Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas

Finanzas

El Banco Central Europeo fue capaz ayer de cumplir con las expectativas de los mercados y sorprenderles al mismo tiempo. Por un lado, anunció que su programa de compra de deuda concluirá en diciembre de este año, algo previsto. Sin embargo, los tipos se mantendrán en el 0% al menos hasta el verano de 2019, “más de lo esperado”. En su informe ECB Watch, BBVA Research considera, no obstante, que “el BCE ha dado otro paso importante hacia la normalización de su política monetaria”.

Escuchar que el buró de crédito es un tipo de lista negra, que por su culpa no se otorgó un préstamo, o que un mal historial crediticio va a permanecer de por vida en dicho reporte son expresiones que frecuentemente se escuchan. Sin embargo, son incorrectas y se generan por una falta de información de lo que realmente son las Sociedades de Información Crediticia (SICs), mejor conocidas como el buró de crédito.

Tipo de interés, diversificación del riesgo o activos de renta fija son algunos de los conceptos financieros a los que debe enfrentarse la mayoría de la sociedad en algún momento. ¿Sabemos realmente de qué nos están hablando? Según la Encuesta de Competencias Financieras del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), un 46% de la población española considera que sus conocimientos financieros son “bajos” o “muy bajos”. Tan solo el 8% dice que son “altos”.

European Central Bank - ECB - BCE

Cada vez que Mario Draghi habla en la rueda de prensa posterior a la reunión mensual de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), los mercados contienen la respiración. Y cuando termina, reaccionan. Las expectativas que genera el discurso desde esta institución han cobrado especial relevancia tras la crisis de 2008, hasta el presente. BBVA Research es consciente de la importancia de entender si el discurso del BCE se corresponde realmente con su política y, para ello, ha usado técnicas de ‘big data’.

La subida del precio de los alquileres ha provocado que el “alquilar es tirar el dinero” vuelva con fuerza, sobre todo entre los más jóvenes, que se declaran más partidarios de comprar. Sin embargo, en cuestiones de vivienda, hay muchos factores que inclinan la balanza hacia un lado u otro. Todo depende de la situación de cada persona.