Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Gestión del Agua

El agua virtual es la cantidad de agua utilizada para cultivar, crear o procesar un producto. Ni se ve ni se bebe, pero se usa y se contamina en todas las fases de producción: cultivo, procesamiento, fabricación, transporte o venta. Los ejemplos clarifican: obtener un kilo de tela de algodón requiere 11.000 litros de agua y un kilo de carne, 15.000.

En el mundo funcionan más de 16.000 plantas desaladoras con una producción media de 95.000 millones de litros de agua dulce al día. La desalinización es un proceso para separar las sales del agua de mar y convertirla en agua adecuada para el consumo humano, el uso industrial o el uso agrícola. La principal desventaja es su impacto en el medioambiente. Las nuevas tecnologías son la solución.

Las sequías son períodos anormalmente secos, en los que intervienen múltiples factores y que tienen importantes consecuencias para el medioambiente y las sociedades. Se calcula que 55 millones de personas se ven afectadas por ellas de forma directa cada año, y que puede llegar a perjudicar a tres de cada cuatro personas de todo el mundo en 2050, según la ONU. BBVA profundiza sobre este complejo fenómeno en el nuevo monográfico ‘Cuando falta el agua: claves para hacer frente a la sequía’.

11:08Audio

Escuchar Audio

A día de hoy, “la sequía que padece el campo español es tanto hidráulica (los embalses están de media al 51% de su capacidad y un 16% por debajo de la media de los 10 últimos años) como hidrológica (ha llovido un 22,5% menos en el último año)”, tal y como reconocen desde la UPA (Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos). Datos preocupantes que confirman que no se trata de una situación puntual. Y es que las sequías continuadas, junto con el resto de consecuencias relacionadas con el cambio climático y la inflación, ha hecho que se pierda el 40% de la producción de los agricultores españoles.

Fue en la Asamblea General de las Naciones Unidas de diciembre de 1992 cuando esta organización decidió establecer este día, e instar a los países a que lo celebren cada 22 de marzo con actividades e iniciativas que contribuyan a la concienciación sobre la importancia del aprovechamiento del agua y el uso responsable de este recurso natural. Garantizar el acceso al agua potable para evitar la desigualdad, así como poner en marcha proyectos que aseguren la sostenibilidad del agua, es clave. Este año la ONU ha elegido el lema ‘Agua por la paz’, puesto que una gestión responsable de este bien puede fomentar la armonía entre comunidades y países.

09:44 Audio

Escuchar Audio

Desde la escuela se debe impulsar el cuidado del agua para construir adultos conscientes de los recursos que nos rodean. De ello nos hablará Hildegardi Venero –especialista en el sector Agua y Saneamiento, Gestión Integrada del Recurso Hídrico y Uso de los Recursos Naturales–: ahondará un poco más sobre este recurso y reflexionará cómo incluir este tema en la enseñanza de la educación básica regular.

Video

Ver Video

Es uno de los indicadores de la sostenibilidad que sirve para cambiar el rumbo del planeta. Junto con la huella de carbono y la huella ecológica, la huella hídrica también juega un papel importante en el cuidado del medioambiente ya que supone “el agua que comemos”. Es decir, mide el volumen de agua que usas de manera directa por tus actividades cotidianas, y el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios que consumes. Su finalidad es buscar una gestión más eficiente de este recurso limitado.

07:44Audio

Escuchar Audio

El agua es un elemento imprescindible a cuyo consumo no se le presta la debida atención. Y es que su acceso y precio son aún muy asequibles para el servicio que presta. Pero hemos de tener en cuenta que los períodos de sequía son cada vez más frecuentes. Y aun a pesar del aumento de la concienciación ecológica lo cierto es que todavía nuestros hábitos no se han adecuado lo suficiente a esta realidad.

Video

Ver Video

Esta sustancia, compuesta por dos átomos de hidrógeno y un átomo de oxígeno, es esencial para la supervivencia del planeta y del ser humano, quien está compuesto en un 80% por agua. Según un informe de la UNESCO, hay suficiente agua dulce para toda la población mundial, pero el problema reside en que su distribución no es equitativa y que el cambio climático genera escasez.

¡Suscríbete a nuestra 'newsletter' semanal de sostenibilidad!