La versión de su navegador web es demasiado antigua.

Recomendamos que lo actualice.

Impacto digital en la era de las oportunidades

Impacto digital en la era de las oportunidades


Gobierno corporativo y Política de Remuneraciones

Impacto digital en la era de las oportunidades

La revolución digital ha cambiado las reglas, las relaciones personales, los negocios, la comunicación y la manera en la que se emplea el tiempo por parte de todos. El impacto de la tecnología siempre se asocia a la conquista de más parcelas de libertad, pero también nos ha empujado a niveles de distracción y dependencia que ha modificado la manera en la que nos relacionamos con el mundo.

La huella es profunda, pero difícil de medir con exactitud. El sociólogo y economista Manuel Castells cree que las personas, las empresas y las instituciones sienten la profundidad de este cambio tecnológico, “pero la velocidad y el alcance de la transformación, cuando se examina de cerca y a través de la investigación empírica y rigurosa, resulta no ser exacta”.

Introducción

Es habitual encontrar afirmaciones como que el uso de internet y las nuevas tecnologías genera aislamiento, pero lo cierto es que la actual sociedad en red es un producto de la revolución digital y de algunos cambios socioculturales mayores.

La revolución digital ha significado un cambio radical en las comunicaciones. Gracias a la telefonía móvil se ha roto con el aislamiento en el que vivían las regiones y comunidades más apartadas de nuestro planeta. La icónica imagen de la cabina telefónica se ha convertido en parte de nuestra historia reciente. En España quedan 25.820 cabinas telefónicas de las 100.000 que había en el año 2000, según las últimas cifras correspondientes a 2015.

ÁLVARO YBARRA

Uno de los signos de esta nueva época es el llamado ‘Mencentered society’, que no es otra cosa que un proceso creciente de individualización. Este fenómeno significa que las relaciones sociales tal y como se habían conocido hasta la irrupción digital, se han reconstruido en base a intereses, valores y proyectos personales que conforman un nuevo tipo de comunidad en la que se combina la interacción ‘online’ y la interacción ‘offline’.

El avance tecnológico que nace con la llegada del mundo digital provoca que gran parte de los objetos que hace diez años formaban parte del imaginario propio de los espacios laborales hoy se consideren piezas de museo y de colección | ÁLVARO YBARRA

BBVA sabe que este cambio en los hábitos debido al impacto digital afecta a los servicios financieros. Facilitar la vida a las personas, poner a su alcance las oportunidades que ofrece esta nueva era. Ese es el propósito de BBVA.

Los sistemas de almacenamiento de datos han vivido un cambio radical con la llegada de la revolución digital. El archivo físico en papel ha dado paso al almacenamiento digital en la nube | ÁLVARO YBARRA

Para ilustrar este cambio, le pedimos a Álvaro Ybarra, uno de los fotógrafos con mayor y mejor trayectoria internacional, que sintetizase con su cámara este cambio. Que retratase el antes y el después, el hábito antiguo y el nuevo. Las imágenes pueden concentrar todo el sentido de una época y el ejercicio que mostramos a continuación es un viaje en imágenes por cuatro ámbitos: infancia y juventud, ocio, empresas y emprendedores y finanzas.

La revolución digital no entiende de fronteras físicas. La comunicación entre personas y empresas vive un cambio radical. Tanto desde el ámbito personal como en el ámbito laboral de cualquier empresa. Las nuevas plataformas de comunicación reducen la distancia y los costes a la hora de mantenernos en contacto con nuestros seres queridos o nuestros socios| ÁLVARO YBARRA

El conocimiento y las expectativas de la gente respecto a las empresas y a los usos y servicios han cambiado radicalmente. Esto ha impulsado la disrupción, ha acelerado la transformación hasta tal punto que, hoy, hay cinco variables que valoran los usuarios y que hacen que una solución o un servicio triunfen o fenezcan:

  1. Lo increíble: todos los usuarios esperan una experiencia espectacular, sencilla e increíble con cada solución digital.
  2. Lo que se comparte: tener la posibilidad de compartir la experiencia. Aunque finalmente decidan no compartir, tener la opción de hacerlo, marca la diferencia entre la adopción de la solución o no hacerlo.
  3. Lo que puede hacer uno mismo: todo lo que otorga autonomía al usuario para hacer las cosas, para crear algo propio o aparentemente propio, marca la diferencia entre adoptar o rechazar la innovación.
  4. Lo que se hace con rapidez: la velocidad de decisión o la capacidad para que el usuario ejecute con rapidez su decisión es un atributo irrenunciable en la era digital.
  5. Lo que es transparente: lenguaje claro, limpieza visual, sencillez y trazabilidad son atributos indispensables para lograr el éxito.

La innovación representa una revolución que ha cambiado fundamentalmente la manera en que la gente piensa, actúa, comunica, trabaja y gana su sustento. La llamada revolución digital ha forjado nuevas modalidades de crear conocimientos, educar a la población y transmitir información. Ha reestructurado la forma en que los países hacen negocios y rigen su economía, se gobiernan y comprometen políticamente. Ha proporcionado la entrega rápida de ayuda humanitaria y asistencia sanitaria, y una nueva visión de protección del medio ambiente. Y hasta ha creado nuevas formas de entretenimiento y ocio

ÁLVARO YBARRA

Como consecuencia de todo esto, está cambiando la manera en que unos y otros interactúan con las empresas y entre las personas también. La tecnología en general, y lo digital en particular, impactan en las preferencias de los usuarios, en la oferta de valor y en los modelos de distribución. Si ponemos el foco en el cliente, asistimos a un mayor empoderamiento de los clientes y usuarios que les hacen sentirse en una realidad de autonomía de decisión nunca antes vista.

En cierto modo, esta autonomía tiene algo de ficticia, sobre todo si tenemos en cuenta que las empresas han pasado de disponer en sus anaqueles reales o virtuales productos en los que las compañías eran reactivas, a ofrecer productos y soluciones de forma proactiva basados en el conocimiento de los usuarios y en la inteligencia artificial.

Pero si hay algo que va a marcar la diferencia del cambio en el medio plazo, eso va a ser el modelo de distribución. Todo apunta a un modelo manos libres; pasar de un modelo de distribución físico a uno digital y caminar hacia un mundo de búsquedas por voz, conversaciones con ‘bots’ o con asistentes de voz que permitirán a los usuarios agilizar tiempos de búsqueda y tomas de decisión.

El problema de la basura electrónica aumenta al mismo ritmo que se implantan los avances de la revolución digital en la sociedad. El desarrollo tecnológico sumado a la lógica del mercado, genera un permanente recambio de los artefactos eléctricos y electrónicos que se consumen por nuestra sociedad. Las nuevas funcionalidades y modelos de los aparatos; la mayor accesibilidad por la disminución de los costos y la oferta constante de “la novedad”, hacen que estos productos se tornen obsoletos con una mayor rapidez. Greenpeace estima que cada año se retiran 10 millones de celulares. Más del 30 por ciento de estos aparatos termina directamente en basureros

ÁLVARO YBARRA

La revolución digital conlleva grandes ventajas para los usuarios, aunque la cara menos tratada del impacto tecnológico tiene que ver, una vez más, con el medio ambiente. El PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) calcula que se generan cerca de 50 millones de toneladas de aparatos electrónicos que son desechados anualmente. El impacto medioambiental de la eclosión tecnológica, amenaza en convertirse en el reverso negativo de esta revolución.

