Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inmótica, una solución para que los edificios sean más inteligentes y sostenibles

inmotica-bbva-sostenibilidad-edificios-sostenibles-inteligentes

Pasamos tanto tiempo en edificios no destinados a viviendas como en el propio hogar. Las soluciones tecnológicas de la inmótica están cada vez más presentes en oficinas, hospitales, residencias, hoteles, escuelas o centros comerciales. Ahorro de energía, confort y control y seguridad son sus virtudes.

Cuidar del medioambiente es una cuestión imperativa y las edificaciones sostenibles van ganando terreno. Lo vemos en el auge de las casas ecológicas y también en las soluciones de inmótica, el conjunto de tecnologías que se aplican al control y la automatización inteligente de los edificios terciarios, es decir, los que ofrecen servicios para las personas, empresas y organismos. Para las viviendas ya existe la domótica.

Aunque el internet de las cosas (IoT) está democratizando la tecnología para mejorar a pequeña escala la vida en los espacios, la inmótica va más allá, busca repercutir en la gestión eficiente de la energía, conseguir un control centralizado de las instalaciones y una mejora en el confort.

Los beneficios de esta tecnología se valoran desde:

  • Los usuarios, que disfrutan de servicios y cualidades de espacios más cómodos y seguros.
  • La propiedad, que reduce costes energéticos y de mantenimiento y suma tener un edificio innovador.
  • Los gestores del mantenimiento y seguridad, que ganan control y capacidad de maniobra ante imprevistos.

Los objetivos de los edificios inteligentes se engloban en cuatro ámbitos:

  • Arquitectónicos, para incrementar la calidad de experiencia de los ocupantes.
  • Ambientales, para contribuir al cuidado del entorno y proteger la eficiencia energética.
  • Tecnológicos, para integrar y automatizar los servicios de las instalaciones.
  • Económicos, para incrementar la vida útil del edificio y optimizar costes.

A las famosas funciones de bajada y subida automática de persianas o encendido de luces, añadimos otras más sofisticadas, como nos cuenta Germán López, director de la compañía Gira y experto en inmótica: “en los edificios de oficinas, ahora está de moda la luz dinámica que sigue los biorritmos de las personas. Durante el día se potencia la luz fría para estar más activo y, hacia la tarde, el sistema cambia a luz cálida para abrir la puerta a la relajación”.

bbva-inmotica-edificios-sostenibles-inteligentes

Experiencias envolventes

Usar esta tecnología es hablar de confort. Los hoteles son un buen ejemplo del compromiso con la sostenibilidad y de las funcionalidades que se consiguen gracias a estos sistemas. La inmótica es una aliada para la eficiencia y precisión en el control de cuestiones como estos ejemplos:

  • Climatizar en función de la ocupación.
  • Adecuar la iluminación.
  • Detectar sistemas que necesiten mantenimiento preventivo o reparación.
  • Anticipar la limpieza de las habitaciones.
  • Controlar la seguridad general del edificio.

Según Germán López, “las cadenas hoteleras europeas replican las soluciones en sus hoteles de Latinoamérica. Integran la inmótica y está muy extendida. La tendencia es que los hoteles se parezcan cada vez más a las viviendas, sin descuidar la experiencia de usuario. Además de la gestión de aromas o la música, se personalizan servicios que el cliente encuentra al llegar como la temperatura ideal para la habitación, la comida de su preferencia, o programar sus series favoritas. También están las experiencias envolventes que utilizan los hoteles más ‘tech’. Por ejemplo, que estés en tu habitación y parezca que estás en una fiesta, haciendo yoga o surf, diseñando ese ambiente con iluminación, audiovisuales o música”.

Para la eficiencia de la automatización y control se trabaja en lo que Germán López denomina ‘escenas’ (“escena trabajo, relax, buenos días, buenas noches”), que estandarizan los sistemas de iluminación o clima en función de horarios, ocupación y otros factores.

Más allá de hoteles y oficinas

La inmótica se aplica también en construcciones para fines asistenciales como es el ejemplo de las residencias geriátricas. “Es una manera de ser eficiente en plan integral. En varios edificios de una residencia para mayores de Gerona (España) funcionan con un gestor energético. Un servidor controla todos los espacios para obtener mediciones parciales y conseguir la eficiencia energética máxima. No se ciñen a valorar el consumo de su factura, sino que, al medir por secciones como por metros cuadrados, ocupación, climatización, iluminación, etc., aplican medidas para aumentar la eficiencia real”, afirma López.

La obra pública se aprovecha también de esta tecnología. Un ejemplo internacional de referencia es el aeropuerto de Dubái, destacado en el V Congreso Edificios Inteligentes organizado por Grupo Tecma Red en Madrid (España).

Regular para asegurar la calidad y eficiencia

Con las certificaciones de calidad de los edificios como la LEED, o la europea BREEAM, es muy importante utilizar tecnología adecuada para la gestión integral.

inmotica-edificios-sostenibles-inteligentes-bbva

Stefan Junestrand, arquitecto y director general del Grupo Tecma Red, confirma que detrás de estas evaluaciones no podemos perder de vista el cambio del reglamento que rige la inmótica: “aunque no hay regulación global, el nuevo ‘Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios’ (RITE) 178/2021 de 23 de marzo 2021, basado en directivas europeas, introduce modificaciones en la normativa para la instalación de sistemas de sistemas de automatización y control y las instalaciones térmicas en edificios. Deberán diseñarse usando sistemas eficientes que permitan la recuperación energética y la utilización de energías renovables y residuales y son aplicables a todos los países de la Unión Europea”.

A partir de ahora, los sistemas de inmótica deberán ser capaces de:

  • Monitorizar, registrar, analizar y permitir la adaptación del consumo de energía de forma continua.
  • Evaluar y comparar la eficiencia energética del edificio, detectar pérdidas de eficiencia en las instalaciones técnicas e informar al responsable sobre las mejoras.
  • Permitir la integración y comunicación con instalaciones técnicas conectadas y otros aparatos que estén dentro del edificio. Garantizar la interoperabilidad con instalaciones técnicas del edificio de distintos tipos de tecnologías patentadas, dispositivos y fabricantes.

Sobre las tendencias recogidas en el último Congreso Edificios Inteligentes, “se llegaron a tres conclusiones clave”, según Junestrand.

  • Es imposible conseguir edificios energéticamente eficientes y funcionales sin un alto nivel de automatización y control.
  • La inmótica tiene que formar parte integral del diseño, la gestión y el mantenimiento de cualquier edificio moderno.
  • Los edificios inteligentes están dentro del proceso generalizado de la digitalización, por lo que también necesitamos incluir soluciones tecnológicas como ‘Big Data’, inteligencia artificial, ciberseguridad y blockchain.

El desafío es extender la edificación sostenible, contar con los beneficios de la inmótica, y sensibilizar sobre el impacto positivo que el conjunto de la sociedad puede obtener.

Otras historias interesantes