se puede querer instalar un filtro en casa.

BBVA-flitros-agua-interior-depuración-contaminación-potable

“Cuando hablamos de agua, muchas veces influye un criterio por encima de otros: la percepción del sabor. Un criterio totalmente subjetivo que cada persona siente o aplica de manera diferente”, añade Dakov. “Las tecnologías de filtrado ayudan a modificar esa percepción, y por tanto pueden ayudar a beber agua del grifo, pese a no ser necesario desde un punto de vista químico”.

La cosa cambia si hablamos de lugares en los que el agua corriente no es potable o ni siquiera existe tal red de agua corriente. Aquí, un filtro puede marcar un antes y un después, aunque garantizar la potabilidad, desde un punto de vista químico y biológico, es más complejo que instalar un sistema de filtrado. “Para muchas comunidades donde el acceso al agua potable es complicado, un filtro puede ser una auténtica revolución. Puede facilitar el acceso a una fuente de vida básica para el ser humano de una manera económica y universal”, subraya el responsable de Oceanic Global.

Tecnologías de filtrado de agua

Los filtros de agua para el hogar han ganado en variedad y eficiencia en los últimos años. Van desde sistemas sencillos para eliminar olores o sabores hasta unidades de desinfección o de desmineralización. Estas son las principales tecnologías de filtrado disponibles para uso doméstico en la actualidad, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

  • Filtros mecánicos. Aquí se incluye una amplia gama de sistemas de filtrado que impiden el paso de partículas de diferentes grosores. Van desde los filtros que se montan en la boca del grifo hasta sistemas que se instalan en la red de agua doméstica. Están pensados, sobre todo, para limpiar aguas que puedan contener sedimentos ocasionales, como las que proceden de pozos particulares.
  • Filtros de carbón activo. Pueden incluirse en el sistema de agua doméstico o utilizarse a través de jarras. Absorben contaminantes orgánicos e inorgánicos que dan mal olor o sabor al agua. Sin embargo, no son efectivos en la eliminación de metales o bacterias. Desde el cuerpo de inspectores de agua potable de Reino Unido recuerdan también que para eliminar los malos olores y sabores lo más eficaz y barato es guardar el agua en un recipiente en la nevera durante unas horas.
  • Unidades de ósmosis inversa. Es uno de los tipos de filtros alrededor del cual existe más debate. Son capaces de eliminar la mayoría de minerales que endurecen el agua, como el calcio, además de otros químicos y buena parte de los olores y sabores. Sin embargo, pueden desmineralizar el agua en exceso, en cuyo caso la OMS no recomienda su consumo sin volver a añadir elementos como el sodio, el potasio o el magnesio, esenciales para el funcionamiento del organismo.
  • Métodos de intercambio iónico. Habituales como sistema de tratamiento de aguas duras, estos métodos de filtrado sirven para eliminar determinados metales como el calcio y el magnesio. Se recomienda su uso en zonas de aguas muy duras para purificar agua que esté destinada a lavar ropa o loza. Sin embargo, estos sistemas reemplazan los metales extraídos por sodio, por lo que beber esta agua no es saludable.
  • Destiladores de agua. Estos sistemas no entran estrictamente en la categoría de filtros, ya que el destilado es un proceso diferente. Mediante este método, el agua se evapora y se vuelve a condensar, dejando todas las impurezas sólidas y biológicas en el camino. De nuevo, el consumo directo de agua destilada no está recomendado, ya que no aporta ninguno de los minerales necesarios para nuestro organismo.
BBVA-flitros-agua-interior-2-renovable-líquido-depuración-sostenible

Para elegir filtro, debemos tener en cuenta el tipo de agua de nuestra zona y el propósito que vamos a darle al agua filtrada. “Cada filtro tiene un uso y unas características; y no tenerlo en cuenta puede dar lugar a una modificación negativa para el agua que se bebe. Por ejemplo, no cambiar un filtro de carbono cuando corresponde, puede acabar contaminando el agua que se está bebiendo”, explica Alex Dakov.

Plásticos, filtros y medioambiente

Cada año generamos más de 300 millones de toneladas de residuos plásticos en todo el mundo. La mayoría no se recicla (más de un 80 %) y unos ocho millones de toneladas acaban en los océanos, según datos de la agencia medioambiental de la ONU. Cada año, se producen cerca de 500.000 millones de botellas plásticas para agua y otras bebidas, la mayoría de las cuales acaban en nuestro entorno como basura. En entidades financieras como BBVA, el plástico es una especie en extinción.

El problema de los plásticos es complejo y atiende a muchas causas, pero la falta de acceso a agua potable es una de ellas. Según el último informe de Ocean Panel, mejorar la gestión del agua y el saneamiento en el mundo es una de las principales líneas de acción para reducir la contaminación plástica (y mejorar la salud global).

“Una de las mayores ventajas que tiene el agua del grifo es que reduce el impacto medioambiental que genera el agua embotellada”, subraya el CEO de Agua NEA. “No solo por la incesante producción de plásticos que supone la fabricación de las botellas o garrafas, se estima que en el mundo se abren más de un millón de botellas de plástico cada minuto, sino también por los costes medioambientales de su transporte”.

En este sentido, los filtros de agua y, sobre todo, los aplicados para mejorar la red de agua potable de localidades que dependen en gran medida del agua embotellada, pueden ser una solución.  “Uno de los retos a los que la humanidad se enfrentará en este siglo será garantizar el acceso a agua potable para los 8.000 millones de personas que pronto poblaremos el planeta, sin que eso multiplique el problema que tenemos con los plásticos”, añade Dakov.

Disponer de una fuente de agua potable en todos los hogares es esencial para la salud humana y del medioambiente. Y disfrutar de agua limpia y desagües es un factor más para luchar contra la desigualdad. En la medida en que reducen la dependencia del agua embotellada, los filtros de agua pueden suponer una de las soluciones a este desafío. Sin embargo, como ya hemos señalado, garantizar la potabilidad del agua desde un punto de vista químico y biológico es mucho más complicado que instalar un filtro en casa.

Otras historias interesantes