La revolución digital abre nuevas oportunidades de negocio con la llegada de nuevos avances tecnológicos. Uno de los campos con más proyección de futuro es la realidad virtual

ÁLVARO YBARRA

La tendencia del impacto de lo digital en nuestras vidas es innegable, aunque hay corrientes críticas y voces autorizadas que, al menos, relativizan el efecto positivo de este impacto. A medida que estas innovaciones han cambiado muchas vidas, no han dado lugar a un aumento apreciable de la productividad. Esta es al menos la tesis de Robert Gordon, economista de la universidad de Northwestern y uno de los autores más citados e influyentes del último año. En esta línea, y en otro ámbito diferente, Evgeny Morozov, se ha erigido como uno de los principales críticos del impacto de la tecnología en nuestras vidas.

El cambio de las conductas sociales y las formas de relacionarnos entre nosotros han sufrido un cambio radical con la llegada del mundo digital | ÁLVARO YBARRA

Sin embargo, parece que el consenso sobre los beneficios se impone al de los críticos. El tecno optimismo impulsado por autores como Erik Brynjolfsson o Andrew McAfee gana frente a los que ven un problema en la invasión digital. De momento, todo indica a que el usuario gana y las empresas tienen retos espectaculares que gestionar. El cambio no viene, ya está aquí.

El fenómeno del selfie es uno de los ejemplos más evidentes de los nuevos patrones de conducta que trae consigo la revolución digital

ÁLVARO YBARRA

Aprender en las aulas con la innovación tecnológica

Los avances tecnológicos han aportado una motivación extra a toda una nueva generación de estudiantes. Motivados, se aseguran un aprendizaje a largo plazo. Por lo tanto, la era digital no permite sólo la opción de aprender con otros medios, sino que también ofrece la posibilidad de adquirir unos conocimientos más duraderos, más prácticos y de una manera más intuitiva.

La introducción y generalización de las nuevas tecnologías dentro del aula genera una nueva relación entre el alumno, el profesor y la materia. La motivación y la interacción del alumno son claves fundamentales para entender lo que los psicólogos y neuropsicólogos llevan décadas analizando: aquello en lo que uno está muy motivado a la hora de aprender, perdura en el tiempo.

Las nuevas generaciones crecen con la realidad digital. Un hecho que ha cambiado radicalmente los patrones de conducta de la infancia. Su lectura positiva está en una mejor formación para un mundo cada vez más tecnológico; la contraparte, una posible incapacidad para relacionarse en un mundo físico real

ÁLVARO YBARRA

La conexión a internet en los centros escolares de España está generalizada. Según el informe “Equipamiento y uso de las TIC en los centros educativos europeos y latinoamericanos”, publicado por la Universidad Internacional de Valencia (VIU) y dirigido por Vicente Gabarda Méndez, ya en 2014 se mostraba una alta inclusión de las nuevas tecnologías y un alto grado de uso de estas en las aulas europeas y latinoamericanas. España se sitúa ligeramente por encima de la media de la Unión Europea (con una media del 99% de conexiones en secundaria y el 95,4% en primaria). En este sentido, sólo se ve superada por Reino Unido, que tiene un 99,5% de conexiones en secundaria y un 100% en primaria, y por Finlandia, que encabeza la lista con el 100% de los centros de primaria y secundaria con conexión a internet.

De acuerdo con las cifras presentadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en el curso 2014-2015 el número medio de alumnos por ordenador en los centros escolares públicos fue de 2,8 durante dicho periodo.

Las nuevas tecnologías se han convertido en parte del día a día de las nuevas generaciones y una plataforma para reivindicar su identidad y personalidad | ÁLVARO YBARRA

Motivación en el aula: la tecnología se utiliza como un medio y no como un fin

Las nuevas tecnologías incluyen componentes emocionales y de motivación que incrementan la atención por parte del alumno, y por tanto, la velocidad de aprendizaje y la comprensión de lo aprendido. “Las nuevas tecnologías tienen un grado de motivación altísimo, el simple hecho de llegar con iPads, con tablets, o con ordenadores a clase despierta la motivación del alumnado”, señala José Alberto Martín, maestro, pedagogo y doctor en Ciencias de la Educación.

Se utiliza la tecnología como un medio para profundizar en el conocimiento. No es un fin. “No es lo mismo escribir redacciones sobre una temática que a ti te guste, por ejemplo, en una libreta, que tener un blog personal, en el que tú subes tu redacción, la compartes con mucha gente y te comentan”, explica José Alberto Martín. “Es escribir, es redactar, pero tiene otro fondo”.

Se observa con atención un posible aislamiento y la pérdida de capacidad de las nuevas generaciones, con la revolución digital, de expresar de forma física sus emociones y sentimientos | ÁLVARO YBARRA

Los alumnos poseen una capacidad altísima para desarrollar habilidades relacionadas con las nuevas tecnologías. Sin embargo, es fundamental el papel del maestro a la hora de enseñarles cómo utilizarlas y poder darles el mejor uso posible. Martín incide en la importancia de mostrarles cómo crear una identidad virtual. ”Vemos muchísimas noticias de los rastros que se van dejando en Internet, y creo que es el momento de que la escuela aborde ese tema”, afirma.

“No hay que meterles nunca miedo, no debemos decirles ‘ten cuidado’

En este momento entra en juego, no solo lo que se publica en redes sociales, sino también lo que se puede extraer de sus blogs o lo que ellos mismos pueden interpretar de otras páginas. “No hay que meterles nunca miedo, no debemos decirles ‘ten cuidado’. Hay peligros, pero hay que ir trabajando eso con los chavales, y es muy importante trabajar la identidad digital con ellos, porque es su ‘yo’ digital, es él en la red. Y hay que cuidarla igual que él o ella cuida de su yo en la vida real”, aclara el profesor.

Los avances tecnológicos marcan un cambio radical en las nuevas metodologías pedagógicas

ÁLVARO YBARRA

Las competencias que se adquieren en el periodo de la escuela son destrezas que se desarrollarán posteriormente. El trabajo en equipo, la comprensión escrita o saber redactar textos son características que se han ido adquiriendo durante los primeros años de educación de los niños. Pero la escuela no es igual ahora que hace 20 años. El uso y el conocimiento de las nuevas tecnologías se han convertido en algo indispensable para los alumnos. Tal y como dice José Alberto Martín, “le estás enseñando una serie de habilidades, de capacidades, estás trabajando una competencia. Esa competencia digital le va a permitir abordar de otra manera su futuro”.

