Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Consejos para comprar un coche eléctrico sin perjudicar tu economía

Como en cualquier otra decisión importante de compra, antes de decantarse por adquirir un coche eléctrico, o por un modelo determinado, hay que conocer las ventajas y los posibles inconvenientes. Asimismo, es importante conocer algunas cuestiones relevantes relativas a su precio, a sus costes de mantenimiento y a los beneficios económicos que ofrecen las administraciones públicas.

Parece increíble pero aunque el coche eléctrico va camino de cumplir su segundo siglo de vida, hace apenas dos décadas resultaba imposible adquirir uno en el mercado. De hecho, hasta que Toyota lanzó el primer modelo Prius a finales de los noventa, la decisión principal que tenían que tomar los conductores acerca del tipo de vehículo que deseaban comprar era si querían un motor diésel o de gasolina.

Sin embargo, hoy la situación es bien distinta, con unas administraciones públicas promoviendo normativas y ayudas económicas para la compra de vehículos eléctricos, y con unos fabricantes que no dejan de implementar mejoras que hagan más eficientes, si cabe, a estos automóviles. Además, la concienciación y la presión social por la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente ha favorecido su popularidad y, con ello, sus ventas.

Una cuestión de números

Las cifras no mienten: hoy, el precio de un vehículo de gama media de combustión es sensiblemente más barato que su homólogo eléctrico, aunque si miramos a largo plazo, la cosa se iguala. En todo caso, y con carácter general, en la actualidad existen vehículos eléctricos más baratos que hace unos años que además ofrecen una autonomía y unas prestaciones mucho mejores. De hecho, se comercializan opciones desde los 20.000 euros.

Sin embargo, no hay que asustarse por el precio de un automóvil eléctrico sin más, ya que conviene tener en cuenta las ayudas de la administración en cada momento. Por ejemplo, dentro del Plan Moves se ofrecen descuentos de hasta 5.000 euros, y parece que la línea de subvenciones públicas en el futuro caminará por la promoción de estos vehículos. Además, hemos de asimilar que los eléctricos tienen, en líneas generales, unos costes de mantenimiento muy bajos con respecto a los coches de combustión. Es decir, que apenas hay que cambiar filtros ni tampoco el aceite. Además muchas marcas llegan a ofrecer hasta diez años de garantía en la batería.

Te ayudamos a financiar tu coche eléctrico o híbrido

Autonomía y recarga

Existe una amplia disparidad en la potencia de los vehículos eléctricos que se comercializan en la actualidad, moviéndose en una horquilla desde los 100 CV hasta los 400 CV. A más potencia, más precio, por lo que se ha de tener en cuenta el uso del coche en el futuro. En entornos urbanos, los coches de menor potencia pueden ser más que suficientes.

coches_electricos_pago-ilustración-automovil-faconauto

Lo mismo ocurre con la autonomía, que depende del tamaño de la batería. Las hay desde 15 kWh hasta en torno a 100 kWh, lo que significa recorrer desde 250 kilómetros sin tener que recargar hasta, incluso, los 600 kilómetros. Un coche que alcance esta autonomía puede rondar los 100.000 euros, algo demasiado caro si, por ejemplo, vamos a utilizar el vehículo solo para ir a trabajar.

En cuanto a la recarga, es crítico que, en casa o al menos, cerca de la vivienda dispongamos de un punto donde poder hacerlo y, si es posible, que sea de naturaleza súper rápida ya que en caso contrario se perderá mucho tiempo en esperas. No es igual, por ejemplo, un enchufe convencional de casa a 230 V que otro rápido de 150 kW. Por cierto, en este sentido, hay que subrayar que no existe un cargador universal, sino que cada marca trabaja con distintos conectores.

Ahorro en combustible

Otra ventaja de los coches eléctricos es lo que se ahorra si se compara con el uso de un vehículo de gasolina. Una comparativa entre el consumo de ambos vehículos que recorran 15.000 km anuales se salda con un ahorro de, al menos, 700 euros a favor de la alternativa sostenible.

Seguridad y conducción

La seguridad es un elemento fundamental en cualquier vehículo. De todos modos, es verdad que la gran mayoría de coches eléctricos, al ser de última generación, incorporan sistemas digitales multimedia con conectividad avanzada que hacen que resulten bastante seguros. También disponen de mecanismos para ayudar al conductor en carretera, con un nivel de fiabilidad bastante elevado. En cualquier caso, es conveniente consultar la información relativa a los sistemas de seguridad y de navegación, ya que puede que resulten excesivos para el uso que se le vaya a dar al coche y, con ello, intentar ahorrar algo sobre el precio final.

En cuanto a la conducción, es bastante similar en todos los modelos. Destaca el silencio a bordo (ante la falta de ruido del motor) y que no se producen saltos bruscos ya que tienen una maniobrabilidad bastante buena. Quizás la única recomendación en este punto es la de analizar el sistema de frenado del coche que se desea adquirir, ya que ahí sí que hay diferentes modelos y existen diferencias de precios notables que se trasladan, posteriormente, al precio final del producto.

Si te interesa, te ofrecemos estas soluciones pensadas para ti

Si estás en España, BBVA pone a tu disposición el Préstamo Coche Ecológico, el cual te permite obtener desde 3.000 € hasta 75.000 € para tu coche eléctrico o híbrido, a un interés especial, y con posibilidad de devolverlo hasta en 8 años.¿Quieres saber más? Entra en bbva.es o en la app de BBVA e infórmate.

Si te encuentras en Colombia, puedes financiar con nosotros el 100% vehículo o hasta el 90% de tu moto amigable con el planeta con una tasa del 0,6% MV. Si quieres saber más, accede aquí.

Otras historias interesantes