Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Energia Renovable

Energia Renovable

BBVA-hidrogeno-verde-

El hidrógeno verde es una de las soluciones para descarbonizar importantes sectores de la economía. Es uno de los elementos químicos más simples y como combustible libera energía sin emitir gases contaminantes. El principal desafío para que cumpla su misión es que todo su ciclo de vida necesita ser limpio.

Para descubrirlas basta con analizar la configuración natural del planeta y sus fenómenos climáticos. Las fuentes de energías renovables están en ríos y mares, en los vientos causados por la diferencia de temperaturas, en la central inagotable del sol, en la materia vegetal y otros residuos orgánicos o en las mismísimas entrañas terrestres. Inagotables, las fuentes de energía renovable son la base de la transición energética para frenar el calentamiento global.

Este tipo de energía es el mayor regalo posible de la naturaleza. Una energía inagotable como las fuentes renovables de las que procede: sol, viento, agua, calor geotérmico, vegetación… A medida que avanza el cambio climático, las energías renovables no solo se han convertido en un imperativo moral para legar a las generaciones futuras un mundo más sostenible, también se consolidan como la clave de una nueva economía conectada a una nueva mentalidad.

Cuando hablamos de energía eólica siempre imaginamos los ‘bosques’ de enormes torres y palas que vemos desde la carretera. Existe también la variante doméstica: aerogeneradores para instalar en viviendas, pequeñas comunidades o negocios. Instalar las turbinas minieólicas es más sencillo de lo que parece.

Nace en un parto violento, la fusión nuclear de helio e hidrógeno. Por suerte para la Tierra, la energía solar llega en forma de radiación electromagnética mediante luz, calor y rayos ultravioleta. El sol es la central infinita de tres energías renovables (solar fotovoltaica, solar termoeléctrica y solar térmica), que ya es clave para mitigar los efectos del cambio climático. La economía de escala abarata los costes y optimiza su rendimiento.

energias-renovables-momentum-verde-bbva

El desarrollo de las energías limpias como la solar, eólica, hidráulica y biomasa es fundamental para combatir el cambio climático y cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 7, que aboga por una energía asequible y no contaminante. En ese propósito se encuentra la mayoría de países de América Latina, que a través del mecanismo de subastas han logrado el desarrollo de su capacidad de energía renovable.

La energía minieólica despierta interés en el mercado del autoconsumo. Utilizada en muchos casos como complemento de la energía fotovoltaica, es una alternativa limpia con el medioambiente que gana cada vez más peso. Se trata de aprovechar la fuerza del viento para rebajar la factura de la luz, aunque en algunos casos –en lugares alejados de la red eléctrica general– esta solución se convierte en la única viable. Las instalaciones entre 1,5 kW y 3 kW son las más populares.

Video

Ver Video

La energía eléctrica es un insumo indispensable para todos los sectores de la actividad económica en México, debido a sus fuertes encadenamientos productivos. Esta energía representa menos del 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB) y cerca del 80% del sector de electricidad, agua y gas. Por ello, se hace indispensable abordar el balance entre los combustibles fósiles como principal insumo para la generación eléctrica y el impacto de las nuevas tecnologías para el desarrollo de energías limpias.

En los últimos 15 años la situación económica y social ha sufrido una gran transformación. Los flujos macroeconómicos han hecho que los consumidores cambien sus hábitos de consumo y esto ha afectado también a la producción y consumo de recursos. Gracias a la innovación tecnológica el gasto de energía se produce de una forma más eficiente.

Las perspectivas del sector son buenas, ya que se sigue instalando potencia eólica en todo el mundo. Además, las predicciones de que el negocio siga aumentando son bastante optimistas. Sostiene un informe del Global Wind Energy Council y Greenpeace, que en el peor de los escenarios prevén que como mínimo se duplique la producción de potencia instalada entre 2008 y 2015.