“La tecnología estará completamente integrada cuando sea invisible a los ojos

Según Sandra Pérez, jefa de estudios del Máster de Educación y Nuevas Tecnologías en la UDIMA (Universidad a Distancia de Madrid), la tecnología estará completamente integrada en el aula cuando sea invisible a los ojos. “Tu no llegas a una sala donde hay una pizarra y los alumnos dicen: ‘¡Una pizarra! ¡Dios mío!’. La idea debería ser esa, que esté tan integrada dentro de la escuela que sea invisible. No puedes llegar a una clase con una pizarra digital, que no es más que un proyector, y que los alumnos alucinen”, añade. Y esa integración se tiene que realizar de forma transversal en todo lo que compone el eje educativo de cualquier asignatura.

Esto, además, fomenta la motivación por parte del alumnado y su integración dentro de la materia y dentro de las explicaciones por parte del profesorado. De hecho, se está implementando recientemente un modelo de clase invertida, donde el alumno estudia por sí mismo la tarea en casa, y posteriormente la aplica realizando los ejercicios en clase con la ayuda del profesor. Para Sandra Pérez es necesario “modificar los escenarios educativos tradicionales porque todo está cambiando y las nuevas tecnologías, incluidas en la educación, favorecen este cambio de escenario. La comunicación es mucho más instantánea, se favorece mucho la interactividad, el trabajo colaborativo y hay más motivación por parte del alumno”.

La revolución digital brinda una horquilla de recursos infinitos al mundo de la docencia. Frente a la docencia clásica, más lineal y sustentada en la escritura, la lectura, el mundo digital ofrece una formación más visual e intuitiva que facilita al alumno el aprendizaje

ÁLVARO YBARRA

Tecnología adaptada a cada capacidad

En las últimas tres décadas, cuándo se ha empezado a implementar el uso de las TIC dentro de las aulas se ha comprobado que los estudiantes adquieren una mayor autonomía y un mayor pensamiento crítico. Así lo expresa el director del Departamento de Didáctica de la Universidad Autónoma de Madrid, Santiago Fernández. “Los estudiantes deben recibir una formación básica en el uso de las TIC, ya que no todos llegan al aula con el mismo nivel de preparación. Existe lo que llamamos brecha digital, y para tratar de solventar estas desigualdades, deben recibir una formación básica a la hora de entrar”, explica.

Si tuviéramos que resaltar una de las características que posee este alumnado sería, sin duda alguna, que el alumno se convierte en protagonista de su propio aprendizaje. Esto conlleva además una ventaja competitiva que no siempre se ha tenido en cuenta: la velocidad del aprendizaje se adapta mejor a las necesidades de cada alumno. “Tenemos que tener en cuenta que el nivel de aprendizaje se puede adaptar a su desarrollo. Podemos trabajar a un ritmo distinto según sus capacidades”, aclara Santiago Fernández.

Los padres se han convertido en un pilar fundamental dentro del proceso educativo. Gracias a la tecnología se logra una mayor inmediatez y fluidez en la comunicación entre el profesorado y los padres. José María Vitaller, coordinador del Máster TIC en la Universidad Autónoma de Madrid, incide especialmente en los beneficios de los avances tecnológicos dentro de esta comunicación. ”Hay que tener en cuenta que la posibilidad de que los padres sigan el desarrollo y evolución de sus hijos a través de plataformas digitales nos ofrece muchas ventajas para mejorar el aprendizaje”, añade.

Antes la imaginación jugaba un papel fundamental en el desarrollo de la infancia. Hoy ese universo de fantasía creativa de un niño se ha visto sustituido, a veces, por las experiencias y emociones que ofrece el mundo digital. Hoy los niños no saben aburrirse, algo fundamental en su desarrollo

ÁLVARO YBARRA

¿Cómo serán las aulas del futuro?

El primer paso es aceptar el reto de tener una conectividad total a internet. Fomentar que su uso sea completo y universal. Hay otros matices importantes, como la incorporación de las TIC dentro de todas las materias, o no limitar estos avances tecnológicos a un único espacio. Según Francisco Javier Sánchez, profesor de TIC en la Universidad Autónoma de Madrid, “si apartamos las TIC a un aula aparte, las estamos aislando, y estamos creando una asignatura independiente”.

“El aula va a perder su función en el futuro

Otro aspecto a tener en cuenta lo marca el profesor Francisco Javier Sánchez. La importancia de abrir las aulas fuera de las cuatro paredes físicas en las que se encuentran. Los avances tecnológicos permiten también crear comunidades y redes fuera del espacio físico, donde los alumnos van a poder aprender y trabajar de forma colaborativa. “El aula va a perder su función y los alumnos se van a poder conectar de forma simultánea y en sincronía con el docente cuando esté en el aula”, explica.

La forma de enfrentar las relaciones humanas han cambiado con la tecnología. Si antes era todo más ‘físico’, los nuevas tecnologías han supuesto un cambio de conducta que habrá que vigiliar para evitar que lleven a un mayor aislamiento y sedentarismo | ÁLVARO YBARRA

Mobile Learning: el complemento perfecto

Este término, ‘mobile learning’ (aprendizaje a través del móvil), es asociado muchas veces con una educación a distancia, pero se trata de una herramienta perfectamente compatible con una educación presencial. Pero el propio acto del aprendizaje a través de una aplicación móvil conlleva que este no sea en un lugar fijo o predeterminado.

“Con ‘mobile learning’ el aprendizaje es más espontáneo, más informal y se refiere más a una situación real. No va a necesitar un contexto a distancia como nos ocurre con el eLearning, y nos permite estar conectados simultáneamente”, aclara Sandra Pérez. “Un aprendizaje más informal se refiere a ese aprendizaje espontáneo y no estructurado que ocurre a lo largo de nuestra vida diaria. Tú coges el móvil y puedes ir aprendiendo cosas”, añade.

Las nuevas generaciones estarán mucho mejor formadas y preparadas que las generaciones actuales para el mundo hacia al que nos encaminamos. Un mundo mucho más tecnológico y digital.

ÁLVARO YBARRA

Esta forma de adquirir conocimientos fomenta la accesibilidad a un mayor número de personas y pretende eliminar el desfase tecnológico que existe entre la escuela y la vida diaria de los alumnos. En palabras de la profesora, “se pretende integrar las TIC para que no haya un desfase entre la sociedad y la escuela. Si un niño que va a la escuela y no tiene estas tecnologías y luego llega a su casa y sí que las tiene, este desfase le crea una cierta confusión. Por lo que tenemos que formar a los estudiantes conforme a una sociedad en la que luego se van a desenvolver, una sociedad tan cambiante como la que hay ahora”.

Pero cualquier cambio tecnológico dentro de la educación se encuentra con algunas barreras de entrada. No sólo se trata del aspecto económico que conlleva tener un soporte de este tipo en las aulas, sino también si el ‘software’ o el ‘hardware’ necesarios van a estar adaptados a los objetivos curriculares y a las necesidades que tienen los profesores a la hora de educar. Es por ello, por lo que hay que realizar un cambio metodológico, en el que el profesor pase a tener un papel más de consultor y de facilitador de la información.

