Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Turismo 16 dic 2017

El turismo, una asignatura pendiente en vías de pagarse

Un crónico déficit de infraestructura, de telecomunicaciones y hasta de logística ha venido obstaculizando la competitividad argentina en viajes y turismo. Sin embargo, este año escaló siete posiciones respecto de 2015, según el informe bianual presentado en el Foro Económico Mundial para Latinoamérica.

El arbitraje cambiario que se aplica en Argentina torna al dólar caro para los turistas extranjeros y barato para los residentes que canjean moneda nacional y se van de viaje. La balanza turística de mitad de año arroja una diferencia de 787.400 viajeros que se fueron respecto de los que ingresaron. Y en término de movimiento de divisas, los argentinos que salen por los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque gastan casi el doble (2.532 millones de dólares) que los dólares que dejan los visitantes foráneos en el país (1.378 millones de dólares), cuya estadía es de 12,9 noches en promedio, que llega a 26,7 noches en el caso de los europeos, según la Encuesta de Turismo Internacional (ETI) del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INdEC).

El constante avance de los precios internos de los últimos años ha sido el causante económico de la inclinación netamente importadora (emisora) que asume la balanza turística, cuya brecha negativa se abrió otro 30% en la primera parte del año.

Pero el vasto territorio en el que se extiende Argentina arrastra un déficit de infraestructura, de telecomunicaciones y hasta de logística que coarta la expansión de los tradicionales destinos de atracción, concentrados en la Ciudad de Buenos Aires, Bariloche y cataratas del Iguazú, y un poco más atrás, Córdoba, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

El agresivo plan vial y de obra pública, lo mismo que la flexibilización del espacio aéreo que encaró el gobierno de Mauricio Macri, apunta a ampliar las rutas turísticas y moderar el costo de desplazamiento a medida que se vaya concretando.

argentina-economia-especial-mercados-pib-infalcion-bbva-frances-bbva

La oferta de las compañías 'low cost' podría beneficiar al turismo doméstico.

Ya hubo, sin embargo, un avance alentador en este último período que refleja el informe bianual sobre competitividad de Viajes y Turismo Edición 2017 presentado en el Foro Económico Mundial para Latinoamérica: Argentina escaló siete posiciones respecto de 2015 y se ubica en el puesto 50 de 136 países, con mejoras en todos sus indicadores.

En el primer semestre, de acuerdo con datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera, del INdEC, hubo 10,7% más de movimiento respecto del mismo tramo comparativo 2016.

Mientras actualmente la cantidad de ingresos al país vía Ezeiza y Aeroparque es la segunda más floja de la década, la de salida de argentinos por la misma vía fue récord, y duplica a la de 2010″

De 10,1 millones registrados, 8,1 millones son residentes en el país (con un incremento del 11,9%), que ocuparon 19,5 millones de plazas (4,4% más); mientras los extranjeros sumaron en igual período 1,9 millones (+6,4%) y cubrieron 4,5 millones de camas (+4,7%). Las mayores demandas tuvieron lugar en los alojamientos de cuatro y cinco estrellas.

Cambio climático

Las altas temperaturas otoñales e invernales coadyuvaron a que se intensificara el tráfico turístico hacia mitad de año. Sólo en junio, las plazas hoteleras y parahoteleras ocupadas se incrementaron un 6%, o sea sobre el promedio del semestre en el que impacta el verano. Alcanzó proporcionalmente por igual tanto a nativos como a extranjeros. La propia distribución por regiones corrobora la incidencia que tuvo el efecto climático en este comportamiento excepcional, ya que el Litoral fue la de mayor crecimiento acumulado, un 23,2%; la Patagonia 12,6; Córdoba el 8,8; y CABA el 7,3.

De todos modos, no se llegó a cubrir la capacidad para 11 millones de turistas, y en ascenso, que tiene el país, según sostuvo en conferencia de prensa el subsecretario de Inversiones Turísticas de la Nación, Ramiro Alem.

Un informe de tendencias que realiza la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT) da cuenta que un 25% de los 7,6 millones de jubilados o mayores de 60 años argentinos ya vino accediendo este año a beneficios descuento de hasta el 50% en las líneas aéreas y estadías y su idea es seguir recorriendo el país, mientras que los millennials –con el auge de internet, el comercio electrónico y las cuotas– incorporan los planes de paseo al gasto que permiten sus sueldos, antes que invertir en bienes durables, como hacían las generaciones precedentes. Según Boston Consulting Group, siete de cada 10 esperan conocer los cinco continentes y con ese objetivo tres de cada cuatro tienen aplicaciones relacionadas con el turismo en sus ‘smartphones’.

La mayor oferta de vuelos a través de las nuevas compañías ‘low cost’ que se empiezan a instalar en el último trimestre abre una expectativa inmediata para el turismo doméstico”

Una encuesta de la compañía de viajes TTS Viajes anticipa para la temporada de verano en ciernes que los paquetes más elegidos por familias argentinas son Playa del Carmen, Brasil, Cancún, Disney e Iguazú, que las cataratas se repiten para escapadas de fines de semana largos en primavera, junto a Brasil y Chile, por su cercanía y atractivos, como los tours de compras, y en el segmento cruceros, los más buscados son los que van a Brasil, Bahamas desde Miami, Disney e islas griegas.

Este contexto local y las reformas estructurales que se vienen llevando a cabo con la inversión pública se enmarcan en el gran potencial que tiene la industria de viajes y turismo de América Latina, dado que representa apenas el 3,5% de los viajes internacionales del mundo y en 2015, sobre 41 millones de llegadas internacionales, creció promedio más del 5% al año.

Otras historias interesantes