Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cómo obtener un certificado energético para la vivienda

Actualmente, el certificado energético de una vivienda es obligatorio en España, por lo que es un requisito indispensable del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para cualquier persona que quiera vender o alquilar una vivienda. Sin esa etiqueta, no puede salir al mercado inmobiliario. Al ser una medida que entró en vigor en junio de 2013, hay propietarios que todavía no han tenido que solicitarlo. Por ello, resulta de interés conocer los pasos para obtenerlo, su coste y otros datos útiles.

¡Suscríbete a nuestra 'newsletter' semanal de sostenibilidad!

El certificado energético es un documento que refleja la demanda energética de un inmueble en condiciones de ocupación teniendo en cuenta los sistemas de ventilación, iluminación, calefacción y refrigeración o agua caliente. Este requerimiento se hizo oficial a través de la entrada en vigor de la Ley 8/2013 de 26 de junio, la cual estableció el certificado energético de la vivienda como indispensable para la venta  cualquier inmueble, ya sea al contado o por intermedio de hipotecas, y para su alquiler también. No disponer de este certificado energético, de acuerdo con lo que dicta la ley, es una infracción, que conlleva una multa de entre 300 y 600 euros para el anunciante.

Se trata de una medida implantada en la Unión Europea que muestra cuál es el consumo energético que tiene el inmueble en relación a electricidad, gas y otros servicios asociados. Además, es de gran utilidad para los futuros propietarios o inquilinos de una vivienda ya que les da una referencia del coste, aproximado, asociado a los servicios antes citados que debe pagar al residir en la vivienda.

De esta forma, el documento contempla todos los aspectos de la vivienda para evaluarla y calificarla para, posteriormente, obtener esa etiqueta energética. En ella se detallan todos los datos recogidos empleando una escala, que puede ir desde el nivel A, el más eficiente; hasta el nivel G, el menos eficiente. Incluye también una serie de colores identificativos de esos niveles: la A corresponde al verde más oscuro y la G al rojo y nos da detalles del consumo energético que tiene el inmueble en relación a electricidad, gas y otros servicios asociados.

¿Cómo hacer el trámite del certificado energético?

Para obtenerlo, el propietario debe hacer una solicitud formal, contactando con una empresa o arquitecto, ingeniero o técnico autorizado para ello. En el usuario recae la decisión de quien lo realiza, sabiendo que cada empresa o técnico puede cobrar una tarifa. El servicio no está regulado por ninguna institución. Una vez elegida una opción, el técnico tendrá que recopilar información de la vivienda (muros, ventanas, aire acondicionado, calefacción, orientación y dimensión, entre otras).

Cuando termine ese proceso, realizará los cálculos que definen la calificación energética del inmueble. El paso final es la emisión del certificado de eficiencia energética, con los datos avalados por el técnico especialista, y el registro ante el organismo competente una vez obtenido. Esto último es indispensable para su validez.

¿Cuánto cuesta obtener el certificado energético?

El precio para la certificación energética es variable dependiendo del tipo de inmueble, su tamaño y su ubicación. Incluso pueden existir ciertas formas de abaratarlo como, por ejemplo, si se entregan los planos de la vivienda al técnico certificador.

Por ello, es recomendable solicitar un presupuesto previo, comparar precios, verificar siempre que se trata de un técnico especialista y elegir la oferta que más se adapte a lo que se necesita.

¿Qué hace una casa más eficiente?

La Comisión Europea calcula que si una familia media opta por las mejores opciones energéticas puede ahorrar hasta 1.000 euros al año sólo en gas y electricidad, lo que además ayudaría al medioambiente. Usar bombillas LED, no desperdiciar agua, poner la calefacción con termostato y un buen aislamiento son elementos clave que influyen en el ahorro de una vivienda y que aumentan la eficiencia de la misma.

Una hipoteca para la compra de casas eficientes

Recientemente, BBVA lanzó la Hipoteca Casa Eficiente, un producto destinado a la compra de vivienda con máxima eficiencia energética (calificación A), que ofrece un tipo de interés fijo, en condiciones especiales para todos aquellos comprometidos con la sostenibilidad y que deseen adquirir una vivienda con máxima eficiencia energética (calificación A).

Junto a la Hipoteca Casa Eficiente, la entidad además cuenta con una línea de préstamo promotor destinada a la construcción de viviendas de alta eficiencia energética. Los compradores que financien su vivienda a través de esta nueva línea de financiación verde de BBVA podrían beneficiarse de una bonificación en el diferencial de su hipoteca.

Otras historias interesantes