La transformación del ocio: movimiento líquido

El derecho al ocio y al descanso está recogido en la Declaración de Derechos del Hombre de 1948 en sus artículos 24 y 27. En seis décadas la forma de enfrentarse “al descanso y al disfrute del tiempo libre” ha mutado. La sociedad se ha convertido en móvil e hiperconectada. Y con ella, el ocio. El aburrimiento, entendido como una forma de aprendizaje, desaparece. El entretenimiento lo “empapa todo”. Se cubre con una especie de ‘horror vacui’ con el que ocupar el tiempo de manera constante con actividades ligadas a un instrumento que está en los bolsillos de todos: el teléfono móvil. En unos años, el ocio, ligado a la tecnología va a ser “la palanca para una transformación social profunda”.

“Los humanos necesitamos prever. Esa capacidad de imaginar lo que está por hacer, por suceder, ha sido y es vital para nuestra evolución”, así describe el catedrático de Historia Social de la Universidad Carlos III de Madrid, Antonio Rodríguez de las Heras, el comportamiento humano ante la tecnología en un artículo en Bez. La tecnología, para de las Heras, se transforma en “una perturbadora experiencia”. Provocada, parafraseando a Jorge Luis Borges, por la “posibilidad de una conexión continua con un Aleph tecnológico, un espacio sin lugares, sin distancias ni demora”.

La revolución digital convierte en protagonista al individuo generando un nuevo patrón de conducta en el que necesita mostrar al mundo lo ideal y feliz que es con su vía, independiente esto sea real o no

ÁLVARO YBARRA

La tecnología, la conectividad y la movilidad han arrasado la forma de relacionarse de las personas en todo el mundo. Y, por ende, la manera de entender el ocio. El descanso y el tiempo para desconectar tal y como se percibía hace un par de décadas ha mutado. E influye, y de qué manera, en el desarrollo profesional de las personas.

¿Cuál es su verdadero impacto sobre la forma de ‘desconectar’ de las tareas diarias? “No hay diferenciación”. Así lo cree Pepe Cerezo, socio director de Evoca Imagen, consultora dedicada a apoyar en la transformación digital a otras empresas. “Todo es líquido… el ocio y el entretenimiento lo impregnan todo y tiene que ver con la hiperconectividad. Es difícil diferenciar y se mezcla cada vez más. Estás en la playa, te entra un correo de trabajo y contestas. Y al revés, estás en una reunión y chequeas las redes sociales. El entretenimiento lo empapa todo”.

Gonzalo Osborne tiene muy claro la importancia de que sus clientes sean protagonistas activos de su restaurante Ichikoro. Sabe que ellos son sus mejores embajadores a la hora de publicitar su negocio y compartir sus valoraciones. Es fundamental el papel que desempeñan las redes sociales en este sentido | ÁLVARO YBARRA

A la importancia de la conectividad como nueva forma de vida hay quién le ve un nexo negativo para el desarrollo de la sociedad, “una reacción que acompaña a todo cambio”, en palabras de Antonio Rodríguez de las Heras. “No hay cambio sin desprendimiento”, y en esa brecha “brota la incertidumbre” y la resistencia a dicha metamorfosis.

¿Como se refleja esas resistencia? Generalmente con la combinación de dos acciones que Rodríguez de las Heras llama “la sublimación y el medio”. Por un lado, se ensalza en demasía las bondades de algo que solo son objetos o prácticas. Y en la balanza del miedo, “con igual exceso y falta de fundamento” se presenta la novedoso como algo amenazante o ridículo.

Conexión continua

La hiperconectividad afecta mucho más que a la mera proliferación de aparatos electrónicos en los hogares que, por ejemplo en España, se extendió a partir de finales de los años 80.

La proliferación de aparatos conectados permite a las familias estar conectadas a miles de kilómetros (Skype, Messenger, Facebook Live…) y también un ahorro de costes que antes iba asociado al ocio. Y a las empresas también.

La ubicuidad de la comunicación cambia los registros tal y cómo se habían entendido hasta ahora. El espacio digital, en palabras del profesor de las Heras es como un espejo. “Cuando nos ponemos delante de la pantalla se crea una imagen más o menos nítida de nosotros ahí, justo al otro lado de la superficie de cristal, pero ya en el espacio virtual del mundo digital… y en esas condiciones se produce la comunicación”.

La revolución digital ha supuesto en muchos casos la desaparición de lo físico frente al archivo digital. La música, los videojuegos han pasado a ser activos en nubes o mundos virtuales en red | ÁLVARO YBARRA

Sociedad conectada

Los datos corroboran esa afirmación. España es el país con mayor penetración de teléfonos inteligentes del mundo, seguido por Singapur. Si según datos del INE, en España el 82% de los hogares están conectados a Internet, el 80,6% de los españoles ha usado internet en los últimos tres meses, estadística que estalla si se traslada al ‘smartphone’. La evolución en una década es exponencial. Si en 2006 la banda ancha llegaba al 28,5% de la población, hoy 8 de cada 10 españoles tiene una conexión de calidad a internet en España. La implantación del teléfono móvil llega al 96,7% de los hogares.

No se hace una reserva de hotel, se compra un billete de avión o se retienen unas entradas de teatro sin antes haber visto la opinión de alguien, comparado precios o comprobado si hay descuento en alguna web promocional. Todo eso se hace ‘online’. Este cambio de mentalidad no solo afecta al ocio externo, la forma de enfrentarnos al ocio en el hogar también ha sufrido un tsunami.

Cuando la radio se incorporó a los hogares, la gente se sentaba alrededor de ella para escuchar lo que desde allí salía; lo mismo ocurrió con la televisión. La relación además era jerárquica. Normalmente los padres eran los que decidían lo que se escuchaba o veía. Las nuevas pantallas disgregan ese grupo para que cada uno tenga la capacidad de decidir lo que quiere hacer. El grupo, aunque comparta el espacio, se encuentra en otra dimensión.

Como dice un estudio conjunto de las universidades catalanas Autónoma de Barcelona y Rovira y Virgili “la gente comparte experiencias de ocio bajo el mismo techo pero tiene experiencias diferentes” por usar distintos dispositivos. Se genera un doble fenómeno: se está “viviendo juntos pero separados” o “estar solos en compañía”. El ocio en el hogar modifica su naturaleza. La hiperconexión transforma todo y se imbrica en la actividad diaria, creando tensiones. Vuelve De las Heras a hablar de una “sociedad dual” que abre un nuevo y profundo cambio donde “la inercia de lo establecido todavía pesa”.

Por no hablar de las nuevas necesidades creadas. Según datos de la consultora Global Web Index, seis de cada 10 adultos reconocen que suben o comparten vídeos en la Red dándole cierto contexto para evitar que ese contenido se pierda ante la cantidad ingente de contenido que existe en la red.

El consumo a la carta se ha convertido en una realidad con la llegada de la revolución digital

álvaro ybarra

Ver la vida a través de la pantalla

A escala global, el 15% de la población mundial conectada a internet lo hace, de manera exclusiva, a través del teléfono móvil. Y ahí se produce el salto exponencial en la hiperconectividad. Y cambia incluso los modelos publicitarios. Todo a través de la pantalla. Un proceso que cala el ocio por completo. ¿Qué es sino la gamificación que ahora se aplica en la vida empresarial como forma de conectar con posibles clientes? ¿No usan las escuelas de negocio los juegos como forma de captar la atención de los alumnos y como metodología aplicada al aprendizaje de conceptos curriculares?

Y desde la educación a la información, llena de lo que ya muchos expertos desde hace años llama infotainment, que ocupa buena parte de las escaletas de informativos de televisión y radio o páginas de periódicos, por no hablar de secciones enteras en todas las webs informativas del mundo.

La multipantalla es un hecho. La televisión tradicional ha dejado de ser el producto de ocio favorito de los jóvenes, e incluso los adultos, si ven la televisión, muchos de ellos se conectan a internet y usan múltiples dispositivos para ello. Reino Unido, España, EEUU, Alemania y Suecia lideran esa forma de interactuar. Son mercados maduros en los que la gente ve un espectáculo televisivo e interactúa con él y con el entorno que lo envuelve. Si no comentan lo que están haciendo, no existe la actividad. Pocas cosas se dejan ya para el disfrute privado.

Si estos datos los filtramos a los hábitos de los millennials, la transformación provocada hace que sean, en si mismos, un nuevo target de estudio por parte de los sociólogos. Según datos de la consultora Deloitte, en 2025, los millennials representarán el 75 % de la fuerza laboral del mundo. El teléfono móvil es el rey y lo usan para todo. Comparado con otras generaciones, la ‘X’ o los ‘babyboomers’ pasan tres horas al día conectados con sus teléfonos, no hay más que pensar en esa cifra para entender cómo la pantalla lo abarca todo.

En ejemplo de los cambios que producen en el ocio y la cultura actual lo daba ‘The Economist’ a finales de 2016. La red hace posible que los mismos millennials ultraconectados sean los que provoquen la vuelta de la moda de los vinilos, una expansión que sería imposible si solo se basara en los nostálgicos que están en la horquilla de los 40-50 años. Según datos de Nielsen el mercado de los vinilos crece sin parar en los últimos diez años, siendo el 2015 el mejor año para la industria del vinilo desde 1988. Y creciendo.

Una de las consecuencias negativas de la revolución digital y su revolución tecnológica es la aparición de conductas más sedentarias en el consumo del ocio

álvaro Ybarra

Si no enfocas, no existe

La proliferación del ‘smartphone’ ha cambiado la forma de ver las cosas. Antes se miraban directamente, ahora se enfoca. Se dispara con la cámara del teléfono y se etiqueta y socializa. Ya no es importante estar en los sitios, sino contar que se ha estado. Expresar tu opinión sobre todo y en todo momento en un ejercicio de ‘ego’ multiplicado exponencialmente por las redes sociales.

Como si de un tic nervioso se tratara, lo primero que hacen al levantarse es mirar el móvil, pero no para ver las llamadas, sino para certificar los ‘likes’, notificaciones, nuevos seguidores o ‘swips‘… recibidos en cada una de sus redes sociales. La expresión máxima de esta nueva forma de ocio es el selfi. La nomofobia invade la forma de vida de mucha gente.

Internet ha generado nuevos hábitos digitales: chatear con amigos, escuchar música descargada de la Red, compartir música, leer prensa digital, juegos en línea, etc. Cisco y McKinsey pronostican que en 2025 habrá 50.000 millones de dispositivos conectados, una cifra que deja corta la previsión de la consultora Gartner, que apunta a casi 21.000 millones de aparatos conectados en 2020.

Con la revolución digital nos hemos convertido en los protagonistas activos de nuestros ocios. La conducta del selfi es un fiel reflejo de ello. Necesitamos compartir nuestro ocio y nuestra vida privada. Un cambio radical de conducta que aparece con la aparición de las nuevas tecnologías

ÁLVARO YBARRA

Visión negativa: la soledad del hiperconectado

La lectura negativa aspira a imponerse a la positiva. Si la impregnación del ocio en muchas de las actividades humanas ayuda a adoptar formas de trabajar colaborativas (en BBVA existen ejemplos con tecnología ‘agile’) siempre habrá quién lo critique porque “todo se ha convertido en un juego”, afirma Cerezo.

“La clave está en saber discernir la frontera para evitar que el entretenimiento” no lo ocupe todo y sepamos, con criterio, saber hasta dónde llega”, evitando que choque con el resto de áreas. Discernir donde está el límite es la gran pregunta. La capacidad de dotar de criterio a la gente. Esa es la gran misión de la educación.

Hay pocos estudios que analicen la realidad de esa afirmación. Con la mirada corta, el análisis refleja a la persona que está en el metro ensimismada con su teléfono sin atender nada más. Aparentemente, la tecnología aísla a la gente. Pero esa idea no es nueva. Un estudio del Pew Internet Research de 2009 alerta de esa visión negativa que se le ha aplicado a lo largo de la historia a todos y cada uno de los avances tecnológicos.

El tiempo ha demostrado que la tecnología une. Y aumentas socialmente tus relaciones, como afirma Pepe Cerezo, “en términos generales no puede asegurarse que la tecnología aísla”, pero la resistencia a la transformación de lo nuevo frente a lo antiguo produce negación de la que viene nuevo, “se ponen todos los problemas en el foco porque te obliga a cambiar. Te transforma. Y reniegas. Para este experto en transformar procesos dentro de las empresas pasas por la fase primero, “de ninguneo, luego lo atacas y al final lo asimilas”. El problema es que “mucha gente sigue en la parte de la negación”. De las Heras lo lleva al terreno sensorial. “El mundo digital trae otras experiencias de sentir la presencia, que por novedosas, no se entienden todavía bien”.

La comunicación en red no es un medio más de conectarnos a distancia como la carta, el teléfono….la Red es distinta. Se traslada a una especulación, una vez más la incertidumbre, “de manera que ahí, al otro lado del espejo, nos encontramos con los otros en un espacio sin lugares y sin distancias”. Esta virtualidad, contradice todo lo aprendido, los ´hábitos de una sociedad y hace que se replanteen conceptos muy arraigados “como el de la intimidad o la identidad”. Los más jóvenes tienen un concepto totalmente diferente de la intimidad que una generación anterior. Son menos impúdicos. No hay sensación de “invasión” cuando comparten su día a día a través de las redes sociales.

Gracias al avance tecnológico a día de hoy no existen barreras físicas a la hora de permanecer conectados. Plataformas como Skype y otras similares han conectado a la población mundial de forma global | ÁLVARO YBARRA

El impacto real de la tecnología en el ocio

Si se acepta que el ocio se ha transformado por la tecnología, ¿cuál es su verdadero impacto? No hay nada más que repasar el teléfono personal de cada uno para ver que están llenos de apps, “poblados de objetos al alcance de nuestros dedos”, según de las Heras, “que en su origen, es decir, analógicos, ocupan un lugar”. Por lo tanto, el “mundo digital lo tenemos próximo y es altamente interactivo, es decir, que podemos intervenir y recibir una reacción siempre con un grado de incertidumbre”.

Y esa es su gran atracción: la incertidumbre. “Por nuestro cerebro, necesitamos dosis de incertidumbre (que conectan y reconectan las neuronas), de ahí el juego. Basta una pelota y su acción de botarla para que niños y mayores quedemos prendidos de esta interacción tan sencilla, ya que cada acción de botar abre la incertidumbre de cómo rebotará. Vista así la tecnología digital que nos alcanza directamente a los individuos, hasta convertirse en prótesis, el efecto de atracción es muy intenso y de ahí los cambios de comportamiento en grandes y pequeños que estamos observando” insiste de las Heras.

El desarrollo de aplicaciones tecnológicas para ofrecer nuevas experiencias al consumidor de ocio es una de las grandes aportaciones de la revolución digital

ÁLVARO YBARRA

La realidad virtual dominará el ocio

Una de las pocas cosas que tienen claras los expertos es que los avances en Realidad Virtual provocarán un cambio radical en la forma de enfrentar el ocio y en las diferentes posibilidades que ofrecerá. “Todo va a estar impregnado por la realidad virtual”, afirma Cerezo. Se van a crear, de verdad, mundos virtuales y por ahí “conseguirá suplir muchas partes de nuestras vidas (viajes, experiencias, creación de mundos paralelos infinitos).

¿Hacia dónde considera que virarán las experiencias de cada uno? El profesor de las Heras cree que los cambios implicarán mucho más que al entretenimiento. El ocio va a ser “la palanca para una transformación social profunda”. Y señala dos líneas evolutivas: “la de la afectación de las personas por la tecnología como prótesis, y la introducción de lo digital en los objetos (internet de las cosas)”, que tiene una manifestación decisiva en la robotización. Que tiene sus aristas.

No en vano esa robotización “no supondrá solamente alteraciones de los modos de producción sino también, y muy significativamente, en los valores, en la cultura”. Modificará el propio concepto del trabajo y de la educación, “que ahora prepara para el trabajo, y no para la vida”, y llevará a reclamar una “educación para el ocio (y de esta manera evitar que ese nicho se llene como ahora con el entretenimiento, otro producto de consumo) y no para el trabajo (la educación hoy está al servicio del sistema económico, no de las personas, una educación reducida a la formación profesional y no para la cultura –cada día más desgajada de la educación- que es lo mismo que decir para la autonomía personal)”.

Emprendimiento transformador

Los emprendedores son una de las piedras angulares para la generación de empleo y riqueza en España. Un presente que constituye el futuro de la creación de bienestar y enriquecimiento, en el que la “generación millennial” ejerce un rol fundamental. Estos jóvenes nacidos entre 1982 y 2004, con estudios universitarios o FP, son los que pisan fuerte en el mundo del emprendimiento que se abre con las nuevas oportunidades que ofrece la revolución digital.

Jesus Burgos junto a sus dos socios, Juan Carlos y Jacobo Ortega son uno de esos ejemplos de emprendedores del ‘boom’ digital. “La verdad que de primeras y pensándolo en frío abrir un negocio como Miga justo en el peor momento de la crisis económica era como poco para suicidas sin vocación. Sin embargo, nosotros teníamos muy claro qué era lo que queríamos, cual era nuestra apuesta y sabíamos que, gracias a las nuevas herramientas que ofrecen los avances tecnológicos, las posibilidades de éxito de Miga eran reales y decidimos comenzar esta nueva aventura empresarial. El tiempo nos ha dado la razón” asegura Jesús.

Miga Bakery es una de las buenas panaderías artesanales de la capital de España. En sus tres locales sus clientes pueden degustar panes y bollería horneados siguiendo recetas tradicionales y producidos en hornos artesanales. “Para nosotros es fundamental que nuestros clientes disfruten de productos recién hechos a cualquier hora del día, saber lo que piensan, comunicarles todo lo que hacemos y eso lo logramos gracias a la fuerza, inmediatez y difusión que nos dan las redes sociales”, afirma Jesús Burgos.

Jesús Burgos, uno de los tres socios fundadores de Miga Bakery, que a día de hoy es una de las mejores panaderías artesanales de la capital de España

ÁLVARO YBARRA

Jesús y los hermanos Ortega apuestan toda su estrategia de marketing y de comunicación en plataformas como Facebook, Twitter o Instagram. Una política que les permite tener un ‘feedback’ real de sus clientes y un dinamismo con la publicidad que antes de la era digital hubiera sido imposible por sus altos costes. “La manera en la que comunicamos y cómo vendemos nuestros productos antes de la revolución digital hubiera sido imposible, Miga no existiría tal y como es a día de hoy”. Gracias al esfuerzo de estos tres jóvenes emprendedores en Miga Bakery trabajan 40 personas.

Emprendedores como Jesús y los hermanos Ortega representarán en 2025, según señala la revista Forbes citando un estudio de Deloitte, el 75% de la fuerza laboral en el mundo. Este colectivo además se resiste al ‘status quo’ predominante en los tradicionales ambientes de trabajo y tienen una premisa básica: la satisfacción tanto en la vida general como en el parte profesional; por eso lo tienen muy claro, si ganar mucho dinero significa no tener vida, entonces prefieren ganar menos. Y es gracias a esta actitud tan positiva frente a la vida con la que están transformando diferentes aspectos de nuestra sociedad sobre todo el ámbito laboral, redefiniendo la estructura organizacional de las empresas y convirtiéndose en el nuevo ‘target’ al que adaptar nuevas formas de negocio.

Jesús Burgos trabajando en el interior de las instalaciones de Miga junto a su equipo. En la actualidad, Miga Bakery cuenta con un total de 40 profesionales en su plantilla | ÁLVARO YBARRA

Fiel a esta filosofía y al más estilo Steve Jobs encontramos a Clara trabajando en el interior del garaje de su casa convertido en un impresionante ‘showroom’. Clara de León lidera el equipo de emprendedoras de las hermanas León que hace casi tres años decidieron comenzar la aventura de Leonitas, una marca premium de calzado y complementos. “Todo surgió por mi madre la verdad. Vimos la oportunidad que nos brindaba esta horquilla de mercado de productos de zapatería y complementos premium y decidimos comenzar a diseñar y crear nuestros propios productos. Hoy gracias a las nuevas tecnologías Leonitas vende en todo el mundo”.

Clara de León, socia fundadora de Leonitas

ÁLVARO YBARRA

El sector de la moda es uno de los campos que más se han beneficiado de las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías digitales. “Hace 15 años Leonitas nunca hubiera podido vender sus productos en cualquier rincón del mundo. Logísticamente era imposible, no podías tampoco dar a conocer tu producto. Hoy, gracias a las nuevas tecnologías han desaparecido esas limitaciones”, muy especialmente a la hora de evolucionar y seguir creciendo como empresa.

“Hoy puedo compartir proyectos, ideas con cualquier diseñador del mundo de forma inmediata. Es alucinante la cantidad de posibilidades que tenemos a día hoy para seguir creciendo y ofrecer siempre a nuestros clientes ideas y colecciones totalmente nuevas y creativas. Y toda esta fusión e intercambios de ideas a la distancia de un ‘clic’, es increíble”.

Clara de León trabajando en su garaje convertido en un impresionante showroom | ÁLVARO YBARRA

La revolución digital ha facilitado sobre todo la aparición de nuevos mercados tecnológicos donde sin duda la ‘generación millennial’ ha sido y es la punta de lanza de este nuevo movimiento de emprendedores. Sectores como el mundo de la realidad virtual, la inteligencia artificial y las ‘apps’, son la cara más visible de las nuevas oportunidades tecnológicas que ofrece esta revolución.

Roberto Romero trabajando en la sede de Future Lighthouse, una mepresa pionera en técnicas narrativas y realidad virtual

ÁLVARO YBARRA

Roberto Romero junto a sus socios Nicolás y Steven han creado Future Lighthouse, una empresa pionera en técnicas narrativas en realidad virtual. “La revolución digital ha traído un lenguaje nuevo, una nueva forma de comunicarnos y nosotros, en Future Lighthouse, hemos visto ese nuevo espacio como una nueva oportunidad para investigar las posibilidades que nos brinda la realidad virtual en esta nueva narrativa”. Future Lighthouse es una referencia internacional en nuevas narrativas en realidad virtual. Entre sus éxitos se encuentran proyectos internacionales en colaboración con Fly Emirates, y en España participaciones en series de éxito como el Ministerio del Tiempo.

Pieter Low socio fundador de la aplicación Joinin

ÁLVARO YBARRA

Otros de los grandes campos en los que lo digital ha supuesto una nueva revolución es el campo de la cooperación y las causas solidarias. Pieter Low y su socios han creado Joinin, una aplicación que busca dar soluciones globales para la gestión entre la oferta y la demanda de voluntariado. “Dedicar algo de nuestro tiempo y habilidades al resto del mundo es una tarea sorprendentemente difícil, ya que no existe una plataforma que facilite el voluntariado.

“Joinin es un espacio común donde las organizaciones, empresas y voluntarios pueden colaborar juntos en diversos proyectos”, explica Pieter Low. Joinin ofrece una solución al ecosistema del voluntariado incrementando la participación entre los agentes implicados.

“Creemos en el poder de co-creación y somos expertos en la activación de las comunidades, haciendo que los individuos participen para transformar el hoy en un mañana más sostenible. Cuando las comunidades se unen para solucionar problemas diarios, nos encontramos con un resultado muy fuerte liderado por las personas directamente afectadas por dichos obstáculos. Esta es la razón por la que desafiamos ‘status’ y creamos productos que activan el aspecto colaborativo dentro de cada individuo”, señala Low.

Usuarios de la aplicación Joinin durante una actividad de voluntariado con la Fundación Acción Social por la Música | ÁLVARO YBARRA

La fusión de la tradición y el futuro es el gran reto y el éxito de muchos de estos proyectos. Llama la atención la nueva aventura de los hermanos Almansa. Paula y José llevan el gen del emprendedor en la sangre. Loomhouse es su gran proyecto. Un espacio de innovación colaborativa en el que se fusiona tradición, innovación y tecnología.

“Vivimos en un mundo en constante movimiento, conectado y en total evolución. En Loomhouse conectamos a los nuevos emprendedores que están escribiendo el mundo de hoy y el futuro de mañana”, explica Paula Almansa. “Es un espacio en el que fusionamos talento e ideas haciendo interacturar sinergias de proyectos de todo el mundo con la finalidad de construir oportunidades y nuevos proyectos.”

Situado en la Real Fábrica de Tapices de Madrid, Loomhouse está llamado a convertirse en uno de los espacios de innovación colaborativa de referencia de Europa.

Paula y José Almansa socios fundadores de Loomhouse

ÁLVARO YBARRA

“Hoy, si quieres tener éxito en tu proyecto no puedes vivir aislado del mundo encerrado en una oficina. Hoy el mundo está conectado y en constante evolución. En Loomhouse te ayudamos a buscar sinergias con otros emprendedores del mundo para ayudarte a tener éxito en tu proyecto”, aseguran José y Paula.

La revolución digital ha supuesto un cambio radical en el perfil de los nuevos emprendedores. Jóvenes de apenas 30 años que están reescribiendo la historia y que están llamados a marcar una nueva era en los tejidos sociales de nuestra época.

Creando oportunidades

Las pequeñas cosas cuentan y mucho. Y en ningún lugar es más evidente que en la transformación que ha vivido la banca y los servicios financieros. BBVA habla de la revolución de las pequeñas cosas, que en realidad es una gran revolución dentro del Grupo BBVA. Una transformación con la que se quiere poner al alcance de todos sus clientes las oportunidades que brinda la era digital para hacer más fácil sus decisiones financieras.

Pequeñas cosas, como el móvil, esconden grandes cambios. El dispositivo cuya finalidad primitiva era permitir hablar con otros ha sido el revulsivo de la relación de la banca con sus clientes y ha revolucionado la manera de operar con las entidades financieras.

La rápida adopción de los canales móviles no sólo refleja un cambio de hábitos de los clientes, que exigen inmediatez y comodidad para operar, sino también la anticipación de BBVA por desarrollar productos y experiencias sorprendentes y capaces de enganchar y aportar valor diferencial para el usuario. BBVA superaba a finales de marzo de 2017 los 19,3 millones de clientes digitales, un 20% más que en marzo de 2016, y 13,5 millones ya operan por el móvil en el mismo periodo. Desde marzo 2016 a marzo 2017, los usuarios móviles han crecido un 41%.

En BBVA siempre miramos el futuro que nos brinda las nuevas tecnologías del universo digital como una gran oportunidad de seguir creciendo como la entidad referencia del sector bancario en una sociedad cada vez más digital | ÁLVARO YBARRA

El protagonismo del móvil ha llevado también al desarrollo de Alta Inmediata, un servicio que permite abrir una nueva cuenta exclusivamente través del móvil, con sólo hacerse un selfi y una videollamada. BBVA es la primera entidad en España que cuenta con este producto, que abre la puerta a nuevas formas de captar e interactuar con los clientes.

BBVA también ha sido pionero en los pagos móviles con BBVA Wallet, una app que ya acumula más de ocho millones de descargas y que está presente en México, Chile, Colombia, España, Turquía y EE.UU.

El nuevo lema de BBVA, ‘Creando Oportunidades’ sintetiza el propósito que el banco acuñó y lanzó hace unos meses: “Poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era”

ÁLVARO YBARRA

‘Fintech’ y tecnologías exponenciales

Todos estos esfuerzos representan la cara más visible de la nueva forma en que operarán los servicios financieros del futuro. Un área que, en un principio, parecía reservada exclusivamente a nuevas ‘startups’, pero donde entidades como BBVA han asumido un papel de liderazgo. Y es que BBVA entiende que el éxito de su transformación pasa por la colaboración con el mundo ‘fintech’, y por ello trabaja codo con codo con las ‘startups’ más disruptivas de cada segmento a través de inversiones, alianzas y adquisiciones.

Las tarjetas de crédito, chequeras, libros de contabilidad y muchos de los objetos tradicionales del imaginario de servicios del banco se están convirtiendo en parte de nuestra memoria del pasado por la llegada de la nueva era digital | ÁLVARO YBARRA

En este sentido, destaca en EE.UU. la compra de Simple que ha cambiado cómo la gente se relaciona con su banco y su dinero; la inversión en Atom, el primer banco exclusivamente móvil de Reino Unido, en el que BBVA controla una participación cercana al 29,5%; o la pasarela de pagos mexicana Openpay, cuya adquisición se acaba de cerrar en estos días. El Grupo cuenta además con el fondo de capital riesgo Propel, que gestiona 250 millones de dólares con los que articula las inversiones de BBVA en ‘fintech’ disruptivas.

BBVA es un entidad en la que el avance tecnológico que brinda la nueva era digital se ha convertido en parte fundamental de su ADN | ÁLVARO YBARRA

El viaje de transformación de la banca no estaría completo sin la adopción de las tecnologías exponenciales que están cambiando los servicios financieros. El ‘cloud computing’, el ‘big data’, la inteligencia artificial o el ‘blockchain’ son capacidades fundamentales para competir en el nuevo entorno. Por ejemplo, BBVA impulsa su estrategia en la nube para hacer frente al crecimiento exponencial de los servicios móviles. De hecho, estar en la nube permitirá a BBVA exprimir todo el valor de los datos en beneficio de sus clientes, sus proyectos e ideas.

Todo el equipo humano BBVA tiene un mismo compromiso; poner al servicio de la sociedad las oportunidades que brinda la nueva era digital. “Creando oportunidades”

ÁLVARO YBARRA

Del mismo modo, el Grupo también ha creado la posición de Head of Data al máximo nivel de la organización para impulsar la utilización estratégica de los datos en todas las áreas y negocios del banco. En España, por ejemplo, la potencia del ‘big data’ ha permitido lanzar Commerce 360, un servicio para pequeñas empresas que les ayuda a tomar decisiones comerciales con datos de su actividad, o el lanzamiento de BBVA Valora, una herramienta para orientar sobre el precio de compra o alquiler de una vivienda. BBVA Valora en sus seis primeros meses de funcionamiento supera los 1,3 millones de visitas.

Los clientes BBVA disfrutan de las ventajas de la digitalización de nuestros servicios y cómo les ayuda en su día a día. La revolución digital está permitiendo a las personas tener más control de sus vidas. Los teléfonos inteligentes y las diferentes herramientas traen nuevas oportunidades a cualquier persona, en cualquier lugar. La capacidad para agilizar la toma de decisiones, las posibilidades para hacer la vida más sencilla a las personas es el sino de los tiempos que vivimos

ÁLVARO YBARRA

Nuevas formas de trabajo

BBVA se encuentra en un momento interesante en el que está integrando el mejor talento bancario con el mejor talento digital y está creando un nuevo equipo de profesionales que dirigirán la transformación de la banca a nivel global.

El Grupo ha incorporado las metodologías de trabajo ágiles, que permiten tener ciclos de desarrollo más cortos e iterativos y así poder entregar soluciones de forma rápida y eficaz. Esto resulta fundamental para construir nuevos productos y servicios basados en el ‘feedback’ del cliente y que por tanto puedan responder realmente a sus necesidades.

Dinamismo, optimismo, transparencia , autenticidad….. son algunos de los conceptos que lideran el compromiso de quienes trabajamos en BBVA. Para nosotros estos valores que marcan nuestro día a día de trabajo son los que hacen del BBVA un gran banco al servicio de las oportunidades

ÁLVARO YBARRA

El resultado de esta metodología ha empezado a reflejarse claramente desde el año 2016. BBVA ha entregado hasta 230 nuevos servicios digitales y móviles que pretenden facilitar la toma de decisiones vitales relacionadas con las finanzas.

BBVA está pasando de una organización jerárquica y basada en estructuras organizativas y líneas de reporte –en la que el foco estaba más en las funciones que en los resultados– a una organización más plana y líquida en la que los equipos multidisciplinares con responsabilidades claras. Este cambio supone un reto mayor que el de la propia transformación tecnológica.

BBVA es un banco en continuo movimiento. 160 años después de su fundación, BBVA es un grupo financiero global que lidera la transformación de la industria en el mundo. Presente en 35 países, con más de 133.000 empleados que atienden a 70 millones de clientes | ÁLVARO YBARRA

Lo más importante para lograrlo es conseguir que todos los empleados de BBVA se identifiquen con el propósito de la organización. En última instancia conlleva comportamientos muy concretos de los empleados, como que cada uno asuma una responsabilidad personal en el éxito del banco, no solo de su propio trabajo, ni siquiera de su área, sino de todo el banco. Esto significa que si un empleado ve algo que no está funcionando bien para nuestros clientes tiene la responsabilidad de hacer algo para cambiarlo, aunque esté fuera de su ámbito.

Para ello es clave la comunicación: ayudar a cada empleado del banco a entender los objetivos que se persiguen y los resultados que se espera obtener. Otro elemento fundamental es el liderazgo: para pedir a un equipo que esté dispuesto a cambiar, a explorar nuevas formas de trabajar, a asumir riesgos, primero deben ser los directivos quienes lo pongan en práctica. El liderazgo siempre ha sido importante en cualquier organización, pero en un momento como el actual de la banca de convierte en un factor esencial para tener éxito.

La nueva sede BBVA en Madrid representa en sí misma los valores que identifican al banco desde su fundación y su visión de futuro. La sede ha obtenido el prestigioso sello LEED Oro de construcción sostenible. La propia arquitectura del edificio diseñado por Herzog y de Meuron favorece el ahorro energético, gracias a su fachada aislante y su cubierta vegetal. Además, la Ciudad BBVA, que recicla el 100% de los residuos y el agua de lluvia, es el edificio más grande de Europa iluminado con tecnología LED y cuenta con un sistema de monitorización con sensores de presencia para optimizar el consumo de la energía

ÁLVARO YBARRA

La transformación del sector financiero no ha hecho más que empezar y BBVA está viviendo intensamente este proceso cuyo objetivo final no es otro que el de poner al alcance de todos sus clientes esta nueva era de oportunidades.

Te recomendamos estas noticias

¿Quieres saber más de...?